El nacimiento de la Escuela Superior de la Marina Civiel de Gijón hace 25 años

En el año 1978, existía en Gijón una Escuela Reconocida de Náutica, que desarrollaba su labor docente con cargo a los presupuestos del Instituto Social de la Marina (ISM), organismo dependiente del Ministerio de Trabajo. Gijón había sido un referente de las enseñanzas náuticas desde los tiempos de Jovellanos, creador en 1794 del Real Instituto Asturiano de Náutica y Mineralogía, pero aquel centro modélico resultaba molesto para otros intereses, por lo que irían socavando sus cimientos, hasta que en 1924, en plena dictadura del general Primo de Rivera, cierra definitivamente sus puertas, siendo trasladados los restos del naufragio, (libros, cuadros etc.) a la Escuela Náutica de Bilbao. A partir de aquel triste acontecimiento, quienes se decidiesen a cursar estudios de náutica, se verían obligados a desplazarse a La Coruña, Bilbao, Cádiz, Tenerife o Barcelona, que eran las ciudades que aún conservaban sus Escuelas oficiales de Náutica. La mayor parte de los alumnos se repartieron entre La Coruña y Bilbao, aunque otros, acudirían a Barcelona. Siendo muy poquitos los asturianos que cursarían estudios en Tenerife o Cádiz.

La creación de un nuevo proyecto de enseñanzas náuticas en Gijón

A finales de los 60, el ISM a través de un personaje llamado, Gregorio Ramos Charro, pone en marcha un proyecto para crear en Gijón una nueva Escuela Libre de Náutica. De este personaje, como otros muchos del ISM, se decía que estaban vinculados al Opus Dei.

La Escuela Libre de Náutica fue inaugurada en el año 1967. Tres años después, concretamente, el 20 de septiembre de 1970, fue declarada como escuela Reconocida de Náutica, pasando a depender de la Escuela Oficial de Náutica de Bilbao.

El proyecto, que se sepa, no encontró resistencia en Gijón, puesto que venía a cubrir un vacío que era necesario llenar por el propio interés de la ciudad y de Asturias. El ISM, tenía una dilatada experiencia en la gestión de Escuelas Náutico Pesqueras, aunque no quedaba al margen de las duras críticas de quienes, en cierto modo, afirmaban que mantenía latentes las directrices que le habían sido asignadas por el franquismo a través la Ley de Jefatura del Estado, de 18 de octubre de 1941, por la que se establecían los fines del referido Instituto: “el afirmar entre todos los productores del mar, los principios políticos, económicos, morales y religiosos del Estado Nacional sindicalista, asegurando la subordinación, unidad y disciplina necesarias para que la economía marítima sirva a la política nacional”.

El ISM, a pesar de sus apellidos: Social y de la Marina, siempre había sido un reducto marítimo administrativo refractario a la incorporación de los marinos civiles, quizás por estar claramente influido por la Marina de Guerra.

En España, en aquel tiempo existían cinco escuelas Oficiales de Náutica, que dependían a su vez del Ministerio de Transporte, Turismo y Comunicaciones, que había sido creado un año antes. Pero hasta ese momento, habían dependido de la Subsecretaría de la Marina Mercante, al frente de la cual había permanecido durante años el almirante Boado. El organismo especializados de la mencionada Subsecretaria, encargado de gestionar las enseñanzas náuticas era la Inspección de Enseñanzas Náuticas, al frente de la cual se encontraba otro marino de Guerra, Eduardo Arrojo Aldegunde, quien moldeaba y encorsetaba el contenido de los estudios náuticos, evitando que los marinos civiles pudiesen resultar incómodos competidores para los marinos de guerra, que por entonces acaparaban la mayor parte de los cargos que por su naturaleza correspondían a la Marina Civil.

