¿Entristecen las redes sociales?

- Hay muchos estudios que muestran una relación negativa entre salud mental y bienestar individual y el uso de redes sociales.

- De esos estudios no se puede establecer qué causa qué.

¿Se les ha roto alguna vez el teléfono móvil? ¿Cómo se sintieron después de estar varios días sin teléfono móvil? Yo lo experimenté estas vacaciones de verano. Ya había borrado de mi teléfono móvil la aplicación de correo electrónico y la de Twitter (lo hago siempre antes de todas las vacaciones). Pero dejé la aplicación del periódico inglés que leo, y me pasaba el día leyendo las noticias sobre Brexit. Y cuánto más leía, más ansioso me ponía. Hasta que llegó uno de los mejores momentos de las vacaciones: ¡el móvil se estropeó! Ya estábamos fuera de Inglaterra, así que no era fácil repararlo y que conservase la garantía.  El resultado: dos semanas con noticias muy dosificadas, y unas vacaciones mucho más relajantes.

Pues lo que me pasó a mi no está muy lejos del experimento en EEUU realizado por los profesores Allcott, Braighieri, Eichmeyer y Gentzkow de las universidades de Nueva York y Stanford, y que hoy les quiero resumir. El experimento (descrito aquí) consistió en tomar una muestra de usuarios de Facebook y aleatoriamente dividirlos en dos grupos: a un grupo (el de tratamiento) se le pagó $102 por desactivar su cuenta de Facebook por cuatro semanas, y otro grupo, el de control, al que no se hizo nada salvo recoger la información necesaria para el estudio. El experimento es muy interesante, y considera el efecto en una variedad de variables de resultado bien amplia, y entre ellas, la del bienestar individual y la salud mental, que son las que más me interesa.

Los autores del estudio ya nos indican que ya hay bastantes estudios que muestran una correlación negativa entre uso de redes sociales y salud mental, al igual que entre uso de redes sociales y bienestar individual. La pregunta que surge es, dado que esa correlación está probada, ¿por qué se embarcan los autores en un experimento? Los lectores regulares de Nada Es Gratis ya saben la respuesta, pero quizás conviene repetirla por los nuevos. En realidad no sabemos si las redes sociales le ponen a uno triste, o si al contrario, quién está más triste es el que más usa las redes sociales. Como ya hemos visto en otras ocasiones, la manera de resolver este problema es realizar un experimento aleatorio para poder responder a la pregunta de causalidad.

El diseño del experimento es muy interesante. Primero utilizan anuncios de Facebook en los que prometen pagar $30 a los que decidan participar en un estudio sobre internet. A estos individuos se les hace una batería de preguntas para confirmar que son usuarios habituales de Facebook. A quienes confirman (2743 individuos) se le “pregunta” cuánto es lo mínimo que están dispuesto a recibir para acceder a desactivar su cuenta de Facebook. Entre quienes están dispuestos a recibir $102 o menos (62% de los 2743 individuos), se hace una división aleatoria entre tratamiento y control. El tratamiento consiste en pagar $102 a los individuos si desactivan su cuenta de Facebook durante 4 semanas. Durante y al final de las 4 semanas, los investigadores van a recoger información sobre multitud de variables, tanto en el grupo de tratamiento, como en el de control.

El experimento está muy bien hecho. Los investigadores escribieron un plan de análisis (ver entradas pasadas al respecto aquí) para anunciar cuales serían sus variables resultado, y sus métodos de análisis antes de poder analizar los datos. Los investigadores pudieron comprobar que el 90% de los individuos del grupo de tratamiento realmente desactivaron su cuenta de Facebook, y pudieron medir la actividad de los participantes en otras redes sociales diferentes de Facebook.

Pues bien, ¿qué resultados encontraron? El experimento está lleno de resultados muy interesantes, así que les ánimo a leer el artículo. Voy a intentar resumir los resultados por categorías, para intentarlos hacer más fácil de digerir.

¿Cómo pasamos el tiempo?

Nada es gratis, y tampoco lo es pasar tiempo en Facebook. Al pasar tiempo en Facebook, dejamos de hacer otras cosas. El experimento encontró que desactivar la cuenta de Facebook llevó pasar más tiempo con amigos y familia, y también más tiempo viendo la televisión. También es muy interesante que desactivar la cuenta de Facebook llevó a pasar menos tiempo en internet. En media, desactivar la cuenta liberó 60 minutos al día, qué pienso que no está nada mal.

