El despotismo capitalista actual

El despotismo, inherente al capitalismo terminal, está aquí, personajes como Trump, Bolsonaro, Macri, Le Pen, Casado, Haider…

La nueva versión despótica del capital no será igual a al fascismo del siglo XX

En casos extremos se recurrirá a la guerra económicaii (Cuba, Venezuela…) o a la intervención militar (Yugoeslavia, Libia, Siria, Irak, Afganistán, Somalia…), con el paramilitarismo y el terrorismo financiado y entrenado por las potencias imperiales

derecha_neonazis.jpg

El ascenso mundial del nuevo despotismo ha mostrado su cara esta semana en Andalucía (comunidad autónoma del Reino de España). Allí, como en tantos lugares, ya sólo vota un poquito más de la mitad del electorado. A veces es un poco menos, a veces bastante menos, pero en cualquier caso no es importante para los planes del capitalismo actual. Con mucho menores porcentajes de participación se dan por legitimados los resultados queridos (como bien se demostró en los referenda sobre la constitución europea).

 

La extrema derecha se hace fuerte y enseña la cresta de gallo. Mientras, la izquierda integrada o ya podríamos decir, entregada, como que no tiene nada que aportar, sin proyecto, sin principios, sin historia, sin fundamentos, se queda en la práctica reducida a la misma futilidad que su palabrería.

 

Ante el decaimiento del valor, la mercancía, el dinero y el trabajo asalariado, en un marasmo de guerras, de extensión de la miseria, de tráficos abominables (de fuerza de trabajo migrante, de mujeres y menores prostituidas, de drogas sucias, de armas, de órganos, de especies protegidas…) que se convierten en fuente de ganancia más allá del valor, hasta el punto que se encuentran entre los principales negocios del planeta, el capital(ismo) no puede seguir manteniendo la fachada democrática. Con ello, sus versiones históricas “progres” (la socialdemocracia vigesimonónica) pierden su sentido y su papel.

 

El despotismo, que es inherente a este capitalismo terminal, está ya aquí. Personajes como Trump, Bolsonaro, Orban, Duque, Duterte, Macri, Le Pen, Casado, Haider… se explican en este contexto. La nueva versión despótica del capital no será igual a la que se expresó en forma de fascismo, en el siglo XX. Entre otras cosas, porque el fascismo es un régimen de conjunción político-institucional para la permanente organización y movilización de masas. Fue la forma 'necesaria' del capitalismo en crisis del siglo XX, ante la ruptura revolucionaria de las fuerzas del trabajo (URSS, soviets de Hungría, Alemania, Austria, la República española...) y el ascenso de su fortaleza organizada en toda Europa.

 

En cambio, en la actualidad, una vez que las sociedades han sido derrotadas (fase neoliberal del capital) la forma despótica del capital terminal (fase post-neoliberal) de lo que trata es precisamente de lo contrario, de desmovilizar a la población y de atomizarla al máximo. Dirigiendo sus vidas por medio de una economía financiarizada, cada más ficticia, cada vez más letal para la humanidad. Levantando a ciertos sectores claves de las poblaciones sólo cuando sea necesario, con campañas y artilugios programados de movilización, que puedan desembocar en toda clase de “primaveras” y “revoluciones de colores” como las del Este de Europa, o en desestabilizaciones sociales de amplio espectro.

 

Los resultados son y serán semejantemente brutales para las poblaciones, con procesos de disciplinamiento social y laboral parecidos, con represión en todos los niveles y descuartizamiento de la democracia representativa, pero sin necesidad, por lo general, de desplegar legiones de choque para ello, ni especiales dispositivos extra-económico-políticos. Hoy el despotismo se ejerce en nombre de la propia "democracia" (despotismo democrático). Se realiza a golpe de elecciones (jugadas con todas las ventajas que dan el poder, el dinero, los sistemas de ponderación de votos, el control del oligopolio mediático, las amenazas y a menudo también con la compra directa de votos y los votos cautivos…)i; se imparte a través de directrices supraestatales (UE, G20, Foro de Davos, FMI, Banco Mundial, OMC…) o, cuando hace falta, de 'impeachments' y punchs judiciales. Sólo en casos extremos se recurrirá a la guerra económica excepcionalii (Cuba, Venezuela…) o a la intervención militar directa (Yugoeslavia, Libia, Siria, Irak, Afganistán, Tchad, Somalia…), donde juega un creciente papel el paramilitarismo y el terrorismo financiado, pertrechado y entrenado por las grandes potencias imperiales y subimperiales.

