400 millones de euros por cada uno de los 15 jueces del Tribunal Supremo

La decisión del Tribunal Supremo sobre quién tiene que pagar el impuesto de Actos Jurídicos Documentados ha tenido unos claros ganadores. Los de siempre.

Tribunal Supremo_2

 

Resultado: 15 a 13. Como si se tratase del marcador de una ajustada partida de ping pong, 15 magistrados del Tribunal Supremo han decidido dar marcha atrás a la decisión de que fueran los bancos los que se hicieran cargo del impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD).

 

Las “graves consecuencias económicas”, la excusa que utilizó el Tribunal Supremo para hacer una rectificación nunca vista en menos de 24 horas, han vencido a la primera decisión anunciada por el Supremo. ¿Graves consecuencias económicas? ¿Para quién? Echar un vistazo a los movimientos del Ibex 35 aquella tarde y primeras horas de la mañana podía dar una idea de quién sufría graves consecuencias económicas y, por lo tanto, a quién defendía ese grupo de jueces que dentro del Supremo habían decidido mancillar el nombre de la institución para marcarse un vergonzoso renuncio. La tarde del 17 de octubre, el banco presidido por Ana Patricia Botín, el menos expuesto, se dejaba un 2%. BBVA, un 2,7%; CaixaBank, un 4,5%; Bankia, un 5,1%; Bankinter, un 6,27%; y el Banco Sabadell, un 6,7%. Esa misma mañana, a las 12 horas, esos mismos valores se recuperaban milagrosamente en una escalada que hacía recuperar esas pérdidas en minutos. El Supremo se contradecía y daba marcha atrás justo a esa hora. 

 

El dogma de “la confianza de los mercados” pesa mucho más que nuestras instituciones judiciales y nuestra democracia

 

Tras los continuos rescates a la banca, los directivos de las cajas y sus millonarias indemnizaciones tras ser rescatadas, la amnistía fiscal o cuando vimos cómo Zapatero, con casi un pie fuera de la Moncloa, indultaba al consejero delegado del Santander y mano derecha de Emilio Botín, Alfredo Sáenz, la afirmación de que “la banca siempre gana” en este país estaba más que demostrada.

La foto de Rodrigo Rato entrando en la cárcel nos había dado un pequeño soplo de esperanza en la justicia española. Pero Rato se ha convertido en un paria, en un peón sacrificable. La decisión del Supremo ponía en riesgo más de 3.000 millones de euros de la banca y la posible espantada de los inversionistas. Y ya sabéis, esté el PSOE o el PP en el gobierno, el dogma de “la confianza de los mercados” pesa mucho más que nuestras instituciones judiciales. La “inversión extranjera” pesa mucho más que la democracia. Los accionistas son mucho más importantes que los hipotecados, algo que llevan demostrando desde que rescataron a la banca en 2011, pero nunca lo hicieron con las miles de familias desahuciadas. Nada nuevo. A no ser que seas un accionista del Banco Popular. En ese caso pesan más Ana Patricia Botín y sus accionistas que tú.

 

Dos días encerrados han dado como resultado otro de los episodios más negros de nuestra Justicia. No es que ya nos quejemos de que no exista una separación de poderes, es que todos los poderes están claramente subyugados a la banca, rendidos a los mercados. La pleitesía de esos poderes hacia el capital ha desplazado la democracia. La pérdida de confianza en la democracia solo traerá desgracias, de las cuales seguramente la banca también sacará tajada, como ya hicieron en otros episodios oscuros de la historia.

 

Mientras escribo estas líneas hay mucha gente, o muchos robots, que está ganando muchísimo dinero. Han comprado miles de acciones de los bancos españoles en los microsegundos siguientes a la apertura del selectivo español y ahora mismo están comprando y vendiendo en movimientos especulativos. Han especulado con nuestra democracia y nuestra Justicia y, una vez más, les ha salido rentable la jugada.

 

Justo antes de abrir la bolsa, el Ibex 35 cotizaba en 8.988 puntos, tras varios días luchando “por alcanzar la barrera de los 9.000”, como se suele decir en jerga bursátil. Al abrir, el selectivo español escalaba hasta los 9.151, un 1,81%. Todo vuelve a su sitio y los inversores ya no creen que España sea una “república bananera”, tal y como titulaba un artículo con declaraciones de banqueros de la City londinense.

 

Desde que se abrió la bolsa esta mañana, el Banco Santander (sus accionistas) ha ganado unos 2.375 millones de euros. Los accionistas del BBVA, unos 1.154 millones. Los de Bankia, incluido el Estado que todavía tiene un 60% de la entidad, 456 millones de euros. CaixaBank, unos 1.020 millones. Bankinter, 305 millones y los accionistas del Banco Sabadell, uno de los más expuestos y de los más castigados en bolsa en el último año, subía un 13% en unos minutos, unos 880 millones ganados en unos minutos, la mitad de lo perdido en todo el año.

 

Los seis bancos del Ibex 35 han ganado un 6.190 millones de euros en tan solo unos minutos. Las 35 empresas cerca de los 10.000 millones

 

En total, los seis bancos del Ibex 35 han ganado unos 6.190 millones de euros en tan solo unos minutos. La banca ha ganado más de 400 millones de euros por cada uno de los 15 votos del Supremo. Sin contar lo que han ganado otros bancos que se encuentran fuera del selectivo español, como la subida de Unicaja del 1,85% en lo que va de mañana. El conjunto de las 35 empresas del selectivo español han ganado unos 10.000 millones. De tener que devolver a los clientes algo más de 3.000 millones de euros, a aumentar su valor en unos minutos en más de 6.000 millones gracias a la decisión de unos jueces que han preferido claudicar al poder bancario, a la misma vez que mancillan el sistema judicial. Que han preferido combatir las “graves consecuencias económicas” de los accionistas a hacer justicia con las economías de los hipotecados. 

 

Ya no queda ninguna duda que los poderes en este país están subyugados a la banca, pero esta última jugada/trampa ha sido tan descarada que debería traer consecuencias. Por el bien de nuestra salud democráctica, debería traer consecuencias en la calle, en el Congreso y en el mismo seno del Tribunal Supremo. La ciudadanía no debe dejar pasar la oportunidad de poner el grito en el cielo, salir a la calle a protestar y exigir responsabilidades de esta desvergüenza. La democracia y la justicia debe ser recuperada, aunque nosotros no tengamos 400 millones de euros para gastarnos en cada uno de esos magistrados del Tribunal Supremo. 

 

Foto: Tribunal Supremo David Fernández

https://www.elsaltodiario.com/tribunal-supremo/400-millones-euros-15-jueces-banca-impuesto-iajd

Top