Casi ocho de cada diez contratos laborales que se firman en Asturias no superan los 3 meses

La crisis consolida la alta temporalidad del mercado de trabajo, la oferta de empleo cae más del 45% en la industria

 

Lne

  

El deterioro de la oferta de trabajo en Asturias ha dejado el siguiente balance general durante los primeros cinco meses de 2009: los asturianos han firmado cerca de 93.000 contratos, un 23 por ciento menos que a la misma altura de 2008, según una información del Servicio Público de Empleo del Principado. Retrocede con fuerza la contratación y el mercado mantiene en la región, como en el resto de España, el patrón de alta temporalidad que, junto con los costes del despido, está en el corazón del vigente debate sobre la conveniencia o no de ir a una reforma laboral. En Asturias, el pasado mayo, casi ocho de cada diez contratos duraron como mucho de tres meses.

Las cuentas del Inem regional certifican que no se trata de algo puntual. Desde principios de año, los contratos temporales que no sobrepasan los tres meses -a menudo encadenados por trabajadores que cubren puestos de trabajo de naturaleza estable- han supuesto entre el 74 y el 78 por ciento del total, proporciones análogas o algo superiores según el mes a las que se registraban en 2008, antes de que la recesión alcanzara las fases hasta ahora más dañinas.

Tales resultados concuerdan con las alarmas sobre la alta temporalidad del empleo que últimamente se han amplificado a raíz de una declaración a favor de una reforma laboral en España suscrita por un centenar de economistas y a la que esta semana responderán, por iniciativa de los sindicatos, otros expertos que defienden tesis distintas. Desde ambos lados del ámbito intelectual de la economía se coincide, no obstante, en que la «dualidad» del mercado laboral español es un problema de calado y que al menos en parte guarda relación con la explosiva forma en la que ha aumentado el paro español desde que comenzó la crisis, llevando al desempleo en un año a un millón de españoles que tenían contrato eventual. Esa dualidad ha multiplicado, añaden los expertos, los casos de trabajadores que durante años encadenan un contrato temporal tras otro y que carecen de derecho a indemnización por despido o como mucho a una compensación equivalente a 8 días por año de trabajo.

En el caso de Asturias, según la Encuesta de Población Activa (EPA), el número de asalariados con contrato temporal se ha reducido en 17.000 personas, tantos como los nuevos parados que engrosaron las listas del desempleo en ese mismo tiempo.

Los datos que acaba de divulgar el Principado muestran que la oferta de trabajo estable también se ha reducido con intensidad en Asturias. Hasta mayo se firmaron unos 9.800 contratos indefinidos en la región, un 32 por ciento menos que durante los cinco primeros meses de 2008. Y la misma información viene a constatar cómo la recesión está deteriorando de manera singular el empleo en la industria. La contratación en este sector (sea temporal o indefinida) cae a ritmos superiores al 45 por ciento interanual. Son más suaves los retrocesos en la construcción (14 por ciento), aliviada por el plan de obras públicas municipales impulsado por el Gobierno central, y en los servicios (18 por ciento), que en mayo recuperaron cierto con las actividades más vinculadas al turismo.

 

Top