Un testaferro en la corte del rey Vicente

Ánimo y solidaridad con los trabajadores de la Voz de Asturias y que este medio siga adelante de una manera digna

laOtra TPA expone su punto de vista acerca de la crisis en La Voz de Asturias y revela el sórdido trasfondo que parece esconderse tras el inminente cierre del diario: un testaferro al servicio de Álvarez Areces. Menos mal que nos queda internet para expresar con libertad lo que está ocurriendo en esta región llevada al desastre por una política gubernamental intervencionista en la comunicación desde hace más una década. De aquellos polvos vienen estos lodos, si bien es cierto que la crisis económica ha acelerado aún más la situación que hoy sufrimos en forma de precariedad laboral, despidos y cierres.

 

Resulta increíble que trate de reducirse el problema a Oviedo cuando es evidente, desde la propia mancheta, que ha sido un diario con una vocación claramente regionalista que, poco a poco, se ha ido viendo arrinconado por los tejemanejes políticos para ir quedando en una minoría, fundamentalmente lectores de las Cuencas, con la hegemonía de La Nueva España (Prensa Ibérica) en Oviedo y El Comercio (Vocento) en Gijón.

 

Lo que revela una vez más hasta qué punto la política trata de interferir en la libertad de expresión -y yo diría que hasta en la libertad de gestión-, es que una noticia de la trascendencia, no sólo en la comunicación, sino en la vida política y social asturiana, ni siquiera haya sido reflejada en el Ente de Comunicación RTPA que pagamos todos los asturianos.

 

Ni la TPA ni el periódico digital del Ente hacen una mínima reseña al tema. ¿Por qué será? La RTPA y el gobierno reman a favor del monopolio informativo. Política de tierra quemada.

 

Álvarez Areces primero controló TeleGijón, inyectándole enormes cantidades de dinero vía publicidad institucional desde el Ayuntamiento de Gijón para preparar su carrera hacia la presidencia del Principado, allá en los años 97-99. Ya en la presidencia regional, eliminó a la posible competencia televisiva cerrando TeleAsturias al negarle la licencia de emisión sin argumento alguno. Mientras, el Grupo Prisa, encargado de poner en marcha la licencia regional de TDT por deseo expreso de Álvarez Areces, está cerrando su red de emisoras locales por inviabilidad económica y se cuestiona abiertamente que llegue a poner en marcha unas emisiones digitales como prevé el concurso.

 

Álvarez Areces trató de controlar los medios regionales escritos haciéndoles partícipes de la tarta que repartieron. Aunque pasados tres años, se ve claramente que fue una obvia maniobra política para quitárselos de encima en el momento que podían molestar, es decir, en el arranque de las emisiones. Ya suenan a historia aquellos tiempos en que La Nueva España era contraria a la puesta en marcha de la RTPA, pero eso realmente ocurrió y ahí están las hemerotecas para recordárnoslo y dar fe de ello. El Comercio ya lo ha visto en sus propias carnes, y parece que La Nueva España ya no es siempre tan sumisa, y de vez en cuando da alguna que otra colleja a Álvarez Areces. Y el Grupo Zeta lleva la ruinosa gestión de la ¿publicidad? de la RTPA.

 

Ahora, en la cuadratura del círculo, se dice que Álvarez Areces está ultimando un acuerdo a tres bandas con el Grupo Zeta y Oviedo Diario para colocar a los trabajadores que queden tras el despido masivo de La Voz de Asturias -apenas los dedicados a Oviedo y servicios generales- en Oviedo Diario, para hacerse con el control del medio inyectando capital en forma de subvenciones y publicidad institucional, y tratar de acabar con las pocas voces críticas que aún sobreviven en el bendito ciberespacio. Obviamente, nos estamos refiriendo a la absurda demanda interpuesta contra el editor de El Comentario TV.

 

De esta manera, pretenden vender lo que quede de La Voz de Asturias a Oviedo Diario, y reducir el diario regional a diario local (desaparecería la mancheta de LVA), con el que tenga que pelear el Ayuntamiento de Oviedo. Una hábil maniobra política para matar varios pájaros de un tiro, a la altura de una mente matemática prodigiosa como la que ha desarrollado la política de comunicación de estos últimos diez o doce años, la que fue capaz de desmantelar el PCE en Asturias, irse al PSOE y quedar de rositas hasta el punto de conseguir ser presidente del Principado sin el apoyo unánime de su propio partido, o la mente que consiguió salir indemne del escándalo financiero de Mall en CajAstur.

 

Esperemos que se abra de una vez la veda informativa en libertad y los periodistas se puedan expresar con absoluta libertad sin ver peligrar sus puestos de trabajo, o teniendo que perder el tiempo en ridículas comparecencias en los juzgados.

 

Todo periodista que trabaja para la RTPA, tanto la plantilla fija como los que están en las productoras que sirven información al Ente, lo hace en unas condiciones laborables lamentables. Lo único que ha hecho la RTPA es provocar la movilidad laboral, de un medio a otro, de una productora a otra, una gran precariedad de empleo, y más en los tiempos de crisis que corren. Pero no ha creado industria, más bien la ha destruido, si es que había el germen de algo.

 

El gobierno de Álvarez Areces, a través de la RTPA, no ha hecho otra cosa desde hace ya al menos cuatro años, cuando tomó posesión del cargo su director general, con un plan premeditado al milímetro antes de aterrizar Pérez Ornia en Asturias -yo diría que desde el mismo momento en que decidió presentarse a las elecciones autonómicas del 99-, que ir destruyendo la libertad informativa construida en esta región después de muchos años, libertad construida con el esfuerzo de los trabajadores de medios como La Voz de Asturias que, hoy, ven como ese trabajo se desvanece.

 

Por tanto, esta situación no es fruto sólo de la crisis económica. Viene precedida de unos cuantos años de una política de comunicación desarrollada desde el gobierno con el poder que le confiere manejar el dinero de los impuestos de todos los asturianos, y ahora más que nunca por lo que se ve del plan que ZapateroMontilla, y Álvarez Areces parece estar dispuesto a aceptar. ha desarrollado con

 

Una vez más, ánimo y fuerzas para plantar dignamente cara hasta el final.

Muestra tu apoyo en el blog de los trabajadores, No cerréis LA VOZ. En cuatro días llevan más de 10.000 visitas y casi 500 comentarios de apoyo.

 

Top