España estaba saliendo del túnel de la dictadura franquista. Franco había muerto en 1975. La Constitución Española fue promulgada en ese mismo año de 1978. Es decir, el espíritu, el aparato, los personajes, los modos de la dictadura seguían incrustados en muchas instituciones españolas. En las calles se clamaba por un cambio. Sindicatos y partidos, muchos de ellos recién nacidos, agitaban sus banderas reclamando un lugar en aquel nuevo concierto. Este es el panorama en el que se produce la homologación de la Escuela Náutica de Gijón. Pero en qué consistía la dicha homologación. La respuesta la encontramos en la orden ministerial de 3 de noviembre de 1978, publicada en el BOE de 14 de noviembre del mismo año:

Orden de 3 de noviembre de 1978 por la que se homologa la Escuela Reconocida de Náutica del Instituto Social de la Marina a las Escuelas oficiales de Náutica.

Ilustrísimos señores: la Escuela de Náutica del Instituto Social de la Marina, reconocida en el año 1970, viene desarrollando desde entonces una importante labor pedagógica en el área de la enseñanzas de la carrera de Náutica. La experiencia didáctica de la referida escuela, su nivel docente, el creciente número de alumnos que reciben enseñanza en sus aulas, la tradición asturiana en los estudios marítimos y la necesidad de facilitar los medios adecuados de acceso a la carrera de Náutica a las personas con vocación marítima en esta región aconsejan la homologación de la Escuela de Náutica del Instituto Social de la Marina a las Escuelas oficiales de dicha disciplina, en íntima conexión y bajo las directrices de la Subsecretaría de Pesca y Marina mercante, a quien corresponde el control de esta clase de enseñanzas. En su virtud se dispone:

Artículo 1.- Se homologa a las escuelas oficiales de Náutica, a efectos de impartir las enseñanzas de dicha carrera en los niveles legalmente reconocidos a la Escuela Reconocida de Náutica del Instituto Social de la Marina de Gijón.

Los estudios a realizar y las titulaciones correspondientes a los mismos se sujetarán a lo dispuesto en la legislación vigente. Las pruebas académicas de aptitud de sus alumnos se pasarán ante el profesorado de la Escuela y se ajustarán a los planes de estudio oficiales

Artículo 2.-Para mantener la unidad de doctrina y calidad de enseñanza de este centro, la Subsecretaría de Pesca y Marina Mercante cuidará de:

- Fijar las directrices pedagógicas de las enseñanzas náuticas

- Determinar las titulaciones exigibles al profesorado que ha de impartir la enseñanza

- Establecer los medios materiales y ayudas a la enseñanza con que ha de estar dotada la Escuela

- Controlar el rendimiento educativo de la Escuela

VV.II.

Madrid, 3 de noviembre de 1978

Sánchez-Terán Hernández

- Lo que comunico a Ilmos. Sres. Subsecretario de de Pesca y Marina Mercante e Inspector General de Enseñanzas Náuticas.

Esta disposición del Ministerio de Transportes cogió por sorpresa a la mayor parte de los profesores, alumnos de la Escuelas oficiales, a los sindicatos y al propio Colegio de Marina Mercante, pero aún así, tras tomarse un mínimo tiempo para estudiarla, la reacción no se hizo esperar.

Desde mi cargo como Secretario General del Colegio de Oficiales de la Marina Mercante tenía una doble preocupación, por una parte que Gijón pudieses perder su Escuela de Náutica y por otra, que de triunfar el proyecto del ISM las Enseñanzas de Náutica podrían verse sometidas a un proceso de degradación similar al que sufrían las de Formación Profesional dependientes de la misma institución. Razón por la que me volqué en el asunto.

La prensa asturiana defendía con ardor la homologación y no se explicaban cómo se podía rechazar algo tan positivo para Gijón.

Manuel Yllade, Delegado provincial del ISM en Asturias, convocó a los medios para venderles las excelencias de la Escuela que nacería de aquel proceso. Los alumnos ya no tendrían que ir a examinarse a Bilbao como habían tenido que hacerlo hasta entonces. Todo resultaría más cómodo, más familiar y más próximo.

