Las nuevas tecnologías y los fundamentos del Ciber-comunismo

Paul Cockshott, científico informático y economista. Profesor de la Universidad de Glasgow, Escocia

En este artículo explico de manera esquemática los fundamentos de una sociedad comunista en la era de la cibernética y de los superordenadores .  

El análisis parte de  las siguientes tesis:

  • La imposibilidad de avanzar hacia el comunismo llevó al socialismo del siglo XX a una crisis de modelo.
  • Para construir el comunismo se requiere un nivel determinado de desarrollo tecnológico.
  • Este desarrollo tecnológico sólo se alcanzó a finales del siglo XX.
  • Sin embargo, este problema de adecuación técnica no puede entenderse sólo en términos humanistas de «abundancia».

Antes de abordar los conceptos erróneos sobre el comunismo que llevaron, en particular, a la crisis de la Unión Soviética analizaré las etapas de transición que la economía necesita para construir una sociedad comunista.

¿Qué es un modo de producción?

¿Es el socialismo un modo de producción? La explicación convencional, definida en la época de Stalin, es que un modo de producción es la suma de las fuerzas productivas más las relaciones de producción:

Modo de producción = fuerzas productivas + relaciones de producción

Stalin lo resumió de esta manera : “las fuerzas productivas son sólo un aspecto del modo de producción, un aspecto que expresa la relación del hombre con los objetos y los recursos naturales que se utilizan para la producción de valores materiales. Otro aspecto del modo de producción, es la relación de los hombres entre sí en el proceso de producción»

Esta fue la explicación que dio la ortodoxia, Creo que estaba errada.

Según Marx  el concepto “modo de producción” o “modo de producción de la vida material” condiciona la vida social y política de toda la sociedad . Para él las relaciones de producción son independientes de la voluntad humana y están definidas por una etapa determinada del desarrollo de las fuerzas productivas.

“En la producción social de su existencia, los hombres entran inevitablemente en relaciones definidas con anterioridad , que son independientes de su voluntad, es decir, en relaciones de producción ajustadas a una etapa dada en el desarrollo de las fuerzas materiales de producción. La totalidad de estas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, el fundamento real sobre el que surge una superestructura jurídica y política y al que corresponden formas definidas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso general de la vida social, política e intelectual[12].

Marx escribió este texto diez años antes de su conocida frase: “El molino es a la sociedad feudal, lo que la máquina a vapor es a la sociedad capitalista”. [11]

Para Marx el desarrollo del modo de producción capitalista necesitó del desarrollo tecnológico de las maquinarias ( en su primera etapa, la máquina a  vapor).

Por tanto la concepción marxista del modo de producción nos obliga a preguntarnos  ¿ acaso el socialismo soviético no se caracterizó también por la producción por medio de maquinarias modernas ?

Recordemos que en su momento Lenin propuso la siguiente ecuación para sintetizar el socialismo : poder soviético + electrificación= socialismo

Dado que la diferencia entre la energía a vapor y la energía eléctrica es definitivamente secundaria (sabemos que las economías capitalistas también usan la electricidad) el punto importante es que en este asunto el capitalismo y el socialismo compartieron en la práctica el mismo modo de producción.

Esta observación esta resumida en estas dos ecuaciones:

Modo de producción capitalista = industria de maquinarias motorizadas.

Modo de producción socialista = industria de maquinarias eléctricas.

Esto significa, que a fin de cuentas , el modo de producción socialista fue un “subconjunto” de un modo de producción basado en maquinarias que funcionan con electricidad. De hecho el primer plan quinquenal de la URSS (GOSPLAN)  fue una programa integral de electrificación del país.

A partir de esto podemos concluir que el socialismo soviético y el capitalismo se diferenciaron no tanto en el modo de producción sino en las relaciones sociales de producción.

Relaciones de producción capitalista

  • Producción de materias primas y bienes de consumo +
  • Propiedad privada +
  • Mano de obra asalariada +
  • Anarquía de mercado

Relaciones de producción socialista

  • Forma de mercancía para los bienes de consumo +
  • Propiedad pública +
  • Mano de obra asalariada +
  • Planificación

Las diferencias son importantes. En primer lugar, la economía socialista sustituye la propiedad privada por la pública.

