El papel clave de José Manuel Soria en el marco del sistema capitalista español

La trayectoria de Soria en el Ministerio de Industria ha trasciendido lo estrictamente individual

 

Según escribe Gorka Martija, en un interesante artículo titulado "Soria en el laberinto del poder corporativo", José Manuel Soria es un ejemplo paradigmático de la estrecha relación entre poder político y poder corporativo. En esta ocasión, tal vinculación ha evidenciado hasta qué punto estos lazos han penetrado la lógica cotidiana tanto de los empresarios como de los políticos que nos gobiernan (...).

 

       Según escribe Gorka Martija (1), en un interesante artículo titulado "Soria en el laberinto del poder corporativo, José Manuel Soria es un ejemplo paradigmático de la estrecha relación entre poder político y poder corporativo. En esta ocasión, tal vinculación ha evidenciado hasta qué punto estos lazos han penetrado la lógica cotidiana tanto de los empresarios como de los políticos que nos gobiernan.

 

      Ante esta realidad, las grandes mayorías sociales ven como los recursos necesarios para la satisfacción de las necesidades colectivas son hurtados, en beneficio de una minoría que elude fácilmente sus obligaciones impositivas. Mayorías que asisten atónitas a un espectáculo que tiene la virtud de desnudar en toda su crudeza la complicidad estructural entre poder político y poder empresarial.

 

LA IMPORTANCIA ESTRATÉGICA DEL MINISTERIO DE INDUSTRIA EN EL MARCO DEL SISTEMA

 

      Según Martija, la trayectoria de José Manuel Soria en el Ministerio ha ejemplificado una realidad que trasciende lo estrictamente individual.  Personalidades políticas como la del ministro Soria, resultan engranajes indispensables para el estadio actual en el que se desarrolla el sistema capitalista.

 

      Se da la circunstancia, además, de que el Ministerio de Industria tiene una competencia estratégica para el diseño de las políticas económicas. Soria ha sido, pues, un personaje clave en las decisiones que han favorecido a los grandes capitales españoles.

 

      El ministro Soria se ha destacado  por promocionar, desde las herramientas que le proporciona este Ministerio, los intereses de las empresas transnacionales y defenderlos incondicionalmente ante los obstáculos de mayor o menor envergadura que han enfrentado en estos últimos años. Hay varios ejemplos muy ilustrativos en este sentido.

 

      Sobre cuál era el papel que a Soria le tocaba jugar en el Ministerio de Industria  quedó claramente expresado en el conflicto entre Repsol y el gobierno argentino. En abril del 2012, el Ejecutivo de ese país tomó la decisión de nacionalizar la empresa YPF, una filial de la multinacional Repsol. Las autoridades argentinas trataban con ello de fortalecer su propia capacidad de decisión y planificación en relación con la economía de ese país.

 

     Frente a esta situación, el Gobierno español, con el ministro Soria a la cabeza, asumió como suya la defensa de los intereses de la multinacional española en la confrontación generada con el Ejecutivo argentino, en un tema  en el que el asunto sólo competía a sus directivos y accionistas. En aquella época, además, el accionariado de la empresa no era ni siquiera mayoritariamente español. No obstante, Soria y su ministerio enarbolaron el discurso de la defensa de "nuestras empresas" y de los "intereses españoles". Se trató, pues, de una identificación tramposa entre los intereses del conjunto de la sociedad española y los de una gran empresa transnacional como Repsol

 

PROSPECCIONES PETROLÍFERAS EN CANARIAS

 

      En el año 2013, el ministro Soria calificó el posible hallazgo de yacimientos de petróleo y gas a 60 kilómetros de las costas de las islas de Fuerteventura y Lanzarote como "la mejor noticia" que Canarias podía recibir en ese año. Una vez más, Repsol entró en escena poniendo en evidencia cuáles eran las predilecciones del titular del ministerio de industria por esta empresa.

 

      Repsol obtuvo todos los permisos pertinentes para la realización de prospecciones petrolíferas en Canarias, pese al rotundo rechazo expresado por el conjunto de la sociedad isleña. Sin embargo, una vez más, el ministro no dudó en adoptar una actitud de abierta confrontación con todas las expresiones de la voluntad popular.

 

IMPUESTO AL SOL: LA CRUZADA DE SORIA CONTRA EL AUTOCONSUMO ENERGÉTICO 

 

    En  octubre de 2015, a través de un Real Decreto, se aprueba un gravoso impuesto al autoconsumo energético, popularmente fue conocido como  "impuesto al sol". Con él, Soria pretendió grabar impositivamente la instalación y utilización de placas solares por parte de particulares, que se autoabastecían de energía prescindiendo  de las redes de suministro en manos de Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa. El llamado "impuesto al sol", no fue más que un ataque directo a la auto organización popular para la gestión de la vida y de los recursos. Sin embargo, como le sucediera la pasada semana durante el embrollado y contradictorio proceso de "explicación" sobre su titularidad en empresas  off shore, argumentó que con estos impuestos trataba de proporcionar "un nuevo impulso a la utilización de las energías renovables".

 

      Estos son tan sólo algunos ejemplos de la estrecha relación entre el poder político y el poder corporativo en nuestro país, que hasta ahora había estado encarnada como nadie en la figura de José Manuel Soria.

 

      A nadie puede extrañar, pues,  que un ministro de Industria que mantiene tal nivel de coherencia en la defensa del interés de las empresas transnacionales, desarrolle a su vez, las mismas prácticas que éstas llevan a cabo. Soria opera con la misma lógica que rige al modelo económico imperante.   El poder corporativo penetra en todas y cada una de las facetas de la vida, y José Manuel Soria no es otra cosa que un ejemplo de ello. Sólo que, en este caso, ha quedado públicamente en evidencia.

 

  1. Gorka Martija es investigador del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) - Paz con Dignidad.
Top