Solicitan la concesión del título de “Hijo Predilecto de Asturias”, a titulo postumo, para los guerrilleros antifranquistas Cristino Garcia Granda, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde

 

FAMYR, SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA Y ATENEO OBRERO DE GIJON, PRESENTARA EL  JUEVES 18 de Julio, A LAS 12 HORAS, ENLA JUNTA GENERAL DEL PRINCIPADO Y EN PRESIDENCIA DEL GOBIERNO AUTONOMICO, LA PETICION OFICIAL DE LA CONCESION DEL TITULO DE “HIJO PREDILECTO DE ASTURIAS” para: Vicente Garcia Riestra, Cristino García, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde.

LA PETICION OFICIAL DE LA CONCESION DEL TITULO DE “HIJO PREDILECTO DE ASTURIAS” para: Vicente Garcia Riestra, Cristino García, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde.

 

                                                              

 

            Al amparo de la Ley 4/86, de 15 de mayo, reguladora de los honores  y distinciones del Principado de Asturias la FEDERACION ASTURIANA MEMORIA Y REPUBLICA (FAMYR), SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA Y ATENEO OBRERO DE GIJON,  solicitan la concesión del título de “HIJO PREDILECTO DE ASTURIAS”, a titulo postumo, a los guerrilleros antifranquistas Cristino Garcia Granda, Felipe Matarranz y Juan Antonio Alcalde y la “MEDALLA DE ORO DE ASTURIAS”, a titulo postumo,  para el último superviviente asturiano de los campos de concentración nazis, D. Vicente Garcia Riestra, todo ello con el apoyo de las entidades y personas físicas que han suscrito la campaña que en tal sentido ha llevado a cabo por estas entidades.

 

 

 

Mañana, 18 de julio, a las 12 horas, en la Junta General del Principado, se presentará oficialmente dicha propuesta, citando a los medios de comunicación, y personas interesadas en conocer la misma, para explicarles a fondo tal situación.

 

 

 

            Para cualquier información adicional pueden contactar con nuestra entidad a través de los emails  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o al tfno 619 08 19 24 (Juan Cigarría, Presidente de FAMYR).

 

 

 

FEDERACION ASTURIANA MEMORIA Y REPUBLICA (FAMYR).     

 

 

 

SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA

 

 

 

ATENEO OBRERO DE GIJON

 

 

 

 

 

 

 

                               

Indicamos breve reseña biográfica de los propuestos:

 

1.      José Antonio Alonso Alcalde, Comandante Robert

Nace el 14 de abril de 1919 en el barrio de Fradera, en El Entrego. En 1923, a los cuatro años de edad, deja junto con sus padres El Entrego con destino a Cataluña en busca de una mejor situación económica. En Tarragona le sorprende el alzamiento y el comienzo de la Guerra Civil Española y tras un tiempo de participación en las movilizaciones a través de las diferentes milicias que organiza el Gobierno de la República cruza la frontera a Francia en 1939, es ingresado en el campo de concentración francés de Septfonds donde participa, por obligación, en los batallones de trabajo surgidos a partir de la puesta en marcha del Servicio de Trabajo Obligatorio, en labores de fortificación de la Línea Maginot hasta la caída de Francia, momento en que huye hacia al sur del país.

 

Se integra en la Resistencia en la zona del Ariege. En 1942 se incorpora al XIV Cuerpo de Guerrilleros y a primeros de octubre del año siguiente, este entreguín, que militaba en el Partido Comunista y pertenecía a un grupo de saboteadores polacos y españoles en Saint-Étienne, es detenido tras sorprenderle con unas octavillas. Le suben a un autobús con otros detenidos, pero logra fugarse y evitar el campo de concentración nazi de Mauthausen.