En segundo lugar, las relaciones de producción socialistas restringen la forma mercancía, ya que en el sector más importante de la economía, el área pública los bienes se intercambian de una fábrica estatal a otra fabrica estatal. Esto significa que no hay cambio en propiedad para estos bienes, por tanto no son mercancías.

Y tercero, el socialismo reemplaza el mercado anárquico por la planificación.

Todas estas importantes diferencias se dan en las relaciones de producción, pero no en el modo de producción.

La concepción de Marx

En la Crítica del Programa de Gotha, Marx propone un proceso de transición al comunismo en tres etapas.

  • Capitalismo
  • Primera etapa del comunismo: No hay mercancías ni dinero, no hay propietarios privados. Los salarios se sufragan con “tarjetas de pago” según el trabajo realizado. Los servicios públicos se financian con un impuesto sobre la renta al trabajo.
  • Segunda etapa del comunismo : Pago según la necesidad, las familias numerosas, etc. obtienen mayores ingresos.

Importante : Nótese que incluso en la primera etapa Marx asume la abolición del dinero.

Contrariamente a la teoría difundida originalmente por Bujarin[1] – Marx no  menciona la idea de que los bienes se distribuirán gratuitamente en una sociedad comunista. La distribución según la necesidad se basa en una evaluación objetiva de la necesidad , por ejemplo la atención sanitaria debe estar disponible gratuitamente para todos, pero la cirugía estética -no.

Ahora bien, comparemos este esquema con el modelo de la ortodoxia soviética cimentado en los textos de Bujarin y de Stalin[18]. De nuevo tenemos un modelo de 3 etapas

  • Capitalismo
  • Socialismo: Se mantienen el dinero y la comercialización de los productos básicos. El pago de los salarios se hace de acuerdo con el trabajo realizado Hay propiedad estatal y propiedad cooperativa. No hay impuesto sobre la renta. Los impuestos indirectos sobre las ventas constituyen el  principal ingreso del estado.
  • Comunismo: Se sustituye la comercialización de productos básicos por el trueque. Hay distribución gratuita de los bienes. Predomina totalmente la propiedad pública.

Las diferencias son reveladoras. Los soviéticos identificaron la primera etapa del comunismo con algo mucho menos radical: el socialismo. Olvidaron que en el Manifiesto Comunista, Marx y Engels dedicaron un capítulo entero a explicar en que se diferenciaban los comunistas de los socialistas

El socialismo de la URSS fue teorizado en 1902, por el todavía revolucionario Karl Kautsky . Pero Kautsky había tergiversado a Marx al pretender establecer una economía monetaria socialista.

¿Por qué la URSS no construyó el comunismo?

Según el programa del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) de 1960 la sociedad soviética “se acerca a una etapa en la que se podrá  introducir el principio de distribución según las necesidades, de esta manera se promoverá una transición gradual a una sociedad comunista. La construcción de la sociedad comunista se realizará en el período siguiente al cumplimiento de este programa…”

En 1960 la URSS era todavía muy ambiciosa. Tenía una agenda cuyo propósito era superar a los Estados Unidos… y de hecho en muchas industrias claves este objetivo se logró. Los gobernantes de la Unión Soviética concebían la transición al comunismo en términos de cantidad de producción y no como un cambio radical en las relaciones sociales.

El desarrollo técnico más importante para los soviéticos seguía siendo la electrificación. Creían que la electrificación era el eje central del desarrollo tecnológico moderno y  de la construcción de una sociedad comunista. Por tanto, le dieron prioridad integral a la producción de energía eléctrica. Esto último explica porque no prestaran demasiada atención a las tecnologías de la información como un medio que podría facilitar la transición al comunismo.

¿Qué tan bien lo hicieron en realidad?

La tabla 1 muestra que en el objetivo clave – la electrificación- la URSS lo estaba haciendo mejor que los principales países capitalistas europeos.

Tabla 1: Comparación del poder disponible para diferentes economías convertidas en equivalentes de esfuerzo laboral humano por cabeza de población. Se supone que un trabajador manual podría hacer 216 KWh por año de trabajo.