La Escuela, según Yllade, contaba con 350 alumnos (Náutica más Formación Profesional) y el curso próximo contraria con un nuevo edificio que el ISM había construido en un terreno portuario, próximo a la pla dé Arbeyal, justamente detrás de la Casa del Mar.

Las Escuelas Oficiales en huelga.-

El proyecto impulsado por el ISM, conocido popularmente como la “homologación”,  desató en los profesores y alumnos de las cinco Escuelas Oficiales, una gran indignación, por la grave amenaza que representaba para sus justas aspiraciones, y se declararon en huelga. Una huelga que se prolongaría durante meses.

La situación era un tanto complicada, puesto que el Subsecretario de Pesca y Marina Mercante, Víctor Moro, había promovido otra orden ministerial por la que se aprobaba la homologación de la Escuela Reconocida de Náutica de Santander, dependiente de la Diputación Provincial. Por su parte las Escuelas Oficiales, con el apoyo del COMME, se encontraban en plena lucha para conseguir la integración de las Enseñanzas de Náutica en el Ministerio de Educación, por lo que resulta fácil comprender el problema que suponía para el proceso de integración que hubiese además de las cinco Escuelas Oficiales otras dos Escuelas homologadas.

El asunto entrañaba no poca complejidad por el marasmo de legislación que existía en torno a las enseñanzas náuticas y las dificultades técnico administrativas para su definitiva integración en la Universidad, razón por la que es el Colegio Profesional (COMME) el que se encarga de establecer un enlace permanente con los alumnos de las escuelas y con la Asociación de Catedráticos de las Escuelas Oficiales de Náutica. (ANCEÓN), presidida por el capitán asturiano, D. Luís Rodríguez Domínguez.

El ISM puso en marcha su propia estrategia.

El ISM se había anticipado haciendo una cerrada defensa de su proyecto, para lo que contaba no sólo con el apoyo incondicional del profesorado, sino que los alumnos se habían declarando en huelga para reivindicar la homologación. La Federación de Cofradías de Pescadores, presidida por Jesús Muñiz Guardado también se posicionó a favor del ISM. El Ayuntamiento de Gijón, presidido por Agustín Antuña,  se manifestó incondicionalmente a favor de la ”homologación”. Las fechas clave del conflicto.-

El COMME encabezó las protestas contra la orden de homologación.

El Presidente del COMME, Ernesto Verdera y el Secretario General del mismo, el gijonés, José Antonio Madiedo, se desplazaron inmediatamente desde Madrid, en donde se encontraba su sede central, a Gijón y Bilbao para conocer de cerca la opinión de profesores, alumnos y demás partes afectadas por el conflicto.

Su misión se presentaba dura, porque los padres de muchos alumnos veían en la homologación una fórmula  que pondría fin  a la dependencia de las Escuelas Oficiales de Náutica, Bilbao y La Coruña  y   al mismo tiempo Gijón recuperaba su tradición como centro de enseñanzas náuticas.

Se anticiparía Cantabria

Por Real Decreto de 29 de Septiembre de 1978 se establecía la oficialidad de la Escuela de Náutica de Santander;

El Real Decreto de oficialidad de la Escuela Náutica de Gijón , aún habría de esperar varios meses más, concretamente, hasta el 20 de Febrero de 1979.

Con la aprobación de ambos decretos,  el número de Escuelas de Náutica se elevaba a siete, que son las actualmente existentes.  

La Escuela Superior de la Marina Civil de Gijón, una vez integradas enseñanzas y escuelas en la Universidad, pasaría a ser  parte integrante de  de la Universidad de Oviedo.

Algunos datos sobre el proceso que culminaría con la Oficialidad.

29 de noviembre de 1978.- Se celebra una Asamblea de alumnos.- Finalizada la misma, comunican que después de haber recopilado información sobre el asunto y teniendo en cuenta la postura de los organismos implicados, COMME, ANCEON, STMM-UGT, SLMM, ISM, etc. su decisión es:

Primera.- Reclamar la oficialidad de la Escuela como única garantía para nuestras aspiraciones académicas y profesionales.