A partir de ahí, José Antonio se integra en la Resistencia enviado por el partido. Así en el departamento de Ariège, en la región del Mediodía-Pirineos, vuelve a combatir y lo hace en una brigada compuesta por tan sólo siete guerrilleros españoles. Es entonces cuando con la ayuda de sus compañeros da un golpe en una pequeña caja postal de la ciudad de Lavelanet, de donde regresa con un gran botín para entonces, 335.000 francos, que entrega a la organización. Más tarde es nombrado jefe del Estado Mayor de la Tercera Brigada de Guerilleros Españoles, formada al final de la contienda por algo más de 300 guerrilleros, que lucharon denodadamente contra la ocupación alemana hasta la liberación del país.



Uno de los hechos de armas más sobresalientes que protagonizan es la toma de la ciudad de Foix el 23 de agosto de 1944, y el posterior apresamiento de una columna de 1.350 soldados, entre los que había mongoles y turquestanos que se habían pasado a los alemanes. La guarnición alemana opta por rendirse tras cuatro horas de duros combates. Además participa en los combates de Rimont-Prayols y Castelnau-Durban, con lo que se logra la completa liberación del departamento de Ariège.



La última participación en combate de este asturiano –residente en Bon-Encontre, cerca de Agen– tiene lugar en la frustrada invasión del valle de Arán (Cataluña) en 1944, respondiendo al deseo de sus exiliados dirigentes que, desconocedores de España, creían posible en este país un movimiento como el que había liberado Francia. Caballero y Oficial de Legión de Honor de Francia, Caballero de la Legión de la República Polaca, Medalla de Lealtad a la República Española, Roseta del Primer Orden Nacional francés o ciudadano de Honor de la ciudad francesa de Foix son algunas de las máximas distinciones recibidas por José Antonio.

En Asturias, FAMYR y Age  inauguraron un Parque en su nombre en Gijón el 14 de abril de 2013, día de su cumpleaños, en cuya inauguración dio su última intervención en Asturias. Ningún representante de la administración acudió al acto.



El pasado 15 de junio de 2014 el presidente del senado francés Monsieur Jean Pierre Bell le hizo entrega de la Orden  del Mérito Nacional por su heroico papel en la liberación de la ciudad de Foix, capital del departamento del Ariege.  



Fallecido el 19 de diciembre de 2015 en Francia.  


 

 

 

 

2.      Felipe Matarranz, Comandante Lobo

Hijo de Felipe y de Ángeles, nació el 2 de septiembre de 1915 en La Franca, Ribadedeva. Su padre fue minero en Somorrostro (Vizcaya), de donde tuvo que marcharse por las huelgas de 1917, trasladándose a Mieres (Asturias), donde trabajó en las minas de carbón. También se vio obligado a dejar tierras mierenses y refugiarse en una finca de Torrelavega, dedicándose a partir de entonces a la agricultura.



Felipe Matarranz González cursó estudios primarios y tres años en la Escuela de Artes y Oficios de Torrelavega. A los 14 años, ingresó en un colectivo de izquierdas conocido como Pioneros y más tarde pasó a la Juventud Comunista y el Socorro Rojo Internacional. En estas fechas comenzó a difundir periódicos y folletos que propagaban su ideología. Participó en varias huelgas del ramo de la madera, perteneciendo a su comité de huelga. Profesionalmente, era su trabajo el de ebanista-tallista.



Durante el Bienio Negro (octubre de 1934 a febrero de 1936) fue ya perseguido, siendo detenido en varias ocasiones por sus actuaciones antifascistas. El 17 de julio de 1936, al tener conocimiento de la rebelión fascista en África contra la República, ocupó el edificio del Ayuntamiento de Torrelavega con un grupo de la Juventud Socialista Unificada. Al día siguiente se incorporó a las milicias populares, siendo elegido jefe de su grupo.



