La gran corrupción: “Puerto Franco” (I/II)

...sobre las actividades abusivas o ilícitas de la familia del dictador Francisco Franco hasta 1976.

...Felipe González, Guerra..., Pujol,...

 

Presentación de “PUERTO FRANCO”, de José Luis de Vilallonga

 

Luis Castro Berrojo
Historiador. Investigador e impulsor del movimiento memorialista. De sus obras destacan: “Burgos. La capital de la Cruzada” (Crítica, 2006) . “Héroes y caídos. Políticas de la memoria en la España Contemporánea” (Catarata, 2008).“La bomba española. La energía nuclear en la Transición” (2015)

 

Ofrecemos la traducción anotada de un extenso reportaje de José Luis de Vilallonga (1920-2007)  [1] sobre las actividades abusivas o ilícitas de la familia del dictador Francisco Franco hasta 1976. Aunque en su momento suscitó cierto interés y escándalo mediático, se trata de una pieza sumida en el olvido desde entonces y si ahora la rescatamos no es tanto por su profundidad, sino por su viveza de estilo y su cualidad de documento pionero en los estudios sobre la corrupción en España, a los que haremos breve referencia en la introducción, que pretende contextualizar el reportaje.

INTRODUCCIÓN
-I-

En mayo de 1976 un tribunal de París condenó a José Luis de Vilallonga y a la revista Lui a 1.500 francos de multa por difamación de Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde y yerno de Franco, quien hubo de recibir un franco como indemnización simbólica. El origen del asunto estuvo en una entrevista de Vilallonga con Santiago Carrillo, secretario general del PCE, en mayo de 1975, en la cual se pasaba revista a la situación política española, que entonces enfilaba los primeros pasos de la transición democrática. En ella, Vilallonga indicaba que Villaverde era uno de los personajes del régimen franquista que, en la nueva situación política, debería dar cuentas por sus delitos. Pero, tras la denuncia,  incapaz de aportar testigos o datos que sustentaran su acusación, perdió el juicio mencionado[2].

Sin embargo, Vilallonga se tomó la revancha publicando el extenso reportaje que aquí ofrecemos, dando pelos y señales sobre la “escandalosa“ fortuna de Villaverde y de otros miembros señalados de la familia de Franco (Carmen Polo, los hermanos Nicolás y Pilar Franco, el cuñado Ramón Serrano, algunos primos, …“el clan Franco”, como les denomina, siguiendo al historiador francés Max Gallo). En el escrito predominan la invectiva y las denuncias de trazo grueso, incluso rozando lo calumnioso[3], que muestran cierta inquina hacia los aludidos, sin duda propia del señorito noble que mira con desprecio a los que considera meros parvenus sin méritos ni maneras. A la vez, está claro que Vilallonga respira por la herida causada por la mencionada condena.

 

Seguir leyendo...

Top