 

Pero estas opciones no son necesarias para las izquierdas integradas europeas. Apenas con la amenaza de principio de guerra económica abierta se rindió Syriza, por ejemplo.

 

Sin embargo, esta nueva versión despótica sí toma del fascismo aspectos ideológicos cada vez más explícitamente exhibidos, porque necesita que aquellas sociedades que fueron atomizadas funcionen como electorados pasivos movidos a discreción gracias a sentimientos como los de (falsa) seguridad que el propio sistema está muy lejos de brindarles.

 

Mientras más parte de las derechas se desplazan al extremo y quieren romper con el antiguo orden del capital neoliberal-financiarizado, siendo ellas las que propugnan la ruptura con la UE, y la consecución de una pretendida “soberanía nacional”, de protección de "los nuestros", las izquierdas integradas-entregadas nos hablan de "reformar" aquellas instituciones hechas para ser irreformables, de hacer una escuela o un carril bici más o de subirnos unos puntos el salario. Por groseras o espúreas que sean las propuestas de las derechas ligadas a lo que queda del capital nacional-productivo, tienen la clave de lanzar un mensaje fuerte para ganarse a gentes abatidas, centradas en sí mismas, al tiempo que huérfanas de esperanza y de rumbo. A esas gentes, las propuestas paliativas y nunca cumplidas de las izquierdas integradas-entregadas les causan hastío. Entre otras cosas porque no podrían cumplirlas aunque quisieran. Un capitalismo en declive respecto al valor y al beneficio no puede ofrecer mejoras, ni pactos, ni distribución social.

 

Frente al ascenso del “despotismo democrático” esas mismas izquierdas integradas llaman ahora a hacer un Frente Antifascista. El truco es viejo. Los mismos que, por ejemplo, no repudiaron la UE ni la OTAN, los mismos que aceptan los fundamentos básicos del orden capitalista que es el que conduce a esto, los mismos que defienden la venta de armamento para el genocidio, los mismos que se juntan a gobernar con “la casta del sistema”… ahora nos llaman a un Frente Antifascista. Esos Frentes aseguran que las versiones “progres” del Sistema, e incluso las “derechas democráticas”, recuperen algo de espacio y encaucen los miedos de la sociedad hacia ellas.

 

En la Europa del Oeste la extrema derecha hace todavía la función de dóbermans, que el sistema enseña para disciplinar las opciones y el voto. “Si no nos votáis a nosotros vienen los dóbermans”. Así, pase lo que pase, se consigue la aceptación y la legitimidad de las distintas opciones del capital, mientras este sigue su curso de destrucción social. También de destrucción natural (el capitalismo ha terminado ya con el 60% de la diversidad de la vida en el planeta).

 

Por eso, y aunque su construcción sea en principio mucho más difícil, de lo que se trata en realidad es de levantar una vasta y conjuntada opción anticapitalista. ¿De qué nos sirve impedir supuestamente el paso a las versiones más brutales del capital si es el propio capital el que las genera una y otra vez, especialmente ahora que ya no puede apenas ofrecer una versión “amable”?

 

Eso pasa por promover un movimiento altersistémico, una izquierda integral, una recuperación de la Política con mayúsculas, en un sentido metabólico, para afectar todas las claves de posibilidad y de reproducción de este orden social. Y no sólo jugar en el raquítico marco institucional que él ofrece.

 

El propio capital(ismo) nos aboca cada vez más al todo o nada. Sus nuevas versiones despóticas en ascenso son una muestra de ello.

 

Que están dispuestos a matar sociedades enteras, si lo necesitan, también lo demuestran todos los años.

 

Notas

i El Sistema ha dado vida a toda una caterva de ONGs, organismos y supuestos defensores internacionales de derechos humanos y libertades, que vigilan con celo que todo lo que no sean las reglas “democráticas” del capital, sea considerado como no-democrático ni respetuoso con esos principios-pantalla. De ahí tenemos que buena parte de nuestras izquierdas integradas salgan de cuando en cuando con firmas y declaraciones apoyando esas campañas, o solicitando “elecciones libres”, como por ejemplo hemos visto recientemente para el caso de Nicaragua. Sin explicarnos nunca en qué consistiría esa “libertad” en los hechos, claro. Llamaría a la hilaridad, si no fuera tan dramático.

ii La guerra económica “normal” ya la realiza el Sistema contra todas las sociedades.

 

Foto: xaviercasals.wordpress.com

https://www.alainet.org/es/articulo/196997
Top