A disfrutar otra vez

Soy una persona muy mala: Disfruté cuando con el Brexit los bancos perdieron 127.000 millones de dólares, ahora estoy disfrutando más porque con la victoria de Trump la economía de ese país ha perdido un billón de dólares



Lo siento, soy una mala persona. Disfruté cuando como consecuencia del referendo británico que decidió abandonar la Unión Europea los grandes bancos se desplomaron y perdieron en dos días 127.000 millones de dólares. Me pareció una cantidad de dinero impresionante, pero es que ahora estoy disfrutando aún más porque en los tres días que se llevan transcurridos desde la victoria de Trump en las elecciones de EEUU la economía de ese país ha perdido un billón de dólares. Sí, habéis leído bien, un billón. En bonos del Tesoro, que es una barbaridad.
(Caída de los valores)


Dicen que todo este mundo vive ahora como en los dientes de una sierra, unas veces arriba y otras bajo, pero las caídas son mucho más cuantiosas que las subidas y que ello es consecuencia del pánico que existe sobre las políticas que puede aplicar Trump "porque desatarán el tsunami de la deuda, se acelerará el gasto y la inflación". Dicen que desde 1981 no se veía una caída del precio de los bonos de ese calibre.

Pero no sólo se contabiliza lo que pierde EEUU, sino otros países. Como Alemania o Italia, por ejemplo, que son quienes más están perdiendo dentro de Europa. ¿Por qué? Pues en el caso de Alemania, por dos razones: el constante e imparable ascenso del neofascismo que representa Alternativa para Alemania, por una parte, y la amenaza cada vez más real de que se forme un tripartito entre el Partido Socialdemócrata, Los Verdes y La Izquierda (Die Linke) para derribar a Merkel y a su partido en las elecciones del próximo año, por otra. En el caso de Italia, porque el nerviosismo crece a medida que crece, también, la simpatía por las posturas del Movimiento 5 Estrellas, un partido que se opone con firmeza al euro y que quiere "rediseñar" la pertenencia de Italia a la Unión Europea. El próximo mes habrá un referéndum determinante en Italia y está todo el mundo europeo de los nervios por lo que pueda pasar y eso, valga la redundancia, pasa factura a los bancos, que siguen en caída libre.

¿Qué significa ésto? Que los países que sostenían a estos otros, como es el caso de China o de Rusia, por ejemplo, -incluso Arabia Saudita se ha sumado al carro, por necesidad, en los últimos meses- han aprovechado estos días para deshacerse de los bonos del Tesoro que tenían a un ritmo mucho mayor de lo que ya venían haciendo.

Si esto sigue así, y a este ritmo, sólo hay dos salidas: un aumento de los tipos bancarios, es decir, de nuevo volverán a subir los intereses de las hipotecas, por ejemplo -hay que salvar a los bancos, otra vez- o si se evita esta medida por miedo al "populismo" que pueda crecer como respuesta, una próxima recesión que esta vez ya será depresión económica global.

Así que hay quien ya está haciendo cábalas de cuál va a ser el futuro del mundo a medio plazo y llega a la siguiente conclusión: (Distribución del OIB en el Mundo)


Por si no os aclaráis, lo que dice es que si ahora mismo EEUU, la UE y China están ahí, ahí, disputándose cuál es la primera economía del mundo, a partir del 2020 ya no habrá duda alguna de cuál va a ser el país más importante del mundo, China, y unos años más tarde será otro país asiático, India, quien también sobrepase con creces a EEUU y sus vasallos europeos.

Tal vez la elección de Trump tenga que ver con todo ésto, o tal vez no. La oligarquía es muy consciente de lo que está en juego, su poder, y hace lo que haga falta para mantenerlo. Una forma puede ser romper con la globalización, tal y como se ha venido impulsando por el neoliberalismo. Es lo que China reclamó en la cumbre del G-20 abogando por el fin del sistema económico que hemos conocido hasta ahora y reemplazarlo por la "cooperación multilateral". Siempre he dicho que soy muy malo en matemáticas, y más en estas cuestiones económicas. Pero también he dicho que soy de una zona donde los refranes tienen mucho peso, se consideran sabiduría popular y hay uno que dice que "cuando el río suena, agua lleva".

El dominio, la hegemonía de Occidente declina cada segundo que pasa aunque muchos aún siguen con la tontería de designar a EEUU como "imperio". Si así duermen mejor, bien, pero no tiene nada que ver con la realidad. Como tampoco que la UE tiene un papel importante que jugar. Ya son dos segundones de lujo. Olvidaros de los referentes que teníais como centros económicos y comerciales como Washington, Londres o Berlín. Id pensando en Beijing o en Delhi. Sin olvidar Moscú.

http://elterritoriodellince.blogspot.com.es/

Top