Participó en batallas contra las fuerzas fascistas en El Escudo, Piedras Luengas, San Glorio, Potes, etc. Contribuyó al esfuerzo popular para detener el avance fascista en el cuartel de Simancas (Gijón) y en La Argañosa (barrio de Oviedo), donde resultó herido. También participó en la toma de los cuarteles de Loyola (San Sebastián) y en la batalla de Irún. El 23 de septiembre de 1936 marchó con un batallón de voluntarios al frente del puerto de Los Tornos (Cantabria). Iba equipado con fusiles mejicanos nuevos, los primeros que llegaron al frente republicano del Norte. El 10 de octubre, entró en combate y fue herido gravemente de un balazo que le entró por la ingle con salida por los riñones. Salió en el orden del día, propuesto para sargento, por haber tomado, en compañía de tres milicianos, una posición llamada Las Cabañas de Noceco. El 28 de noviembre de 1936, solicitó el alta voluntaria y regresó al frente. Participó en los combates del 2 y 6 de diciembre de 1936 por la conquista de la posición de La Cabra, sufriendo su batallón gran cantidad de bajas.



Posteriormente fue destinado al frente de Burgos, donde tomó parte en varias infiltraciones tras el frente enemigo, en las que se volaron vías y puentes. El 1 de mayo de 1937 participó en los combates de Cilleruelo de Bricia, conquistando la posición de Somarriba de Quintanilla de Rucandio. Igualmente, intervino en los combates para la conquista de Espinosa de Bricia (4, 5 y 6 de mayo de 1937) y salió en el orden del día propuesto para teniente por los méritos de guerra. El 4 de agosto de 1937 comenzó la ofensiva facciosa contra Santander. Encontrándose en el principal punto de ataque, en el puerto de Carrales (carretera Santander-Burgos), tuvo que soportar el cañoneo y el bombardeo durante 15 días. Al no poder resistir tal masa de fuego, las fuerzas populares se retiraron del Castro de Bricia después de haber luchado ininterrumpidamente durante tres días y tres noches. De 130 hombres sólo quedaron 12, que lograron retirarse atravesando el campo enemigo al amparo de la noche.

Siguió combatiendo en Bárcena de Pie de Concha, Alceda, Ontaneda, Fuente Viesgo y Las Presillas, donde, acorralado por los tanques italianos, cayó prisionero. Logró luego escapar tirándose por un precipicio y sufriendo un tiroteo. No pudo pasar a Asturias y se retiró a tierras cántabras, donde cayó nuevamente prisionero. El 6 de septiembre de 1937 escapó de nuevo y después de andar un centenar de kilómetros logró llegar a Asturias. Matarranz participó en combates de El Mazuco, formando parte de la Brigada Montañesa. Al llegar a perderse la posición, le hicieron otra vez prisionero y de nuevo consiguió escapar y llegar a Santander.



En diciembre de 1937, fue detenido en Torrelavega por los fascistas, padeciendo las más brutales torturas. El 30 de diciembre de 1937 fue sometido a Consejo de Guerra y condenado muerte por «auxilio a la rebelión». Cuando llevaba un año condenado a muerte, se le llevó de nuevo al cuartel de la Guardia Civil para infligirle nuevas y dolorosas torturas. El 18 de octubre de 1939 fue nuevamente condenado a muerte. Poco después sería indultado, quedándose la pena reducida a 30 años de cadena perpetua, de la que se libró en julio de 1942 por medio de un nuevo indulto, gracias a los esfuerzos de sus padres para que se enviaran informes favorables de su hijo.



A cambio de su libertad, Matarranz fue recluido en La Franca. Pero incluso desde allí continuó en contacto con el Partido Comunista de España (PCE) y con las guerrillas, concentrándose entonces su lucha en distribuir panfletos propagandísticos y servir de enlace entre los comités provinciales de Santander y Asturias con los guerrilleros.



En 1943 cayó en una redada, y no teniendo contacto con el PCE, formó el Comité Provincial de Santander. Luego tomó contacto con la guerrilla astur-montañesa, de la que fue su responsable político. Durante cuatro años sorteó el peligro clandestino en el monte y en el llano. El 25 de noviembre de 1946 fue sorprendido en una reunión con otros guerrilleros, saliendo a tiro limpio y dejando atrás a un compañero muerto y otro herido. Le capturaron al día siguiente, después de habérsele agotado toda la munición que tenía. De nuevo fue torturado y estuvo incomunicado cuatro meses, siendo sometido a 22 diligencias. Juzgado por Consejo de Guerra Sumarísimo, fue condenado a seis años de prisión, siendo confinado en el famoso penal de Burgos como hombre peligroso para la patria.



