El bazooka de Draghi es un narcótico peligroso

 

Cuando la canciller Merkel invoca el "multilateralismo", invita al Presidente Trump a recordar las lecciones de la historia y la tardía intervención de Estados Unidos a finales de la Primera Guerra Mundial, se debería recordar otro precedente histórico, el Tratado de Paz de Versalles de 1919. El entonces presidente francés Clemenceau impuso a Alemania, como país derrotado, condiciones sobre las deudas de guerra injustas e imposibles de cumplir: que fueron la causa del revanchismo alemán y el advenimiento del nazismo. Lo intuyó ya en 1919 John Maynard Keynes en su ensayo "Las consecuencias económicas de la paz": en él, Keynes demostró que era imposible que Alemania pagase las deudas de guerra.

Usemos la analogía como figura retórica: la austeridad es actualmente la partera del nuevo fascismo como lo fue el Tratado de Versalles en 1919. Este es el título del prólogo de mi libro "La Colonia Alemana del Sur". Y la ausencia de una propuesta keynesiana de izquierdas para reformar los tratados de la UE acelerarán el avance de la derecha. De manera similar a lo que hizo Keynes, hoy en día se debe analizar la naturaleza de la política monetaria antes de Jean Claude Trichet y Mario Draghi: se ha generado una deuda italiana de 435 mil millones con el BCE . Sea el que sea el elegido ¿qué van a hacer Renzi, Berlusconi, Grasso, Salvini, Bonino, Meloni con esta deuda?

En el Corriere della Sera, Berlusconi ha reivindicado el nombramiento de Draghi como presidente del BCE en 2009 en contra de la opinión alemana. De hecho, las operaciones de política monetaria Trichet-Draghi, por una parte, bajaron el diferencial de la deuda BTP-Bund de más de 550 puntos en noviembre de 2011 a 138 puntos en la actualidad. Por otra parte, estas operaciones han generado una deuda italiana de 435 mil millones con el BCE: un narcótico muy caro. Del mismo modo, España ha acumulado una deuda con el BCE de 367 mil millones para bajar su diferencial de bonos-Bund.

Formalmente la canciller Merkel, el entonces Ministro de Economía alemán Schaeuble, y el presidente del Bundesbank, Weidmann se oponen a la flexibilización cuantitativa (QE) de Draghi que ha reducido el diferencial entre los bonos alemanes y los bonos de los gobiernos del sur de la UE. Weidmann reiteró formalmente, en una entrevista con Mezz'ora in più, su oposición a la QE.

Sin embargo, la QE benefició a Alemania y endeudó a Italia y España: de hecho, Alemania tiene un crédito de 855 mil millones con el BCE, más precisamente con el sistema Target 2, el sistema europeo que registra los pagos entre los bancos privados de los estados de la zona euro. Weidmann debería estar contento con la venta de narcóticos antidiferencial porque se ha convertido en un acreedor de 855 mil millones. En caso de ruptura del euro, como defiende el partido Alternativa para Alemania (13% en las últimas elecciones), Alemania podría exigir su crédito de 855 mil millones. ¿Contra quién? Básicamente contra Italia y España.

No es sorprendente que la suma de la deuda italiana y la española, 802 mil millones (367 + 435), es casi igual a la del crédito alemana de 855 mil millones. Pero debido a que, si se rompe el euro, los alemanes no se fiarían de nosotros, quieren una garantía de 85 mil millones en reservas de oro italiano por nuestra deuda de 435 mil millones: lo sugirió hace cinco años Weidmann.

El 23 de octubre de 2017, en un artículo publicado en el diario alemán Die Welt, el profesor Hans-Werner Sinn y el profesor Lüder Gerken han pedido de nuevo dicha garantía. El título del artículo en Die Welt también subraya claramente el punto de vista alemán, "Economistas advierten de un riesgo de mil mil millones de euros para Alemania". Vemos con orden porqué la QE de Draghi es un narcótico caro.

Datos del BCE: si se rompe el euro, Italia debe 435 mil millones al BCE, España 367 mil millones, mientras que Alemania tiene un crédito de 855 mil millones

El 8 de diciembre de 2016, Roberto Gualtieri, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, envió a Mario Draghi una pregunta del diputado Marco Zanni (entonces M5, ahora Liga) y Marco Valli (M5) en la que se preguntaba como se cobraría la deuda de un estado en el sistema Target 2 si abandonaba el euro.

