La prensa fiel al sistema también quiere recibir ayudas millonarias del Estado a cuenta de la crisis

En otro claro ejemplo de desvergüenza

 

  Reciben millones de euros en publicidad institucional, reciben millones de euros por subvenciones varias, pero su lealtad en temas fundamentales como la defensa de la corona borbónica, del sistema económico capitalista, de la presencia en la OTAN, del anticomunismo fanático... le da pie a pedir más y más. Y más ahora, que la crisis golpea con fuerza los emporios mediáticos y la pérdida de publicidad es sólo comparable con la de lectores, por eso, quieren salvarse, y se han dicho, si el gobierno ayuda a los bancos, qué le impide ayudar también a los medios de incomunicación masiva, al fin y al cabo, son otra pata necesaria del régimen.


La Jornada/ insurgente.-

La crisis financiera y económica que azota al mundo también está teniendo una severa repercusión en el hasta ahora boyante sector de los medios de comunicación impresos en España, que por primera vez en más de diez años ha sufrido una reducción drástica de la publicidad, de 16.12 por ciento.
 

La pérdida de ingresos ha derivado a su vez en el recorte masivo de la planta de trabajadores y en que en la mayoría de los medios de comunicación se han paralizado las contrataciones. Por tanto, los editores de periódicos han consensuado un llamado al gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, para que dentro de los planes de rescate y fomento de las inversiones también se tome en cuenta a este sector.
 

El conjunto de los medios impresos en España –desde periódicos hasta revistas– suponen un sector de la economía que mueve alrededor de 2 mil 800 millones de euros al año y que da trabajo miles de personas. Desde 2004, cuando el sector anunció la recuperación total de la crisis que arrastraba desde los primeros años de la década de los noventa, tanto periódicos como revistas y semanarios han registrado un aumento continuo de sus ventas y de sus ingresos. El momento más elevado de esta situación fue en 2007, cuando el sector superó la cifra histórica de 3 mil millones de euros anuales.
 

Sin embargo, 2008 finalizará con las cuentas más flacas y, lo más grave, con un futuro nebuloso para muchas de estas empresas editoras, algunas de las cuales ya han emprendido importantes recortes de personal y lo que preocupa más es que incluso las más poderosas –como Vocento o Prisa– podrían seguir la misma senda de presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).
 

Para paliar los efectos que se avecinan, la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) reclamó al gobierno español una ayuda específica para el sector en el contexto de los multimillonarios planes de rescate anunciados hasta ahora y que sólo han beneficiado a los grandes bancos, a las constructoras y a los ayuntamientos a través de la agilización de la obra pública.
 
 

“Sorprende que los sucesivos planes de rescate y fomento de las inversiones públicas en España hayan omitido hasta ahora las ayudas a la prensa. Unas ayudas habituales y consolidadas en países como Francia, Finlandia, Noruega, Suecia, Austria, Bélgica, Dinamarca, Italia, Luxemburgo, Holanda o Portugal”, señaló enfática la presidenta de la AEDA, Pilar de Yarza. Esta asociación está integrada por los grupos más importantes de la prensa española nacional y por la mayoría de los diarios locales y provinciales.
 

A pesar del llamado de auxilio del sector, Yarza matizó que para 2008 se estima una caída de ingresos de 8.1 por ciento, mientras y la venta bruta de publicidad ha caído 16.2 por ciento con respecto al año anterior. Es decir que por este concepto han pasado de facturar de mil 564 millones a mil 300. La crisis se ha notado menos en la venta de ejemplares, ya que sólo se ha reducido 1.89 por ciento. En España se editan al día 4.19 millones de ejemplares de periódicos.
 


Despidos

 

La crisis ya ha calado en importantes grupos de comunicación. El hegemónico Grupo Prisa –editor del diario El País y el deportivo As– decidió cerrar hace menos de un mes una de sus emisoras de televisión, Localia, con lo que alrededor de 300 personas se sumaron a las listas del desempleo. El también poderoso Grupo Zeta –editor de la revista Interviu y de El Periódico– anunció un ERE que supondrá el despido de 534 trabajadores.
 

Otro consorcio mediático que enfrenta serios problemas es el Grupo Vocento –editor del diario conservador Abc y dueño de numerosas emisoras de radio–, que hizo público hace unos días su intención de despedir a 106 trabajadores de su rotativo gratuito Qué! Además, una información extraoficial y que hasta la fecha no ha sido desmentida asegura que el grupo presentó ya un ERE que estima la reducción de mil puestos de trabajo de su plantilla, el cierre de ediciones y “delegaciones no rentables”, la “eliminación del periódico algún día de la semana (lunes)”, y hasta la renegociación de los contratos firmados con agencias de información y talleres.
 
 

A todo esto hay que sumar los despidos que ya significan varios centenares de los periódicos gratuitos –como 20 minutosADN y Metro–, que se encuentran en una situación muy delicada.
Top