La ciencia se apaga en la Universidad de Oviedo

Imprimir

La paralización de las ayudas a la investigación del Ministerio amenaza la continuidad de 86 grupos e impide la puesta en marcha de nuevos proyectos

El catedrático Francisco Javier Fañanas, sentado, junto a varios miembros de su grupo de investigación, en un laboratorio de la Facultad de Química.

 

 

 

 

 

 

El 30% de la plantilla docente y decenas de jóvenes con beca dependen de los nuevos fondos estatales, ante la falta de apoyo del Principado

 

La paralización de las ayudas a la investigación del Ministerio de Economía y Competitividad amenaza la continuidad de 86 proyectos de la Universidad de Oviedo, que agotarán los fondos estatales el 31 de diciembre de este año y que ocupan a más de medio millar de especialistas. El inédito bloqueo de la financiación por parte del Gobierno central afecta a casi el treinta por ciento de la plantilla docente de la institución académica y a muchos jóvenes que colaboran con los grupos gracias a diferentes becas. Además, imposibilita la puesta en marcha de nuevos equipos y pone en riesgo de desaparición a otros que funcionan desde hace décadas, en muchos casos situados en la élite nacional e internacional. Un retroceso científico que alcanza por igual a todas las áreas de conocimiento.

El tiempo corre en contra de los equipos de investigación que obtuvieron las ayudas ministeriales del período 2011-2013 (casi la mitad de los que están activos en la Universidad de Oviedo). El retraso de la nueva convocatoria de fondos para el trienio 2014-2016, que debería haberse aprobado el pasado diciembre, ha caído como un jarro de agua fría para los científicos, que no saben a qué atenerse en el caso de que las ayudas permanezcan bloqueadas. Esta medida implicaría que su actividad quedase parada en menos de medio año, una herida de muerte para muchos proyectos que necesitan de una continuidad casi diaria, sobre todo los desarrollados por especialistas de Ciencias Experimentales y de la Salud.

El Ministerio baraja la posibilidad de conceder una prórroga a todos los grupos que no hayan gastado los fondos durante el trienio, para que puedan proseguir con su labor durante algunos meses en 2014. Hasta ahora, ese dinero tenía que devolverse al Estado en cuanto finalizaba el plazo fijado. Sin embargo, los afectados consideran que esta posibilidad es un parche que sólo servirá para retrasar por un tiempo el problema de la falta de financiación. Incluso algunos equipos que lograron acceder a las ayudas en años precedentes temen que la cantidad prometida sufra una importante merma. Por eso, la única alternativa de los afectados es que el Gobierno central cambie de opinión en pocas semanas y apruebe el nuevo paquete, tras constatar que el Principado no parece que dé marcha atrás en su negativa a realizar alguna aportación.

Foto. El catedrático Francisco Javier Fañanas, sentado, junto a varios miembros de su grupo de investigación, en un laboratorio de la Facultad de Química. nacho orejas

Lne.es

 

http://asturbulla.org/index.php/temas/ciencia-tecnologia/21673-la-ciencia-se-apaga-en-la-universidad-de-oviedo