Segunda.- Manifestar a la opinión pública que la progresiva complejidad de conocimientos que exige el ejercicio de la carrera de Náutica no admite nuevas formas legales, sino que exige el desarrollo de las existentes.

Tercera.- Mantener una aptitud de paro indefinido hasta que sea declarada la oficialidad de la Escuela.

Cuarta.- Agradecer públicamente el apoyo que constantemente recibimos del resto de las Escuelas, organismos y profesionales de la mar, de los que estamos seguros que no les guía otro interés que los de cortar una degradación académica de nuestra carrera.

Quinta.- Nos solidarizamos con el resto de las Escuelas y pedimos la inmediata integración de los estudios de Náutica en el Ministerio de educación y Ciencia.

Sexta.- Exigimos la promulgación del decreto que establece el nivel superior de nuestras titulaciones

Séptima.-En base a todos los putos expuestos anteriormente renunciamos categóricamente a la homologación.

En definitiva, los propios alumnos del ISM rechazan sus tesis y se identifican plenamente con las reivindicaciones del COMME y ANCEON, además de otras organizaciones.

28 de enero de 1979.- El COMME pone en contacto a los alumnos de la Escuela de Gijón con los de la Escuela Oficial de Bilbao. Una comisión de alumnos, acompañados por miembros de la Delegación del COMME, viajan a Bilbao.

Carmelo González Flaviano, alumno de la Escuela Reconocida de de Náutica de Gijón viaja en representación del alumnado gijonés.

Sus declaraciones al periódico Noroeste, tras la visita a Bilbao, evidencian que sigue defendiendo las bondades de la homologación, aunque supedita a la decisión de la asamblea que se va a celebrar el pronunciamiento del alumnado sobre este asunto.

Rafael Pérez Lorenzo, profesor de inglés de la Escuela de Náutica de Gijón, que jugaría un destacado papel en todo este proceso, forma parte de la comisión que visita la E.O.N. de Bilbao.

El sindicato de la Unión General de Trabajadores, UGT lanza un duro comunicado con la homologación.

Señala que tratan de embaucar a los alumnos, a algunos profesores y a la opinión pública.

Se niegan que las cotizaciones a la Seguridad Social, abonadas a través del ISM, puedan ser utilizadas para sufragar gastos que no corresponden a sus funciones.

La definitiva reunión COMME Representas de los Alumnos de la Escuela de Náutica de Gijón.

El punto de inflexión se produce tras la reunión que los alumnos de la Escuela de Náutico con el Secretario General del Colegio de Oficiales de la Marina Mercante, José A. Madiedo, quien les expone y detalla los argumentos del COMME para oponerse a la “homologación” y  decantarse, por el contrario, a favor de la oficialidad. La exposición no se limita exclusivamente a la disyuntiva homologación u oficialidad, sino que les informa sobre los planes globales del COMME para conseguir el reconocimiento oficial de las titulaciones náuticas, como titulaciones superiores. La necesaria  integración de las Escuelas y enseñanzas náuticas en la universidad, como fórmula académica correcta para acabar con el ghetto náutico creado por la Armada, la necesidad de crear de un centro destinado a impartir cursos de especialización, etc. Tras varias horas de reunión, los alumnos acuerdan proponer a sus compañeros la defensa de la oficialidad de la Escuela Náutica de Gijón, y sin desconvocar el paro, rechazar la pretendida “homologación”, con lo que se imponía un definitivo cambio de rumbo al proceso de homologación. .

5 de enero de 1979.- Se publica un comunicado de las organizaciones representativas del sector de la Marina Mercante, compuesta por el COMME (Colegio de Oficiales de la Marina Mercante) Asociaciones de Capitanes, Maquinistas y Radiotelegrafistas, STM, Cofradía de pescadores, tráfico interior, empresas navieras, y alumnos de la Escuela Reconocida.