  Año Gwh trabajo humano
      equiv por cabeza
China 2014 5665000 19,2
Reino Unido 2014 4331000 63,1
UE 2014 3166000 19,7
URSS 1990 1728000 27,3
URSS 1940 48000 1,2
URSS 1931 8800 0,3
Rusia 1913 1300 0.0
GB 2014 338000 24,8
GB 1907 61320 7.3

Ahora pero qué pasaba con la producción de alimentos

¿Qué tan bien lo logró la URSS en este campo?

Al parecer bastante bien, según lo demuestran las estadísticas.

Tabla 2: Comparación de la producción anual per cápita de los principales alimentos proteicos de la Unión Soviética con la del Reino Unido, Brasil y Estados Unidos. Nótese que para todas las categorías la última URSS tenía mejores cifras.

  Año Carne Leche Huevos
    Kg Kg Unidades
URSS 1988 69 375 299
Brasil 1988 49 96 163
Reino Unido 1988 55 265 201
Estados Unidos 1988 58    
Estados Unidos 1990     236
Estados Unidos 1995   259  

En la era de Kruschev se había asumido  que el comunismo se conquistaría a través  de un crecimiento continuo y exponencial. Pero, un crecimiento exponencial no era en absoluto realista y  el crecimiento soviético se ralentizó.

En ninguna sociedad el crecimiento real puede ser exponencial por mucho tiempo, inevitablemente comienza a desacelerarse. El crecimiento real tiende a seguir una curva logística como ésta.

¿Es suficiente el crecimiento económico para transitar al comunismo?

En el programa del PCUS se afirmaba: “bajo el comunismo no habrá clases y desaparecerán las diferencias socioeconómicas y culturales en las condiciones de vida tanto en el campo como en la ciudad. En el campo se elevará el desarrollo de las fuerzas productivas, de la naturaleza del trabajo, de las relaciones de producción, de las condiciones de vida y del bienestar de la población. (Programa PCUS 1960)”

A pesar de esta declaración de buenas intenciones, el programa del PCUS no establecía ninguna medida concreta para abolir las clases o abolir el dinero.

Jruschov había minimizado la importancia de las relaciones sociales de producción. Y cuando aparecieron las primeras señales que hacían imposible un crecimiento continúo la población soviética creyó ver en este fenómeno un fracaso del comunismo.

El problema estaba alojado en otro aspecto de la vida de la sociedad . El cambio social y cultural no estaba en el centro de la actividad política de la URRS.

A finales de la década de 1980, los soviéticos sintieron que no se avanzaba lo suficiente y que el Partido no era capaz de inspirarlos  moralmente, entonces el Partido (PCUS) no pudo resistir las presiones de la ideología mercantil capitalista, que se había colado en medio del modo de producción.

Los teóricos burgueses y el comunismo

A partir de la caída de la Unión Soviética el mundo ha vivido una etapa del capitalismo denominada habitualmente llamada neoliberalismo  Dos de sus principales teóricos son los austriacos Ludwig Von Mises y Friedrich Hayek

Este son las principales objeciones económicas que hicieron a Marx:

Ludwig Von-Mises – El cálculo en términos de tiempo de trabajo resulta poco práctico y casi imposible debido a los millones de ecuaciones que habría que resolver.

Friedrich Hayek – El mercado es un sistema que intercambia información desperdigada. Sólo el mercado puede resolver el problema de la información dispersa.

Había algo de verdad – aunque condicionada por la ideología capitalista- en esas afirmaciones.

El socialismo de la Unión Soviética estuvo maniatado por las limitaciones tecnológicas de su tiempo. En esa época no se contaba con la tecnología para superar las objeciones que hicieron Von Mises y Hayek .

En los años 60 para calcular el tiempo de trabajo empleado en la producción de un bien se requería realizar millones de ecuaciones. Y los ordenadores de esos años no eran lo suficientemente potentes para cumplir con esa tarea . Esto afectó negativamente al socialismo soviético.

Conclusión :

El dinero fue necesario para el cálculo económico, incluso en el sector planificado. La planificación exigió la fijación de objetivos monetarios.

Todavía se necesitaba dinero para el pago de los salarios. Pero el pago en dinero en efectivo llevó al mercado negro, a la corrupción y a una fuerte presión para restaurar las relaciones sociales capitalistas.

