Crisis, instrumento del capitalismo

Las crisis es una estafa y una agresión pensada y concertada por las elites capitalistas contra la calidad de vida e incluso contra la supervivencia de las poblaciones del mundo.

 

El sistema económico no está en crisis, el sistema en su conjunto, no está en crisis. Y decir que “Las empresas no quieren invertir porque no ven oportunidades de negocio" (la tasa de ganancia es insuficiente), es otra mentira, como lo demuestra el hecho de que el número de ricos ha aumentado en el mundo –y los que ya lo eran lo son mucho más- desde que se utilizó la última crisis. El capitalismo de especulación acumula por desposesión y privatización de lo público; el capitalismo de producción utiliza las mismas premisas, pero ahora les sobran trabajadores, ya que la robotización acelerada hace cada vez más innecesaria la utilización de mano de obra aplicada de forma masiva a la producción, pero los dos son capitalismo.

Para el capitalismo del momento, el PIB es la única variable que importa (junto a la socorrida productividad); el keynesianismo del capitalismo social es definido como compasión frente al liberalismo actual (Hayek, Reagan, Thatcher) que incide en una economía de consumo (aunque grandes capas de la población consuman poco) y la difuminación de las identidades de clase. Todo este discurso encauzado de forma que permita acabar diciendo que la política, los políticos, como portavoces y reguladores del sistema, lo único que pretenden es mejorar toda relación social conflictiva y encauzar el reparto de la riqueza. Así como justificar la desigualdad de recursos como inevitable. Y la perversión ultima, la de que por ser pobre, aunque se trabajen diez horas al día, es normal verse desahuciado por no poder pagar el alquiler, ser criminalizado cuando se protesta, multado (para la mayoría es pasar hambre ese mes), y/o encarcelado por lo mismo.

Como se ve, quien entra en crisis es la mayoría de la población, no la economía, SU economía, ni el sistema, que legisla de tal forma que, por ejemplo, los españoles de a pie, no solo han sido desposeídos de los derechos que daba ser trabajador con contrato fijo, sino que se han ido al paro con indemnizaciones mínimas, y cuando vuelven al trabajo asalariado, se ven obligados a malvivir con trabajos basura, mal pagados y precarios. Eso sí, el conjunto de los españoles paga más de 60.000 millones de euros por el rescate bancario que hizo el Estado. Y la gran banca, esa misma banca, la del IBEX 35, gana [1] , (noticia en el diario Publico [2] ) 100.000 millones desde el inicio de la crisis de 2008.

¿Son posibles prácticas políticas capaces de esperanzar a la población? El horizonte político de la clase o casta (porque como tal se comporta) política, está demasiado integrado con/por los intereses de los que detentan de verdad el poder. El neoliberalismo fortalecido con las nuevas tecnologías destruye los intentos sociales de más libertad, imponen enfermizas y represivas leyes de seguridad, saquean a la población y reniegan de incómodos comportamientos éticos. Imponen mas inseguridad vital, pobreza y sumisión.

Las crisis económicas son estrategias a largo plazo, no solo de un gobierno, sino de ejecución global. Es una práctica muy lejana de la volatilidad de lo imprevisible, práctica verbalizada por el premio Nobel M. Frieman [3] que teorizó que si se quiere imponer un cambio, se debe desatar una crisis. Tras la crisis se imponen nuevas relaciones en las que la retorica del cambio esconden el desmantelamiento de lo vigente hasta el momento. Se trata de provocar un supuesto caos, una debacle, para después estabilizar con reglas más restrictivas, más poder y dominación.

La crisis económica, al igual que las crisis de Afganistán, Libia, Irak [4] , etc., es una táctica política. Crisis significa más Estado, gobernanza, poder, y las elites que dirigen el mundo prefieren la violencia, e incluso lo que se conoce como estados fallidos, a cualquier atisbo de desapego con lo establecido.

La crisis es un medio para el capital; se hace política capitalista cada vez que se bajan los salarios o incrementan los años de cotización para poder cobrar una magra pensión, es política la teorización/justificación de estos recortes/agresiones por la amenaza de un colapso; son triunfos de la Idea del capitalismo, como triunfo es la aceptación generalizada de la proximidad de la hecatombe neutra, sin culpables, ya sea por colapso ecológico, informático o económico. Al capital no le importa la forma, ya que lo que da valor añadido son las proyecciones del miedo, es la amenaza que se interioriza en la población, haciendo de esta, cadáveres sociales.

Las crisis, como se dijo en muchas manifestaciones durante la última, es una estafa, sí, pero no debe de quedarse solo con ese calificativo de delincuencia común, ya que es una agresión pensada y concertada por las elites capitalistas contra la calidad de vida, incluso contra las posibilidades de supervivencia, de las poblaciones del mundo.

Y ahora amenazan con otra 

Notas:

[1] El Banco de España estima que el Estado solamente recuperará unos 16.337 millones de euros de las ayudas concedidas a las catorce entidades que han recibido apoyo de capital, lo que supone un 21,4 % del total recibido, que asciende a 76.410 millones de euros. Fuente: El Economista 18/06/2017 o Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España, en la sala de la Audiencia Nacional sentenció: «De los 60.000 millones no se van a poder devolver 40.000 millones. Fuente: El Mundo.es/economía 26/03/2019

[2] https://www.publico.es/economia/resultados-anuales-gran-banca-ganado-100000-millones-inicio-crisis.html

[3] Economista, teórico de la estrategia del shock, asesor del dictador Pinochet de Chile.

[4] La mentira de esas relaciones: “llenarles el cuerpo de agujeros con una ametralladora y ponerles luego una tirita”. Apocalipsis now, película ambientada en la guerra de Vietnam.

 

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=260606

Top