¿La perspectiva de una recesión mundial inminente es simplemente una cuestión económica similar a la crisis financiera de 2008? ¿O hay un modelo más amplio de marcadores geopolíticos que pueda explicar su llegada?

Afortunadamente, tenemos ayuda. Adam Tooze es un galardonado historiador británico , cuyos libros de la Segunda Guerra Mundial ( El salario de la destrucción ) y la Primera Guerra mundial ( El diluvio ) cuentan la historia de 100 años de espiral, de las «Bolsas de la especulación, deuda global, recesión y modelos comerciales de exportación, todo lo cual dio forma a nuestra geopolítica. Estas son las mismas variables, por supuesto, que están en juego hoy.

Los libros de Tooze describen un modelo de eventos vinculados y repetitivos en ambas guerras, pero hay otras ideas que se pueden encontrar en este modelo: cómo cambiaron las modalidades políticas, cómo se metamorfoseó el Imperio capitalista y cómo la acumulación de deudas ha causado profundos cambios geopolíticos .

Según Tooze, el «modelo» surgió en parte por una observación de Woodrow Wilson en 1916: «Gran Bretaña tiene tierra y Alemania la quiere». De hecho, se trataba del miedo de la élite británica frente a posibles rivales (Alemania, en primer lugar) y al temor de que su élite aparezca demasiado débil. Hoy, es la élite estadounidense la que tiene el mismo miedo a China y a un supuesto «imperio» euroasiático.

Los viejos imperios europeos estaban prácticamente «muertos» en 1916, explica Tooze: “cuando la Primera Guerra Mundial entró en su tercer año, el equilibrio de poder había cambiando visiblemente de Europa a América.

Los beligerantes simplemente ya no podían soportar los costos de la gran guerra. Los aliados occidentales, y en particular Gran Bretaña, estaban equipando a sus fuerzas con crecientes recursos financieros obtenidos en los Estados Unidos. A finales de 1916, los inversores estadounidenses habían apostado $ 2 mil millones a una victoria de Entente (el equivalente a $ 560 mil millones en la moneda de hoy). También ese el año la producción estadounidense superó a la de todo el Imperio Británico.

La otra cara de la moneda es que esta cantidad vertiginosa de compras aliadas se desplazó hacia la movilización y el armamento para guerra. Las fábricas estadounidenses pasaron de la producción civil a la producción militar. Lo lo mismo sucedió nuevamente en 1940-1941. El resultado fue enormes ganancias. Se fundaron las oligarquías y comenzó la construcción en Estados Unidos en su enorme complejo de seguridad militar.

Wilson fue el primer estadista estadounidense en percibir que Estados Unidos se había convertido, en palabras de Tooze, en «un poder como ningún otro». De repente surgió como un nuevo tipo de «superestado» que controla y veta los medios financieros y de seguridad de otros estados importantes del mundo. «

Por supuesto, después de la guerra, había deuda, mucha deuda. Francia «estaba profundamente endeudada, en miles de millones con los Estados Unidos y miles de millones con Gran Bretaña. Francia también había sido prestamista, pero la mayoría de sus créditos se habían otorgado a Rusia, que había repudiado todas sus deudas externas después de la Revolución de 1917. La solución francesa fue exigir reparaciones a Alemania «.

«Gran Bretaña estaba lista para suavizar sus demandas sobre Francia. Pero le debía a los Estados Unidos incluso más de lo que había prestado a Francia. Y a menos que exigiera a Francia, a Italia y a todos los pequeños países el pago de las deudas, no podría solventar su propia deuda con los estadounidenses. «

«Los estadounidenses, por su parte, estaban preocupados por la recuperación de Alemania. ¿Cómo podría Alemania lograr la estabilidad política si tuviera que pagar su formidable deuda con Francia y Bélgica?

Entonces , los estadounidenses decidieron instar a los franceses a renunciar el pago de la deuda a Alemania, pero al mismo tiempo exigieron que sus prestamos fueran satisfechos por completo por Francia y Gran Bretaña. Alemania, por su parte, solo podría pagar si pudiera exportar, en particular, al mercado de consumo más grande y rico del mundo, Estados Unidos. La depresión de 1920 acabó con la esperanza de exportar. Casi de inmediato, la crisis económica redujo la demanda de los consumidores estadounidenses justo cuando Europa más lo necesitaba. «

Las guerras a menudo son seguidas por recesiones económicas, pero en 1920-21 las autoridades monetarias de los Estados Unidos intentaron devolver los precios a su nivel anterior a la guerra mediante medidas de austeridad. Causaron una depresión. No tuvieron éxito con este programa pero, lo hicieron lo bien para sus negocios.

Cuando Estados Unidos optó por una deflación masiva, empujó a todos los países que querían volver al patrón oro a una terrible dilema o regresaban al oro a su valor de 1913 o devaluaban su moneda obteniendo como consecuencia deflación con un desempleo masivo.