En 1960 la sociedad comunista todavía no era posible.  No había un desarrollo suficiente de las tecnologías que procesan la información para solventaran el calculo y la planificación.

5 desarrollos clave de las fuerzas productivas desde 1960

Desde 1960 se han producido avances tecnológicos tan sustanciales que las objeciones de los economistas neoliberales están hoy superadas por el desarrollo de la cibernética .

Veamos los avances en este campo:

Internet (Realiza la planificación en tiempo real y puede resolver el problema de la información dispersa – Objeción de Hayek)

Grandes datos (Permiten concentrar la información necesaria para la planificación)

Súper-computadoras (Resuelven millones de ecuaciones en segundos  – Objeción de Von Mises)

Tarjetas electrónicas de pago (Permiten la sustitución del dinero en efectivo por créditos laborales no transferibles).

Complejidad computacional (Resuelven los problemas computacionales de difícil tratamiento).

-Junto a Allin Cottrell y Greg Michaelson hemos demostrado en trabajos empíricos que mediante la llamada Complejidad Computacional se puede calcular el valor de la mano de obra para toda una economía con N productos distintos. Esto significa que estos problemas son fáciles de resolver con los ordenadores modernos.

Democracia directa

Las decisiones estratégicas deberán tomarse democráticamente. Las redes informáticas servirán para ejercer un control democrático directo de la población sobre la economía.

Las nuevas tecnologías se aplicarán para ejercitar una democracia real. El presupuesto anual se decidirá mediante la votación directa a través de ordenadores o teléfonos móviles . La gente resolverá cuestiones tales como: ¿Cuánto presupuesto se necesita educación, salud, la vivienda? ¿Cuánto dinero debemos destinar a la protección del medio ambiente? ¿Cuánto a la defensa nacional? ¿Cuánto a nuevas  inversiones?

(Un equipo de nuestra Universidad ha desarrollado un software prototipo para efectuar votaciones directas).

Equivalencia

El principio de Marx era que los bienes que no sean públicos deben distribuirse según el principio de equivalencia: después de impuestos se debe reintegrar la misma cantidad de trabajo realizado en la producción del bien. Por lo tanto, los bienes tienen un precio en horas laborales.

Hoy con la retroalimentación cibernética de las ventas la planificación de la producción su puede ajustar a las necesidades del consumidor como se muestra en la Figura 1

Gráfico 1: Planificación cibernética

El sistema salarial capitalista – para obtener beneficios – requiere infravalorar el coste social real de la mano de obra.

Al contrario, un cálculo comunista del tiempo de trabajo (en la era de la cibernética) deberá conducir a un costo justo y racional del tiempo de trabajo y a un rápido crecimiento de la productividad laboral.

En todo el mundo capitalista se ha frenado el crecimiento de la productividad.

Al buscar mano de obra barata la clase capitalista está frenando sistemáticamente el progreso. El moderno capitalismo prefiere obtener ganancias con la especulación financiera antes de  invertir en tecnología. Incluso los economistas partidarios del sistema llaman a esto estancamiento secular.

Gráfico 2: El crecimiento de la productividad laboral se ha reducido en el Reino Unido en el último medio siglo. (Las tasas de crecimiento se calcularon como el promedio móvil de los últimos 5 años a partir de los datos del ONS de la producción por trabajador para el conjunto de la economía).

Figura 3: La disminución del crecimiento de la productividad es un fenómeno internacional. Datos obtenidos de Extended Penn World Tables. Hay que tener en cuenta que estos datos son antes de la recesión del 2008.

6 medidas para la transición a la primera etapa del comunismo

Los trabajadores organizados como clase dominante deberán gradualmente concentrar los instrumentos de producción a manos del Estado para aumentar las fuerzas productivas lo más rápidamente posible.

Para lograrlo deberán revolucionar por completo el modo de producción capitalista. Tendrán que expropiar a los expropiadores, es decir deberán terminar con  el derecho de propiedad burgués.

Estas medidas, por supuesto, serán diferentes en los distintos países. Sin embargo, para construir una futura sociedad comunista algunas cuestiones deberán ser de aplicación general.

