La casta mundial

Dicen algunos que esto es la agonía del capitalismo. Y me gustaría creerlo.Presumen de “liberalismo” y cuando estallan las burbujas que ellos mismos han propiciado es el Papá Estado tiene que pagar, con el dinero de todos, sus miserias políticas e ideológicas. islandia

  “A la voz del ángel huyeron los pueblos, quedaron disipadas las naciones y al recoger los despojos de los muertos el Señor de los Ejércitos fue ensalzado”

Isaías.

 

Una generación de ingenuos se llegó a creer aquello de los “valores” del  humanismo cristiano, de la sociedad organizadas en democracia, del respeto a la ley  y de las garantías de los derechos básicos a sanidad, educación y vivienda.

 

Mientras, otros, corrían hacía los bancos de Panamá a crear sociedades pantalla con una complicada ingeniera financiera con circuitos con parada y fonda en las Islas Vírgenes , Delaware o Aruba, para terminar en Andorra y Suiza, con el deseado “cero impuestos” en sus sospechosas y escandalosas fortunas.

 

No son muchos a nivel planetario, pero son los más importantes: Jefes de Estado, Primeros Ministros, Hermanas o Tías de Reyes, Deportistas de Élite, Escritores, Artistas, entornos de dictadores. Con un concluyente origen: de los cinco continentes.

 

Son la casta. Soberano, pura casta.  De ladrones, elusores fiscales, mangantes, cómicos de la libertad, la estafa y el engaño. Y mercaderes de la palabra.

 

Nos han llenado la vida de grandes frases y vocablos. Patriotismo, la ley es igual para todos, esfuerzo colectivo, que pague más el que más tiene, solidaridad… Hemos oído sus discursos, tan llenos de cinismo como de usurpación y… al final venimos a desembocar en la cloaca que es el mundo en estos días.

 

Dos terceras partes de la humanidad pasan hambre física. Los pueblos son víctimas de las guerras económicas que declaran sus teóricos representantes o gobernantes, y al final, tras la muerte, el éxodo, la sangre y la miseria están sus mezquinos intereses: petróleo, energía, falsos patriotismos y sus cuentas. Cuanto más ocultas, parapetadas y en mínimos estados de pandereta, mejor.

 

Dicen algunos que esto es la agonía del capitalismo. Y me gustaría creerlo. Que su “modelo” ya no da para más que para el lujo desenfrenado de una minoría, atiborrada de asesores fiscales, bancos amigos e impuestos sin pagar.

 

Presumen de “liberalismo” y cuando estallan las burbujas que ellos mismos han propiciado es el Papá Estado el que tiene que salir al frente y pagar con el dinero de todos, sus miserias políticas e ideológicas.

 

Si alguien dijo una vez. “Que paren el mundo, que me bajo en la próxima” es ahora cuando tiene más virtualidad. ¿Cómo se puede convivir en una planeta en el que están la Tita Pilar, Cameron, Macri, Le Pen, Putin, Vargas Llosa, Trump, y, sobretodo,  Montoro, Cristóbal?

 

https://lucasleonsimon.wordpress.com/

Top