Gran Bretaña eligió el camino de la deflación y la austeridad. Sin embargo, casi todos los demás países optaron por devaluar su moneda (en relación con el oro). Pero los líderes estadounidenses de la década de 1920 no podían aceptar la devaluación de otras monedas. No querían que su industria y sus mercados fueran desestabilizados por una avalancha de productos baratos franceses y alemanes.

En 1921 y 1923, como hoy con China, Estados Unidos aumentó sus aranceles, poniendo fin a un breve experimento de liberalización comercial realizado después de las elecciones de 1912. «El mundo debía miles de millones de dólares de los Estados Unidos, pero el mundo tendría que encontrar otra forma de obtener dinero (que no fuera la devaluación) para vender mercancías a los Estados Unidos «.

De esta manera, como se puede adivinar, en casi todo el globo crecieron, aún más, las deudas con los Estados Unidos . Alemania usó la imprenta (imprimir dinero era la única forma en que Alemania se podía rearmar antes de la Segunda Guerra Mundial). La hiperinflación de 1923, que aniquiló a los ahorradores alemanes, también mejoró el equilibrio macroeconómico del país. Después de este episodio de inflación, Alemania emergió como un prestatario muy solvente.

«Entre 1924 y 1930, los flujos financieros globales podrían esquematizarse en una serie de deudas en serie. Los alemanes tomaron prestado de los estadounidenses y utilizaron este préstamo para pagar reparaciones a los belgas y los franceses. Los franceses y los belgas, a su vez, pagaron a los británicos y estadounidenses sus deudas de guerra. Luego los británicos utilizaron la cancelación de las deudas francesas e italianas para pagar a los Estados Unidos, lo que dio un nuevo giro a esta máquina infernal. Todos observaban que el sistema estaba loco. Solo Estados Unidos podría teóricamente arreglarlo. Nunca lo hizo.

¿Por qué no paso nada bueno ? Para Tooze: «en el corazón de un sistema global de rápida evolución y centrado en Estados Unidos, había una política vinculada a una visión conservadora del propio futuro» [una hegemonía global].

La obsesión por el dólar «tan bueno como el oro» no sólo fue un conflicto entre guerras para una Europa devastada, sino también una amenaza para unos mercados que estaban dominados por Estados Unidos.

De hecho, algunos países europeos, particularmente los alemanes, se impusieron a sus competidores estadounidenses en áreas claves como la industria del acero y los astilleros. Esta situación se repitió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos aceptó subvalorar el marco alemana y el yen japonés , precisamente para mejorar el intercambio comercial con alemanes y japoneses.

Pasemos rápidamente al día de hoy; en este punto está la raíz de la filosofía económica de Trump. El miedo estadounidense ha regresado con un nuevo acontecimiento: esta vez la primacía mundial de Estados Unidos está desactualizada y cuestionada por la formidable emergencia de China.

Para Tooze la austeridad de la década de 1920 y la siguiente depresión trajo Europa dictaduras: «con un absolutismo reaccionario que aspiraba a transformar a esos países en potencias “modernizadas”. Especialmente esta aspiración tenía una fuerte base en la Alemania de Adolf Hitler. Tooze escribe: «La originalidad del nacionalsocialismo fue que, en lugar de aceptar mansamente un lugar para Alemania en un orden económico mundial dominado por los ricos países de habla inglesa, Hitler buscó movilizar las frustraciones reprimidas de su pueblo para lanzar un desafío al orden imperial establecido”.

Hitler soñaba con conquistar Polonia, Ucrania y Rusia como un medio para obtener los recursos necesarios para igualar a los de Estados Unidos. Escribe Tooze. «El vasto espacio entre Berlín y Moscú se habría convertido en el equivalente alemán de la conquista del oeste americano. El objetivo de Hitler era recrear un «Imperio Carolingio”, como el creado por los francos después de la caída de Roma”.

Aunque configurado de manera diferente, el sueño nacionalsocialista alemán de un Imperio Carolingio «moderno» sigue siendo el proyecto de las clases dominantes de la Europa actual, en realidad la Unión Europea, que es la heredera directa de este referente imperial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, una Europa debilitada y castigada se apartó del «poder duro” o, para decirlo de manera un poco diferente, se propuso adoptar un estilo diferente de «imperio». Siempre Carolingio en esencia, es decir con un comando centralizado, supervisando unos países europeos con una relativa autonomía, pero con leyes y reglas comunes estrechamente vigiladas.

La filosofía de posguerra de «nunca más», se convirtió en un proyecto milenario basado en la «paz perpetua» de Kant y su lógica de gobernanza global como la única solución a la política a la brutal anarquía hobbesiana (aunque Kant temía que el «estado de paz universal» hecho posible por el gobierno mundial sería una amenaza mayor para la libertad humana que el orden internacional hobbesiano, en la medida en que gobierno global se convertiría en «el más horrible de los despotismos»).