El 18 de enero de 2017, la respuesta de Mario Draghi fue muy clara: "Si un país abandona el Eurosistema, los créditos y pasivos de su banco central nacional en relación con el BCE debe ser devuelta en su totalidad." ¿Qué significa esto? Qué si un estado tiene una deuda en el sistema Target 2 y sale del euro debe pagarla en su totalidad. El sistema Target 2 es la plataforma gestionada por el BCE que los bancos privados de la zona euro utilizan para manejar los pagos entrantes y salientes con respecto a otros bancos, oficinas públicas o el Eurosistema.

En enero de 2017, la última información disponible del sistema Target 2 era la de otoño de 2016 según la cual el saldo negativo (deuda o pasivos) de Italia era de 356,6 mil millones. Ahora la deuda se eleva a 435,9 mil millones. 79,3 mil millones más. Del mismo modo, si España tuviera que salir del euro, el BCE tendría que pagar 367,3 mil millones: Este es el coste de las operaciones del BCE para bajar el diferencial de los Bonos-Bund, que se sitúa hoy en 92 puntos. Y ¿quién se beneficia en caso de ruptura del euro?: Alemania, que tiene un crédito generado por el BCE de 855,5 mil millones. En el cuadro 1.1 están los datos extraídos de la página web del BCE el 2 de enero de 2018 y actualizados al 30 de noviembre 2.017.

2000-2007: Volkswagen vende vehículos a plazos a los griegos porque los bancos alemanes prestan dinero a los bancos griegos

¿Por qué hay estos desequilibrios? Porque el BCE ha ayudado al Estado-vendedor prestamista, Alemania. En los años 2000 para financiar la exportación de productos nacionales, los bancos alemanes (y los franceses) han prestado dinero a los bancos privados del sur de Europa, que a su vez han prestado ese dinero a los habitantes del sur de Europa por sus compras a plazos; y así es como han comprado las mercancías alemanas (y francesas).

Este es un ejemplo esquemático. Desde el 2000, el banco alemán presta dinero a los bancos griegos; estos ofrecen créditos al consumo a los ciudadanos griegos; gracias a lo que el ciudadano griego puede comprar a plazos un vehículo Volkswagen. Cuando la crisis de 2008 traslado sus efectos de los EE.UU. a la UE, el ciudadano griego pierde su empleo y ya no paga la cuota de Volkswagen. En ese punto el banco griego que había concedido el crédito al consumo entra en crisis.

Y el banco alemán pide al banco griego devolver sus préstamos. A continuación, la UE convierte una crisis de deuda privada en una crisis de deuda pública, haciendo pagar a los contribuyentes europeos con diversos Fondos de rescate de estados: a través de ellos, el banco griego paga sus deudas con el banco alemán y compra bonos del gobierno griego que figuran entre los activos financieros del banco alemán. La contribución italiana a los diversos fondos de rescate fue de 60 mil millones de euros. Al salvar a los bancos griego-españoles los contribuyentes de la UE han rescatado a los bancos franco-alemanes.

De 2009 a 2017 Italia pasó de un crédito de 54 mil millones a una deuda de 435 mil millones con el BCE como resultado de las operaciones monetarias de Draghi y Trichet

Vemos el cuadro 2, elaborado con datos de España, Italia, Grecia y Alemania sobre la balanza de Target 2: el saldo negativo de España (línea azul) se ha multiplicado por diez de -35 mil millones en 2008 a -367,3 billón en noviembre de 2017. Y el saldo positivo de Alemania (línea roja) se ha disparado desde 115,3 855,5 mil millones en 2008 a mil millones en noviembre de 2017.