Medidas inmediatas

  • Creación de una poderosa Área de propiedad publica
  • Conversión de las restantes empresas privadas en cooperativas
  • Se deberá pagar un salario por la hora de trabajo de acuerdo el valor medio creado por hora de labor.
  • La financiación de los servicios públicos se hará  mediante un impuesto progresivo sobre la renta.
  • Se desarrollara un sistema de Internet centralizado para el seguimiento de todas las compras y ventas.
  • Se sustituirán los billetes y monedas por tarjetas electrónicas.

Durante esta etapa seguirá existiendo las transacciones monetarias y el  intercambio de mercancías entre las empresas, pero se eliminará la explotación.

Siguientes etapas:

  • Se elimina la circulación privada de dinero. El dinero ( vía tarjeta) sólo es utilizado por los consumidores para comprar bienes finales en tiendas públicas.
  • Se sustituye el intercambio de productos básicos entre empresas por la planificación informatizada del intercambio.
  • Se establece la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres y entre las distintas profesiones y oficios

Conclusión

El avance técnico está frenado por el sistema salarial capitalista . Existe una contradicción creciente entre las relaciones sociales del capitalismo y el potencial de las nuevas fuerzas productivas.

Las nueva tecnologías de la información permite una transición directa al modo de cálculo comunista. Las nuevas relaciones comunistas de producción abolirán las diferencias de clase y permitirán que se reanude el progreso técnico y humanitario.

Referencias

Nicolás Bujarin. ABC del comunismo.

Paul Cockshott y Allin Cottrell. Valor de la mano de obra y cálculo económico socialista. Economía y sociedad,

Paul Cockshott y Karen Renaud. Ampliación de handivote para manejar decisiones económicas digitales. En Proceedings of the 2010 ACM-BCS Visions of Computer Science Conference,

W Paul Cockshott y Allin Cottrell. Planificación económica, informática y valores laborales. conferencia Karl Marx y los desafíos del siglo XXI, La Habana, Cuba, mayo, páginas 5-8, 1999.

W Paul Cockshott y Allin F Cottrell. Información y economía: una crítica a Hayek. Research in Political Economy, 16:177-202, 1997.

W Paul Cockshott y Allin F. Cottrell. Valor, mercados y socialismo. Science & Society, páginas 330-357, 1997.

WP Cockshott y K. Renaud. HandiVote: voto electrónico simple, anónimo y auditable. Journal of information Technology and Politics, 6(1):60-80, 2009.

Allin Cottrell, Paul Cockshott y Greg Michaelson. ¿Es hipercomputacional la planificación económica? El argumento de la diagonalización de Cantor. School of Mathematical and Computer Sciences (MACS), Heriot-Watt University Edinburgh, disponible en: www. macs. hw. ac. uk/ greg/publications/ccm. IJUC07. pdf (consultado el 10 de diciembre de 2008), 2007.

Allin Cottrell, WP Cockshott y Greg Michaelson. Diagononlalización y planificación del cantón. Journal of Unconventional Computing, 5(3-4):223-236, 2009.

Karl Kautsky. La revolución social. CH Kerr, 1902.

Karl Marx. Pobreza de la filosofía. 1847.

Karl Marx. Prefacio e introducción a una contribución a la crítica de la economía política. Foreign Languages Press, 1976.

Karl Marx y Friederick Engels. Manifiesto del Partido Comunista, trans. S. Moore. Moscú: Progreso (publicado por primera vez en 1848), 1977.

Bertram Patrick Pockney. Estadísticas soviéticas desde 1950. Aldershot (Reino Unido) Dartmouth, 1991.

Karen Renaud y WP Cockshott. Plebiscitos electrónicos. 2007.

KV Renaud y WP Cockshott. Handivote: Controles, balances y análisis de amenazas. Presentado para su revisión, 2009.

M. Salvadori. Karl Kautsky y la revolución socialista, 1880-1938. Verso Books, 1990.

José Stalin. Problemas económicos del socialismo en la URSS. Moscú, 1952.

José Stalin. Materialismo dialéctico e histórico. Lawrence & Wishart, 1943.

https://observatoriocrisis.com/2019/09/26/las-nuevas-tecnologias-y-los-fundamentos-del-ciber-comunismo/

Top