Así, Europa vive un «sistema posmoderno» que no se basa en un equilibrio de poder, sino en «el rechazo de la fuerza» y en «reglas de conducta autoimpuestas». Respecto de este «mundo posmoderno», el alto funcionario de la UE , Robert Cooper escribe : «la razón de estado y amoralidad de las teorías de Maquiavelo sobre el arte político … han sido reemplazadas por una conciencia cimentada en los negocios. Internacionales”.

El resultado es paradójico. Estados Unidos ha resuelto imponer para la UE una «paradoja kantiana» de rechazo a la política de la fuerza y al tiempo que garantiza la “seguridad ”, lo que ha hecho que la seguridad europea no sea una tarea prioritaria para el gobierno supranacional de Europa. Los europeos no necesitaban poder para mantener la paz, ni tampoco necesitaban poder para preservarla.

Precisamente por esta paradoja, Trump ha cambiado su política hacia Europa hegemonizada por Alemania; ahora es rival comercial depredador. Ante el surgimiento de China, Estados Unidos se afianza en un mundo hobbesiano donde el «poder» duro es primordial y, por lo tanto, será cada vez más hostil a las narrativas europeas liberales.

Esto es lo que quiero decir: la UE nunca habría nacido sin la ingeniería política secreta de Estados Unidos. Europa se ha basado (y sigue siéndolo) en el principio de la benevolencia sin reservas de los Estados Unidos hacia la UE.

Pero esta premisa clave ya no se cumple: ¿Puede Europa en vísperas de una recesión ser capaz de equilibrarse en el contexto de una guerra comercial entre Estados Unidos y Eurasia?

¿Qué podría predecir una recesión inminente? El péndulo (casi seguramente) cambiará de un extremo al otro, en comparación con la década de 1920. Trump es un seguidor de refinanciación a tasa cero. Pero este giro extremo en la dirección opuesta [las tasas de interés FED cero conducen a un dólar débil, a diferencia de la situación de posguerra] . Incluso es probable que induzca ciclos similares de colapso tóxico al encadenar deuda (de personas y empresas), devaluación competitiva e intentos deflacionarios de exportación.

Una recesión global de gran magnitud podría reiniciar toda esta «máquina de deudas locas» pero esta vez, se vería amplificada por el colapso del precio del petróleo, la caída de los estados de Medio Oriente, etc. Todos con un poco de atención podemos ver que el sistema está loco. Teóricamente, los Estados Unidos podría arreglarlo, pero nunca lo hará.

Estados Unidos ha utilizado el sistema financiero como un arma que nunca cederá pese el estado actual del dólar. La pregunta es si China y Rusia tienen la voluntad política y la capacidad de asumir la tarea de establecer un orden financiero diferente.

¿Por qué Estados Unidos no reparó un sistema desequilibrado durante el período de entreguerras? Porque – nos dice Tooze – el sistema era una mina de oro para los oligarcas que fabrican armas, y Estados Unidos estaba convencido que el siglo 21 sería el “siglo americano”.

Además, antes de la Primera Guerra Mundial, escribe Tooze , la capacidad de los Estados Unidos para actuar se vio obstaculizada por un sistema político ineficiente, un sistema financiero disfuncional y conflictos raciales y laborales de violencia única. «Estados Unidos era sinónimo de sobornos, mala gestión y políticas ambiciosas, así como también de crecimiento, producción y ganancias».

Las dos «guerras mundiales», lo convirtieron en el principal proveedor de armas, pero no mejoraron mucho esta situación. La fortuna y la influencia oligárquicas florecieron. El período de entreguerras vio la intersección de algunos intereses oligárquicos con los del crimen organizado, y en la Segunda Guerra Mundial la mafia italiana apoyó las operaciones militares de los Estados Unidos en Europa, por lo tanto, en su clase política.

En 1916, la producción estadounidense superó a la de todo el Imperio Británico. Noventa y ocho años después, la supremacía de la producción estadounidense (expresada en PPA [paridad del poder adquisitivo]) ha llegado a su fin.

China ha superado a Estados Unidos . ¿Con una política interna confrontada y cada vez más agresiva podrá restablecer el orden financiero, cuando este último se mueve de un extremo a otro, desordenadamente, sancionado y sujeto a impuestos? Es muy probable que Estados Unidos vuelva a centrarse en una visión «conservadora», es decir, hobbesiana, para encontrar un futuro que hoy tiene gravemente extraviado.

Alaistar Crooke, ex diplomático británico

https://observatoriocrisis.com/2019/10/31/la-geopolitica-ante-una-recesion-inminente/