Diseccionando a El País [¿En manos de quién está la iformación?]

El fondo de inversión israelí Adar Capital aumenta su presencia en PRISA mientras Amber se consolida como principal accionista

Joseph Oughourlian, entrevistado junto a otros empresarios por el Financial Times a finales de 2015, hablando de las "oportunidades" del mercado español.

 

 

La mejor manera para conocer la línea editorial de un grupo de comunicación es atender al primero de los célebres filtros de Edward S. Herman y Noam Chomsky, la propiedad, o los accionistas, cuando se trata de grandes corporaciones. A continuación, seguiremos el rastro del dinero del Grupo PRISA y las últimas modificaciones del establishment económico asentado en su accionariado. 

El fondo de inversión israelí Adar Capital ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha incrementado su presencia en el grupo de comunicación Prisa desde el 5,79% hasta el 7,36% del capital. Adar Capital apareció como accionista de Prisa el pasado febrero dentro del proceso de ampliación de capital del grupo propietario de Santillana, Cadena SER y El País. Pero aún es uno de los accionistas "minoritarios".

Actualmente, los principales accionistas de PRISA son: Amber Capital (26,40%), HSBC (10,01%), Telefónica (9,44%); Rucandio, propiedad de la familia Polanco (8,49%), Adar Capital (7,36%), International Media Group, propiedad del jeque catarí Al Thani (7,22%), GHO Networks (5,02%), Banco Santander (4,15%), y Carlos Fernández (4,03%). Entre todos controlan el 82% del capital de Prisa.

Adar Capital Partners en socio mayoritario de la inmobiliaria Neinor Homes, que asegura contar con una de las mayores carteras de suelo finalista de España para levantar cerca de 11.000 viviendas, repartidas entre Madrid, Cataluña, Baleares, País Vasco, Andalucía y Valencia. El empresario israelí Zev Marynberg, propietario de Adar Capital Partners, es conocido por su ideología ultraortodoxa y ha sido acusado de financiar a organizaciones que impulsan la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania.

Por su parte, el más influyente fondo buitre de inversión Amber Capital, fundado en Nueva York por el francés de origen armenio Joseph Oughourlian y Gilles Fretigne en 2005, ya aumentó a principios de este año su peso como primer accionista de PRISA tras consumarse la renuncia de Juan Luis Cebrián como presidente ejecutivo del grupo. En la última junta general de accionistas quedó patente el divorcio entre el ya expresidente de Prisa y su principal accionista debido a la mala gestión que, según Amber, estaba llevando a cabo Cebrián. Este aumento se hizo principalmente a costa de Caixabank, que redujo su peso en PRISA del 4,9% hasta el 1% y la entidad financiera HSBC que pasó del 14,4% al 10%. Amber entró en este grupo de comunicación en 2014 con el 3% cuando su deuda superaba los 3.000 millones de euros, junto con otros fondos oportunistas que se lanzaron sobre la editora de El País. En julio de 2016, se convirtió en el principal accionista del grupo, por delante de Rucandio S.A., la empresa de los Polanco, fundadores de Prisa. Amber busca vender uno de los principales activos de Prisa, la editorial educativa Santillana, para acabar con la deuda y recuperar la rentabilidad de la compañía.

Este fondo de inversión estadounidense cuenta con participación en el capital de firmas como las constructoras Abengoa, OHL, ACS o BME, donde adquirió acciones durante la crisis. Se da la circunstancia de que las constructoras de Villar Mir (OHL) y Florentino Pérez (ACS) figuran en los papeles de Bárcenas o en los de Pablo Ruz entre las que pagaban mordidas de hasta un 3% a cambio de obra pública.

 

Vídeo: Joseph Oughourlian, fondo Amber Capital: en contra paquete accionarial de Cebrián;

 

Cuando Oughourlian concedió una entrevista al Financial Times también habló del contexto político español, mostrándose muy preocupado por la "deriva indepedentista de Cataluña", pero también "con el auge de Podemos", ya que por aquel entonces creía que la formación de Pablo Iglesias había tocado techo a principios de 2015. Nada más lejos, desde entonces su inquietud debió crecer de manera proporcional al apoyo electoral del más plural Unidos Podemos.

El Grupo PRISA amplió su capital a principios de 2018 de acuerdo con la CNMV tras depreciarse sus acciones un 95% en cinco años. Para colocar su deuda contrató al Banco Santander y a Morgan Stanley como coordinadores globales y entidades aseguradoras de la ampliación, según informó El Economista, multiplicando por seis el número de acciones, que pasa de 88 millones a 558 millones, y sirve para refinanciar su deuda con un primer repago de 450 millones de euros, a realizar con los fondos obtenidos de la ampliación de capital. El acuerdo entra en vigor no más allá del próximo 30 de junio, y contempla la extensión del vencimiento de la deuda hasta finales de 2022 y no prevé amortizaciones obligatorias durante los tres primeros años -hasta diciembre de 2020-, con un calendario de repago posterior ajustado a la generación de caja esperada de los negocios del grupo. La compañía tenía que afrontar un vencimiento de deuda por 957 millones en 2018 y otro 176 millones en 2019, además de préstamos participativos por 439 millones de euro. Cuando el grupo complete esta ampliación de capital y se certifique su refinanciación, su deuda con los bancos será de 661,2 millones de euros en el mejor de los escenarios, aunque podría situarse en 1.087 millones en el caso de que la autoridad portuguesa de la competencia tumbe la venta de su filial en ese país, Media Capital, a la multinacional francesa Altice.

 

 

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

 

 

 

http://www.tercerainformacion.es/blog/diseccionandoelpais/2018/05/10/el-fondo-de-inversion-israeli-adar-capital-aumenta-su-presencia-en-prisa-mientras-amber-se-consolida-como-principal-accionista

 

Top