En julio de 1952 salió en libertad condicional, tomó contacto con el PCE y continuó trabajando en la clandestinidad hasta la legalización del partido en 1977. Felipe Matarranz, El Lobo —nombre que se le acuñó en un pasaporte falangista falso: José Lobo—, trabajó como encargado en la empresa Dragados y Construcciones, a la que se incorporó en 1960, ascendiendo a encargado general.



Tras jubilarse, regresó a su pueblo natal de La Franca, ingresando posteriormente, ya a avanzada edad, en una residencia de Colombres. En 1987, Matarranz publicó en Cuba con éxito su biografía, bajo el título Manuscrito de un superviviente. También es autor del libro Hay muchos Cristos, editado en Francia en 2004, donde narra sus vivencias en el bando antifranquista durante la guerra civil y la posterior dictadura, con el propósito de que se oyese la voz de los perdedores tanto tiempo ahogada, de recordar el rostro horroroso del franquismo, de denunciar falsedades históricas y de que las nuevas generaciones no se olvidasen de la lucha que sus antepasados libraron. 



Fallecido el 23 de mayo de 2015 en Colombres.  

 

 

 

 

 

3.      Cristino García Granda

Nacido en Ferrero, una pedanía asturiana del concejo de Gozón, residiendo más tarde en el de Castrillón. En 1936 trabajaba como fogonero en el buque Luis Adaro, encontrándose en Sevilla en el momento de la sublevación militar que inicia la Guerra Civil. La tripulación del barco se amotinó, se hizo con el mando y dirigió su rumbo hacia Gijón en zona republicana.



Durante la guerra civil participó activamente en diferentes combates alcanzado por sus méritos el grado de teniente en el XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero. En 1939, tras finalizar la contienda, se exilió a Francia donde fue internado en un campo de concentración.

Durante la segunda guerra mundial participaría en la Resistencia francesa al frente de la 158.ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, con el grado de teniente coronel. Dentro de sus diferentes actos en época de guerra se pueden destacar la liberación de presos políticos en Nimes, la toma de Foix, la Bataille de la Madeleine, así como diferentes emboscadas a las tropas alemanas, sabotajes y destrucción de campos minados.



Durante su última incursión, él y 28 compañeros más 27 republicanos españoles y 2 franceses, se hicieron con cañones y blindados y un total de 1.400 prisioneros alemanes que se dirigían a París para enfrentarse a las tropas del general Leclerc y su 2.ª División blindada. Sus proezas son de tal grado que Francia le concede el grado de Héroe Nacional de Francia. En 1944 se integra dentro de los guerrilleros españoles cruzando el Pirineo. Santiago Carrillo se reúne con ellos para reorganizar el PCE y mandar el asesinato de un compañero de partido. Cristino se niega en redondo.



En la primavera de 1945, a partir de la detención y fusilamiento en Madrid de José Vitini y sus compañeros de los cazadores de la ciudad, se dirige a la capital a crear y organizar el Centro General de Resistencia y la Agrupación Guerrillera de la Zona Centro. Tras varios enfrentamientos y golpes contra intereses franquistas, el 18 de octubre de 1945 fue apresado por la policía de Franco.



El 22 de enero de 1946 durante el juicio se define como patriota antifascista con las siguientes palabras: «Sé bien lo que me espera, pero declaro con orgullo que cien vidas que tuviera las pondría al servicio de la causa de mi pueblo y de mi patria […] El fiscal nos llama bandoleros. No lo somos. Bandoleros son quienes nos acusan, quienes martirizan y matan de hambre al pueblo. Nosotros somos la vanguardia de la lucha el pueblo por la libertad. este juicio es una farsa en la que se nos acusa de delitos que no hemos cometido. Pero tenéis prisa por deshaceros de nosotros. No queréis que el mundo vea nuestros cuerpos martirizados. Queréis ensuciar con este juicio el glorioso movimiento guerrillero»



El 9 de febrero de 1946 se le condenó a muerte, junto a nueve de sus compañeros, tras un consejo de guerra sumarísimo. Este hecho generó un gran revuelo político en diferentes países, sobre todo en Francia, cuyo Ministro de Interior interpeló ante la ONU por su liberación. Mientras, Charles de Gaulle (por entonces presidente de la República Francesa) por su simpatía hacia Franco, no hizo nada para parar el asesinato por el temor a los «rojos».