El saldo de Italia (línea amarilla) es de +54.8 mil millones en 2009, que se reduce a +3,4 mil millones en 2010, y se hunde a -191 mil millones en 2011, y a -255 mil millones en 2012. Crece hasta a -208 mil millones en 2014. Desde entonces aumenta de manera constante con algunas fluctuaciones (excepto junio-agosto 2017). Las causas están relacionadas con la política monetaria del BCE. Después de la crisis de 2008, el BCE ha puesto en marcha varias operaciones de financiación: SMP (programa para los mercados de valores), OMT (operaciones directas monetarias), LTRO (operaciones de financiación a largo plazo), T-LTRO (operaciones selectivas de financiación a largo plazo), la flexibilización cuantitativa (QE) y el PSPP (Programa de Compra del Sector público).

Se debe tener cuidado con las fechas: el primer programa, el SMP, fue aprobado por el BCE con Trichet el 14 de mayo de, 2010, por lo que no es casualidad que a partir de ese año estalle el déficit italiano en el Target 2: pasa de + 54,8 mil millones en 2009 a + 3,4 mil millones en 2010 y a - 191 mil millones en 2011. Al mismo tiempo, a Italia llegan los efectos de la crisis de Lehman Brothers. Aumenta el diferencial BTP-Bund y el coste de los préstamos para las empresas italianas en relación a las alemanas. Muchas empresas italianas están cerrando o reduciendo los costes de mano de obra.

Las operaciones del BCE son un narcótico muy caro: reducen el diferencial, pero endeudan con el BCE

Analicémoslo operativamente: a través del programa LTRO los bancos del sur de Europa han pagado sus deudas a los bancos del norte de Europa, y comprado títulos de sus Estados que figuraban como activos en los balances de esos mismos bancos del norte de Europa. ¿Recuerdan el famoso título de Sole 24 Ore "Date prisa" de 10 de noviembre de 2011?

El BCE prestó dinero al 1% de interés a los bancos italianos que compraron los BTP en manos de los bancos alemanes que cobraban el 4-5% anual. Los riesgos de la deuda pública fueron nacionalizados, y los riesgos de los bancos alemanes, que habían proporcionado los préstamos a los bancos del sur de Europa, se europeizaron. Esta operación, redujo el diferencial formalmente, transformado sustancialmente nuestro crédito de 54 mil millones en 2009 en el BCE en una deuda de 255 mil millones en 2012, en el sistema Target 2: ¡en tres años un déficit de 309 mil millones (54+255)!

Las operaciones antes de la QE han costado más de 300 mil millones. Posteriormente, gracias a la QE, el BCE ha proporcionado liquidez a los bancos centrales nacionales para la compra de bonos del gobierno de sus respectivos estados: cuando el Banco de Italia ha adquirido los citados BTP de los bancos alemanes los recursos fueron transferidos directamente a Alemania sin pasar por Italia; cuando el Banco de Italia ha adquirido BTPs de bancos, empresas y ciudadanos privados italianos, la liquidez inyectada fue reinvertida por el sector privado no financiero en fondos y acciones extranjeras.

¿Cuándo comenzó la QE de Draghi? En 2015 ¡Atención! ¿Qué significa esto? En primer lugar, con el LTRO anterior, el BCE presta dinero a los bancos italianos para comprar BTPs en manos de los bancos alemanes. Luego, a través de la flexibilización cuantitativa (QE), el BCE presta dinero al Banco de Italia para que los bancos italianos compren los mismos BTPs adquiridos previamente a los bancos alemanes.

¿Cuál es el resultado inevitable? La negación del riesgo compartido, o su nacionalización: los títulos de deuda soberana, primero comprado por los bancos privados, ahora se depositan como activos de los bancos centrales nacionales. ¿Quién gana? Alemania, el vendedor-prestamista: a pesar de haber elegido el deudor mal (Grecia y España), nosotros los contribuyentes europeos del sur la hemos rescatado. Para ello nos hemos endeudado con el BCE. ¡Y ahora quieren que les entreguemos como garantía nuestro oro!

 

Experto en Fondos Europeos, periodista y ensayista, Andrea Del Monaco es el autor de "La colonia alemana del sur: la cuestión meridional hoy", publicado por Hediese.

Fuente:

https://www.sinistrainrete.info/europa/11568-andrea-del-monaco-il-bazooka-di-draghi-e-un-narcotico-pericoloso.html

Traducción: G. Buster

http://www.sinpermiso.info/textos/el-bazooka-de-draghi-es-un-narcotico-peligroso

Top