La élite del capitalismo se cita en Davos en pleno estallido de la desigualdad en el mundo

- Los expertos abogan por una reforma del capitalismo para evitar riesgos populistas

- El encuentro está marcado por la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump Participantes en el Foro en uno de los lugares de esparcimiento

La élite del capitalismo se apresta a tomar la temperatura del mundo. La reunión comienza hoy en la localidad suiza de Davos y en ella, 3.000 asistentes -1.200 directivos-, citados bajo el lema "Liderazgo responsable y receptivo" tratarán de dar con fórmulas para mantener un sistema cuarteado por el aumento de la desigualdad en el mundo.

El encuentro anual se producirá en una semana especialmente agitada, con la llegada a la presidencia de EE UU, la primera potencia mundial, de Donald Trump.

 

Con la economía mundial creciendo, aunque a ritmo lento, el encuentro anual de la crema y nata del sistema, el World Economic Forum, está marcado por la llegada al despacho oval de la Casa Blanca de Trump, un crítico de la globalización. También por la evidencia de que el crecimiento de la desigualdad en el mundo amenaza la estabilidad. Los datos están ahí. Horas antes del inicio del encuentro la ONG Intermon Oxfam, tal y como hace cada año, tocó a rebato la campana: según su último informe, ocho personas, empresarios y hombres todos ellos, acumulan la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial. Ocho personas en un plato de la balanza y 3.600 millones en el otro. La lista de los ocho: Bill Gates (Microsoft); Amancio Ortega (Inditex); Warren Buffett (Berkshire Hathaway); Carlos Slim (Grupo Carso); Jeff Bezos (Amazon); Mark Zuckerberg (Facebook); Larry Ellison (Oracle) y Michael Bloomberg (Agencia Bloomberg).

El auge del populismo es la pesadilla de los llamados `Davos man´, devotos de la globalización y del liberalismo

Guindos, al frente de la delegación española

El ministro de Economía, Luis de Guindos, será el referente político de la representación española en el World Economic Forum. Estará acompañado por banqueros (AnaBotín, Francisco González) y grandes empresarios. Acudirán, entre otros, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el de Acciona, José Manuel Entrecanales. También el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino; la consejera delegada de Iberostar, Gloria Fluxá; el consejero delegado del Grupo Villar Mir, Javer López Madrid; el director de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, Carlos López Blanco y el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián.

 

La desigualdad se acelera y al mismo tiempo se hincha el populismo. Es la pesadilla de los llamados Davos man, devotos de la globalización y del liberalismo que, aunque ya no consideran a la crisis económica como un factor de desestabilización, sí abogan por una reforma del capitalismo para evitar riesgos. No es algo nuevo. Hace nueve años, en pleno estallido de la tormenta financiera, el entonces presidente francés, Nicolás Sarkozy, propuso "refundar el capitalismo sobre bases éticas, las del esfuerzo y el trabajo, las de la responsabilidad, porque hemos pasado a dos dedos de la catástrofe". Casi una década después, los responsables del desaguisado siguen reclamando "reformas fundamentales" del capitalismo como respuesta a la desigualdad.

 

Los peligros cercanos

 

Mientras dan con las fórmulas a aplicar, los hombres de Davos identifican los peligros más cercanos. La mayor parte están lejos de los que el mundo temía en 1971, cuando Davos, pequeña localidad suiza de montaña, famosa por ser el lugar donde Thomas Mann escribió La Montaña Mágica, empezó a celebrar reuniones de los dirigentes más destacados. En esta última edición, los asistentes a las 400 reuniones previstas, tienen el catálogo de riesgos ya elaborado. Aparentemente, hay una nueva sensibilidad. 30 de las 400 sesiones estarán dedicadas a encontrar mejores formas de hacer frente a las crisis humanitarias.

 

Entre los principales peligros identificados para 2017 se encuentran cuestiones relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático

 

Los técnicos de Davos, con su primer impulsor, Klaus Schwab, todavía al frente, han catalogado en una lista las principales amenazas para el mundo, tal y como ellos lo conciben. Todo está en el Informe de Riesgos Globales 2017. Entre los principales peligros identificados para 2017 se encuentran cuestiones relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático: el riesgo de fenómenos meteorológicos extremos, los movimientos migratorios y los grandes desastres naturales. Los atentados terroristas a gran escala y el robo masivo de datos ocupan la cuarta y quinta posición en la lista.

 

Para los sindicatos, que también cuentan con representación en el encuentro, ha llegado la hora de realizar aquello que ya esbozó Sarkozy al comienzo de la crisis. Reclaman que los Gobiernos actúen para responsabilizar a las grandes corporaciones respecto a sus cadenas mundiales de suministro y que adopten políticas y regulaciones para asegurar que los beneficios de la digitalización lleguen a los trabajadores y sus familias, hagan frente a la evasión de impuestos por parte de las empresas y establezcan medidas para una transición justa en la lucha contra el cambio climático. Así lo demandan en un documento en el que piden actuaciones de urgencia.

 

Un Gobierno mundial

 

Schwab, aparentemente, comparte la idea. En las exposiciones previas, el presidente del gran encuentro no sólo reclama cambiar el sistema capitalista sino también “establecer un sistema de Gobierno mundial dinámico” que se apoye en la colaboración público-privada  de carácter generalizado. Todo, explica, porque “el marco actual de cooperación internacional está concebido para el período de postguerra, cuando los Estados nación eran los actores principales”, algo que ya es pasado. La vía del progreso, defienden los Davos man es lograr "que la mundialización beneficie a todos”. Un fracaso sería peligroso, más en una realidad, remarcan los documentos elaborados para el encuentro, en la que los sistemas de protección social han sufrido una "tormenta perfecta" de amenazas desde la crisis financiera de 2008 que se mantendrá "a través de 2017". El elemento crucial, apuntan los responsables del encuentro será la colaboración entre el Estado, la empresa y el individuo.

 

De esa colaboración entre Estado y empresa sabe mucho el dirigente que abrirá el debate: el presidente de China, Xi Jinping. Junto a él estarán delegaciones gubernamentales de más de 70 países, incluyendo a todos los países del G20 y António Guterres, nuevo Secretario General de las Naciones Unidas. Toque lúdico: está prevista la presencia de la cantante Shakira.

 

Foto. Participantes en el Foro en uno de los lugares de esparcimiento. REUTERS

http://www.bez.es/842920059/Elites-reunidas-en-Suiza.html

Top