En la madrugada del 21 de febrero de 1946 se cumple la sentencia y es fusilado en las tapias del cementerio municipal de Carabanchel Bajo, donde fue enterrado. La más llamativa fue la declaración suscrita por unanimidad por la Asamblea Nacional Constituyente, donde se afirma que los guerrilleros fueron fusilados por el odio a la libertad que habían defendido en Francia, y se invita al Gobierno a romper con el régimen de Franco: “La Asamblea traduce la protesta de la conciencia francesa ante esta nueva aplicación de métodos de represión condenados por el mundo civilizado

 

 

 

 

 

4.      Vicente García Riestra

(La Pola Siero. Asturias 1925 – Trèlissac, Dordoña, Francia 2019) Último superviviente de origen español del campo de concentración nazi de Buchenwald, Alemania.



Un ejemplo de coherencia ética y ciudadanía

Vicente García Riestra, «nuestro abuelo del pijama a rayas», como se refirieron a él los periódicos, trascendió su condición de víctima de familia represaliada, de exiliado, de deportado a los campos de concentración nazis, para asumir el papel de transmisor de la memoria en el sentido que el filósofo alemán de origen judío Theodor Adorno llamó «nuevo imperativo categórico», según el cual, los supervivientes de la muerte en los suplicios hitlerianos, sólo tenían un deber: «pensar y actuar de modo que Auschwitz no se repita, que no ocurra nada parecido (…) actuar para que lo atroz no se reproduzca ni caiga en el olvido, asegurar la unión con quienes han muerto en tormentos indecibles». Y para que así fuera, Vicente optó en cada una de las circunstancias extremas en las que le puso la vida, por la respuesta superior y virtuosa formada en el compromiso, la conciencia y el perdón.



A Vicente García Riestra le quitaron todo. La guerra le arrancó la infancia y la posibilidad de estudiar. Le arrebataron a buena parte de su familia: padre fusilado, hermano asesinado y otros dos hermanos penados y desterrados. Le quitaron la casa y todos sus recuerdos y con 13 años le convirtieron en un niño refugiado en Torrent Bo, Barcelona, a la que llegó, huyendo en un barco inglés desde el puerto de Gijón en 1937.



Esos momentos forjan el carácter de una persona: en diciembre del 2018 se recuperó en Nueva York, en los archivos de  la asociación «Friends of the Spanish Democracy» que apadrinaba refugiados de la guerra, una carta manuscrita que Vicente había escrito en 1938. En ella daba las gracias por lo que le habían hecho llegar sus padrinos y por todo lo que tenía: comida, ropa y buen trato. En esas palabras ya enseñaba los rasgos fundamentales que lo definirán para siempre: ausencia de ira o deseo de venganza, humildad y agradecimiento y también toda la esperanza que cabe en un niño de su edad que ambiciona estudiar y llegar a ser «chofer».



En 1939, con la entrada de las tropas franquistas en Barcelona, solo, se une a la desbandada que quiere llegar a Francia. En plena travesía de Los Pirineos es herido en una pierna por la Legión Cóndor que ametralla las columnas de refugiados. Evacuado al Hospital de Le Mans, consigue contactar con el resto de su familia que había llegado a la Dordoña. Y Vicente, aún niño, vuelve a responder dispuesto, ayudando al sustento familiar en cualquier labor agrícola allí donde le llaman. Pero la conciencia y su espíritu inquieto y vital le piden más.



