Gasto militar para unidades NBQ del ejército que deberían ir a la sanidad pública y no a alimentar el militarismo

 

Probablemente nunca nos habremos preguntado qué medios tiene la sanidad pública para atender a graves crisis sanitaria provocadas por peligros nucleares, químicos, bacteriológicos o por pandemias de la gravedad de la que ahora atravesamos.

Si recuerdan bien, cuando apareció la famosa crisis del ébola en Africa y se produjeron los primeros casos de españoles infectados por dicha enfermedad, el Estado no contaba con ninguna estructura especializada en la red sanitaria «civil» para atender a esta situación y se tuvo que improvisar la respuesta.


Después de tan evidente falta de medios, se hizo patente la necesidad de contar con un mecanismo de «unidades de aislamiento de alto nivel» para atender a situaciones de similar peligrosidad. De 2014 a la actualidad se han constituido siete (Hospital La Paz-Carlos III de Madrid, Hospital General de la Defensa Gómez Ulla, en el Clínic de Barcelona, en el Hospital de Donosti, en La Fe de Valencia, en el Virgen del Rocío de Sevilla, y en el Virgen de la Candelaria de Canarias).

La primera de estas unidades que se inauguró (octubre de 2015) lo fue en el Hospital General de la Defensa, aprovechando que Defensa, a diferencia de la red «civil» sanitaria, ya contaba con experiencia y unidades para el tratamiento de contaminaciones o enfermedades nucleares, biológicas, químicas y radiológicas (NBQ-R).

¿Por qué Defensa ya contaba con equipos y con una estructura de respuesta al servicio de los militares y la sanidad no? Eso es algo que hasta ahora nadie ha preguntado con ánimo de invertir las prioridades y poner la defensa de la sociedad por encima de la defensa de los militares porque, por paradójico que parezca, los militares en este país (y en todos) están más seguros que los civiles a los que dicen defender y asegurar.

Ahora, con la crisis del Coronavirus, también ha sido el hospital general de la Defensa, Gómez Ulla, el destinado a atender a los «repatriados» españoles desde Wuhan ante la nueva pandemia. ¿Por qué? Muy sencillo, porque esta unidad es «única» en España. Así lo afirma la revista digital «Redacción médica» por si alguien piensa que exagero.

Que sea el Hospital de la Defensa el que cuente con la unidad especializada más importante y mejor dotada de toda la sanidad española habla muy a las claras de las prioridades sanitarias de este lugar y debería ser objeto de revisión. ¿No merecen los civiles un nivel de inversión y cuidados que no implique el agravio comparativo actual? ¿No deberían nuestras rimbombantes autoridades modificar la escala de sus prioridades? Pero esto no pasará mientras una mordaza tácita y pactada entre los partidos políticos se siga negando a meter en cintura el gasto militar abrumador que padecemos o nosotros, los nadie, podamos imponer socialmente nuestras prioridades frente a sus intereses.

Los militares cuentan, además de esta selecta unidad de tratamiento médico, con dos regimientos específicos de tratamiento NBQ compuestos cada uno de ellos de diferentes unidades de reconocimiento, de descontaminación, de toma de muestras de agentes NBQ y de laboratorios. Estos dispositivos cuentan con unidades de transmisiones, mantenimiento, sanidad, tiendas polivalentes, material de aislamiento, etcétera.

Se da la circunstancia de que la rama civil ni de lejos sueña con tener los recursos que acaparan los militares, cuando el riesgo que asume la sociedad es, en primer lugar, muy superior al de los militares y, en segundo lugar, es un riesgo que tiene que ver más con la seguridad humana y con los dispositivos y políticas públicas de salud que con la defensa militar. Pero hacer ver a un político que la seguridad amenazada es la que tiene que ver con nuestra salud, con la destrucción de los ecosistemas, con el nivel de educación, con el trabajo, con el aseguramiento de niveles de suficiencia vital para garantizar la dignidad humana y no con los enemigos líquidos e hipotéticos que obsesionan al militarismo rancio o con los desfiles y pompas con las que se exhiben en apretada fila, es como pretender razonar con un guardia de la porra en estos días aciagos, misión imposible.

Este mimo con lo militar no sólo ocurre en el caso de la sanidad. También, por ejemplo, la Unidad Militar de Emergencias, creada por Zapatero, cuenta con medios muy esplendorosos de los que, sin embargo, las redes contra catástrofes civiles carecen, a pesar de que las necesidades, una vez más, son más civiles que militares (por cierto, la UME no es tan benéfica como dicen. Primero, porque, a pesar de su despliegue de medios, su eficacia y competencia es puesta en entredicho por las unidades civiles que actúan en loas crisis sobre el terreno; y, segundo, porque su función «benéfica» encubre la necesidad constante de «entrenamiento» para su verdadera finalidad militar de estar preparados para la guerra).

Bueno. Todo esto son cosas consabidas. Pero no está de más denunciar este trato y exigir, cada vez que nos dejen, que el dinero destinado a militarismo se emplee para las necesidades sociales y se abandone el favoritismo militarista.

Por casualidad está abierta una licitación del Ministerio de Defensa destinada al tinglado de las unidades NBQ del ejército, por importe de más de ocho millones de euros, para suministrarles repuestos para material móvil, material de acuartelamiento y campamento, NBQ, tiendas polivalentes modulares y equipo individual.

Se trata del expediente 20911190062600, por si alguien tiene la santa paciencia de buscarlo. Por curiosidad, en el anuncio del Ministerio aparece que la licitación es por la suma de 4.132.131,4 aunque indagando en la página que se publica en el Boletín de la Comunidad Europea (referencia 2020/S 039-093560), resulta que el importe es de 8.264.462,8, justo el doble (¿la razón?, porque se les ha olvidado poner en la versión española que el contrato es para dos años, pequeño detalle) y está sujeto a renovaciones automáticas.

¿No debería usarse ese dinero para suministrar material no al militarismo, sino a la sanidad pública? Igual que se pide que el rey emérito entregue ciertos dineros que, al parecer, se ha calzado, para la sanidad, bien podríamos estirar más de la manta y pedir lo mismo respecto a esta licitación del militrismo y tantas otras que, muy a menudo, Defensa va sacando a concurso (cuando no los que negocia de forma directa y a dedo).

No nos queda mucho tiempo. La licitación está abierta hasta el 23 de este mes. Luego vendrá la adjudicación, si antes no somos capaces de cuestionar suficientemente este gasto absurdo y de obligar a un cambio de prioridades que dado lo que está cayendo, aparece como plenamente justificado.

¡El dinero y los recursos para la sanidad, no para el gasto militar ni para pasear militares!

https://www.grupotortuga.com/Gasto-militar-para-unidades-NBQ

Top