El Gobierno aprueba que pueda haber hasta 7.700 soldados en misiones de ocupación en el extranjero

inSurGente.- Es fácil imaginar la respuesta contundente que tendría en la sociedad una decisión de este calibre, si hubiese sido otro gobierno el que aprobara que pueda haber hasta 7.700 valerosos militares en misiones de ocupación en el exterior. Los compromisos con la política de la OTAN y el imperialismo son implacables, y se lleva por delante progresismos y talantes. En la imagen, la minsitra de Defensa Carme Chacón, la constitución, el crucifijo y algunos de sus pares, los ministros del gabinete Zapatero.


Agencias/ insurgente.-

El Ejecutivo no solo eliminará el límite de 3.000 soldados en el exterior aprobado en el 2005 sino que podrá apoyar sus crecientes compromisos internacionales con el imperialismo a más del doble de soldados. La ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció ayer que pedirá al Consejo de Ministros que no renueve el tope con el fin de que, a partir de enero, no haya cortapisas y el Ejecutivo pueda enviar a todos los efectivos que considere necesarios y aprueben las Cortes con el único umbral máximo de la capacidad de despliegue de las Fuerzas Armadas, cifrada en unos 7.700 militares.


Chacón ha reiterado desde que tomó posesión que el tope de 3.000 --que algunos mandos militares no veían con buenos ojos porque opinaban en privado que constreñía su trabajo-- está "obsoleto" puesto que la ley de defensa nacional exige que sea el Parlamento el que fije el límite de cada misión.


Por tanto, a partir de enero, según explicó la ministra en la Comisión de Defensa del Congreso, "el número de soldados estará limitado solamente por la legalidad internacional, la voluntad de los españoles y la capacidad las Fuerzas Armadas". "Serán 1.000, 3.000 o 7.700 militares; eso lo decidirá la sociedad a través de sus representantes en el Parlamento", añadió.


El Ejecutivo siempre ha mantenido que el límite estaba ajustado al tamaño del Ejército. La ministra justificó que ahora pueda desplegar 7.700 militares, teniendo en cuenta las rotaciones, gracias a la "ampliación y modernización" de las Fuerzas Armadas. Esta capacidad permitirá participar en dos escenarios importantes y otros cuatro de menor exigencia, y colocará a España, según subrayó, "en el distinguido grupo de países que alcanzan un 10% de capacidad de empleo de su fuerza operativa". En estos momentos hay tropas españolas en Líbano, Afganistán, Chad, Somalia, Kosovo y Bosnia, presencia que tendrá un coste de 668 millones de euros, un 4% más que en 2007.


La mayor parte de los grupos apoyaron la decisión. Tan solo IU criticó que el Ejecutivo haya decidido pasar de "la modestia a la megalomanía" en su compromisos internacionales. Como Chacón explicó que España se retirará de Chad y es previsible que terminen las misiones de Bosnia y Kosovo, Gaspar Llamazares expresó su temor a que la nueva situación implique un incremento de tropas en Afganistán, misión que rechaza por su "iraquización".



Todos los partidos exigieron al Ejecutivo que les traslade más información o incluso que impulse una reforma del mecanismo por el que el Congreso autoriza la presencia en el exterior para contar con más datos a la hora de tomar decisiones que pueden afectar a la seguridad de los militares. Chacón se mostró receptiva a estas peticiones. El PP le pidió además que solicite una nueva autorización para mantener las tropas en Kosovo, país cuya independencia España no reconoce, o bien ordene su repliegue.

Top