Tras descubrir el destino aciago de su familia en Asturias, su reacción ante la ocupación alemana es unirse a la Resistencia: enfrentarse al mal que supone el nazismo. Se incorpora como enlace al grupo de maquis de su región, hasta que el 21 de diciembre de 1943 es detenido junto con todos sus camaradas. Entonces pasa a manos de la Gestapo y es sometido a torturas que le dejan secuelas permanentes. En el interrogatorio se acoge a la memoria del padre para no rendirse. Como resultado de la detención es enviado a morir como mano de obra esclava al campo de concentración de Buchenwald dentro de la operación «Espuma de mar», diseñada para acabar con la resistencia en la Francia ocupada. En el campo le vuelven a quitar todo: su pelo, sus escasas pertenencias, cualquier recuerdo y lo peor de todo: su nombre, su identidad: pretenden negarle la simple condición humana.



Le asignan como él decía «su número de matrícula», el 42.553, y un uniforme a rayas con un triángulo rojo con la «s» de Spaniar, pero Vicente otra vez de la mano de la conciencia de enfrentarse al mal totalitario pasa a colaborar con la resistencia interna del campo y llega a ceder su comida una vez a la semana para ayudar a otros más necesitados. En los momentos finales del cautiverio participa en la autoliberación del campo el 11 de abril de 1945. Con 28 kilos y tras quince meses de cautiverio, recibe de pie, a los americanos a las puertas. Por fin, el 25 de mayo regresa a Francia, a Caduin en la Dordoña, donde residirá como apátrida y refugiado desde que España, a través del decreto de Serrano Suñer de 1940 le quitara la nacionalidad, y retoma su lugar en la vida civil en el ámbito de la construcción hasta su jubilación. Sin embargo, la experiencia en el infierno en los campos permanece en él.



Durante 60 años calla su testimonio por miedo a la incomprensión, por proteger de nuevo a su familia de la memoria de ese punto final que supuso el apocalipsis de la deportación y el exterminio. Hasta sus últimos días, confesó, seguía despertando con la pesadilla de seguir en Buchenwald. Vicente rompió su silencio con la irrupción del «negacionismo» y la sombra del pensamiento totalitario en Europa que le hicieron conjurar sus miedos y consagrarse al deber superior de explicar a los más jóvenes qué fue la barbarie nazi.  Y lo hace como superviviente y testigo dando su voz a aquellos «que ya no están y que nunca pudieron hablar».

Desde el año 2007 da charlas a escolares: «Todo lo que hago es para ellos, para que sepan, para que nunca más se repita.», repetía. Y esta es la virtud esencial de Vicente García Riestra: asumir con abnegación y sentido crítico la labor de ser el último hilo de luz que nos une a la memoria y padecimientos de tantísimos hombres y mujeres buenos de los que nunca sabremos nada, silenciados por su defensa de la libertad y de sus ideas.



En el comportamiento ejemplar de Vicente García Riestra reconocernos los mejores valores que deseamos para nuestra sociedad. La República Francesa así lo hizo, ofreciéndole la nacionalidad tras treinta y seis años de ser apátrida y honrándole con las más altas condecoraciones del estado incluida la Legión de Honor en 2018.



García Riestra nunca cesó en reclamar la injusticia permanente que supuso para tantos como él, el ser privados de la nacionalidad española que no hacía más que subrayar el abandono institucional que todos los exiliados españoles padecieron. Siempre recordaba con tristeza contenida cómo en la liberación de los campos: «las delegaciones de países iban llegando, atendiendo y llevándose a sus nacionales, menos a nosotros.



Nunca vino nadie por nosotros.» Quedará en la memoria de los asistimos a sus funerales de estado, el respeto inmenso, el cariño de sus vecinos, amigos y camaradas y el honor rendido por una multitud de banderas de la república que lo reconoce como héroe.



Hemos perdido a Vicente García Riestra, pero nos deja, para las generaciones futuras, el referente de su comportamiento y testimonio al que nos debemos.  El poeta francés Paul Éluard escribió – «si el eco de sus voces se debilita, pereceremos». Nos corresponde ahora a nosotros hacer que su voz clara prevalezca.


 

[Mensaje recortado]  Ver todo el mensaje

Top