Mittal y sus "Planes"

A un “plan” le sucede otro “plan”: búsqueda de mayores beneficios a costa del deterioro de las condiciones laborales y de reducir empleos

 

Desde que Mittal compro la "empresa", se produjo una aceleración en los “planes”. A un “plan” le sucede otro “plan”, y todos tienen una característica común: la búsqueda de mayores beneficios a costa de lo que sea y quien sea, principalmente a costa de reducir empleos e inversiones. El nuevo “plan” que estamos sufriendo, va precedido de la literatura y la liturgia que sus ejecutivos utilizan para tales situaciones utilizando como altavoces a los medios de comunicación.

El actual “plan”, enmarcado en esa carrera sin final llamada "competitividad", (eufemismo bajo el que pretenden esconder la pérdida de empleos y el deterioro de las condiciones laborales), y la "productividad perdida" son la misma canción de siempre, con la misma letra y el mismo ritmo. Canción que pretenden que nosotros y nosotras bailemos mientras él, el todopoderoso Mittal y sus ejecutivos, se llenan los bolsillos.

Para "rentabilizar", (en La Corriente nunca hablamos de competitividad porque, como muy bien explicaba el economista Martin Seco, “la competitividad es de derechas”), se puede actuar de dos maneras: bien con un proceso de inversión tecnológico continuo, incluidas las inversiones en reposición que permita un proceso productivo más rápido, más fiable que evite los rechazos y con mayor calidad, o reduciendo empleo, lo que ahora llaman "amortización de empleo" que suena más liviano que llamarlo destrucción de empleo. La “cosa” se explica fácil: si tengo diez empleos y elimino cinco y esos cinco hacen el trabajo que antes hacían 10, el ratio de productividad aumenta, los costes disminuyen y los beneficios aumentan.

Si no lo tenías claro, que creemos que sí, los intereses del Patrón y los nuestros son intereses contrapuestos. Él quiere más y más beneficios a costa de menos empleos y peores condiciones salariales y sociales. Nosotras y nosotros queremos más y mejor empleo y mejores condiciones salariales y sociales, vamos lo que tan bien explico Karl Marx y denomino como lucha de clases y que ahora toda una tropa que abarca desde tertulianos, periodistas…… quieren hacernos creer que no existe.

La única razón del “Plan de Largos” es la insaciable avaricia del Patrón Mittal y sus ejecutores. Rechazar, confrontar, oponerse a la destrucción de empleo y defenderlo, es ético, es sensato y es solidario.

¡¡SOLO EL GRUPO PROTEGE!!

Top