¿Cuánto nos informamos?

El final de las cuatro semanas del período de desactivación finalizó justo después de las elecciones de EEUU del 6 de noviembre del 2018.  Es decir, que aquellos que desactivaron sus cuentas no pudieron utilizar Facebook para seguir las noticias de las elecciones, y parece que esto afectó a cuánto siguieron las elecciones. Los investigadores encuentran que desactivar las cuenta llevó a que menos personas respondieran que seguían las noticias electorales, así como los minutos diarios que pasaron consumieron noticias. Al final del experimento hicieron un mini-examen de preguntas sobre política, y las personas del tratamiento respondieron menos preguntas correctas.

Opiniones y participación política

Se pudiera pesar que la reducción en el seguimiento de las noticias sobre las elecciones llevara a una reducción en la probabilidad de votar, pero la diferencia no es estadísticamente significativa. Los resultados sugieren que la desactivación pudiera haber reducido el apoyo a candidatos del Partido Republicano, pero el resultado está al margen de la significancia estadística.

Uno de los resultados más interesantes es que desactivar la cuenta llevó a reducir la polarización política. Miden la polarización política de bastantes formas, y los resultados son muy consistentes. Como ejemplo, la desactivación reduce el número de veces que se ven noticias que explicasen el punto de vista de su propio partido político. En otras palabras, al desactivar la cuenta de Facebook, las personas vieron más noticias que explicasen el punto de vista de un partido que no fuera el suyo. Pareciera que, en cuánto a noticias políticas se refiere, Facebook nos muestra las noticias de nuestro partido y no la de partidos políticos que no son nuestros, y por lo tanto perdemos el punto de vista de los que no piensan como nosotros.

Efectos en el bienestar individual y la salud mental

Los efectos sobre la salud mental es lo que me llevó, en primera instancia, a interesarme por el artículo. Como indiqué al principio, hay muchos estudios que muestran una relación negativa entre salud mental y bienestar individual y el uso de redes sociales. Sin embargo, de esos estudios no se puede establecer qué causa qué, mientras que este experimento resuelve este problema de atribución o causalidad.

Antes de indicar los resultados, vamos a resumir lo que ha hemos comentado. Al desactivar la cuenta de Facebook, pasa más tiempo con amigos y familia, ves menos noticias sobre política y te polarizas menos. Parecería que el resultado va a ser que al desactivar la cuenta mejora tu bienestar individual y tu salud mental. Pues eso es lo que encuentran: tienen varias medidas de bienestar individual y salud mental (incluidos indicadores de ansiedad y depresión) que las combinan en un índice, y dicho índice mejora en 9% de una desviación estándar.

Quizás el indicador más claro que desactivar la cuenta mejoró el bienestar individual, son los resultados una vez acabaron las 4 semanas de desactivación, cuándo las personas del tratamiento ya podían volver a activar sus cuentas y volver a consumir Facebook como antes. Pues, lo interesante es que no lo hicieron: un mes después de que el experimento acabase, las personas que desactivaron durante el experimento redujeron su uso de Facebook en 12 minutos.

En resumen

El estudio es muy amplio y quedan cosas muy interesantes para seguir leyendo, y les ánimo a que lean el artículo original. Una cuestión muy interesante, es que parece que la desactivación ayudó a que las personas se dieran cuenta que Facebook tiene impactos positivos y negativos en sus vidas. Por ejemplo, las personas del grupo de tratamiento se dieron cuenta que Facebook les ayuda a seguir las noticias.

Para valorar el excedente del consumidor que produce Facebook, los investigadores midieron la disposición a recibir para desactivar la cuenta de Facebook durante 4 semanas. Esto lo hicieron al principio del experimento, pero también al final, cuando las personas se habían dado cuenta de los beneficios de desactivar la cuenta. Los resultados implican que cuatro semanas de Facebook generan 31 mil millones de dólares de excedente del consumidor en EEUU.

Foto de autor desconocido. Lic.: CC BY-NC-ND

https://nadaesgratis.es/marcos-vera/entristecen-las-redes-sociales

Top