1.- Manifestar nuestra total oposición a la orden ministerial de 3 de noviembre de 1978, por la que se homologa la Escuela Reconocida de Náutica del Instituto Social de la Marina a las Escuelas oficiales de Náutica.

Nuestra oposición la basamos en:

a) Por considerar que dicha orden infringe la legalidad vigente,

b) Porque la promulgación de la orden se ha llevado a cabo vulnerando el procedimiento administrativo, puesto que no ha sido sometida al dictamen de la Subsecretaría de Pesca y Marina Mercante, ni de ninguno de sus organismos competente y tampoco de los organismos profesionales como, por ejemplo, el Colegio de Oficiales de la Marina Mercante.

c) La vinculación definitiva de las Escuelas Homologadas al Instituto Social de la Marina es contraria al actual proceso de reforma de la Seguridad Social, lo que permite preverlo precario de su futuro como escuelas. Las enseñanzas náuticas que se impartan en Asturias han de sustentarse con cargo a los presupuestos generales del Estado y por lo tanto han de ser plenamente oficiales, en cuyo caso ya no hay que recurrir a fórmulas ambiguas de homologación.

d) La homologación es un intento, consciente o no, de obstaculizar el actual proceso de reforma global de las enseñanzas superiores de Náutica.

Por todas las razones expuestas las organizaciones arriba relacionadas exigen de los estamentos oficiales responsables:

1.- La inmediata promulgación del Real Decreto de oficialidad de la Escuela Reconocida de Náutica de Gijón, estableciendo el Ministerio de Transportes y Comunicaciones las disposiciones precisas para el desarrollo de dicho decreto y el Ministerio de Hacienda las dotaciones necesarias para que dicha Oficialidad se desarrolle con plenitud en el curso 79-80.

2. Reclamamos una vez más del partido del Gobierno y de los responsables de este proceso la inmediata solución del problema, viéndonos en caso contrario, obligados a recurrir a otras actitudes extremas en defensa de nuestros legítimos intereses.

3. Solicitamos de los organismos asturianos y de todo el pueblo de Asturias, en general, su apoyo para evitar, una vez más, que los intereses regionales sean manipulados en beneficio de planes particulares de instituciones y/o personas que utilizan nuestra región como plataforma política.

11 de enero de 1979.- Tras el paréntesis vacacional, los alumnos de la Escuela “homologada” reanudan su encierro por la negativa ministerial a declarar Oficial la citada Escuela de Gijón.

Los alumnos critican duramente la postura que viene manteniendo la Delegación Provincial del ISM, “que quiere tener con la Escuela de Gijón un apoyo par a su subsistencia y que quiere ver incrementada su influencia dentro del sector con las enseñanzas de náutica.”

Se pone de manifiesto el desinterés mostrado al respeto por el Ayuntamiento de Gijón y su alcalde, cuyo interés por le extensión universitaria contrasta con el sistemático olvido de la Escuela de Náutica de Gijón. (Diario Asturias, pag. 3, jueves 11 de enero de 1979.

Sábado 13 de enero de 1979.- En una entrevista con Alejandro Rebollo, Subsecretario del Ministro de Transportes, que se encuentra de visita privada en Oviedo, declara lo siguiente:

La homologación de la Escuela Náutica de Gijón-señala el subsecretario- lo es únicamente para el presente curso 1978-7. Persigue que los alumnos no tengan que moverse de Gijón para obtener la titulación. Sera una Escuela oficial para el próximo curso 79-80, sin que haya inconvenientes de presupuesto, que al presupuesto del 79 (como nos sucedió con el del 78) hemos llegado con tiempo. Hay un firme propósito del Ministerio que se concretará este mismo mes de enero, de darle a la Escuela Náutica de Gijón el mayor rango posible en cuanto a titulaciones. Y así será sin ninguna duda.

20 de enero de 1979.- sábado. Se celebra una asamblea en la Casa del Mar. En la misma se anuncia que una Comisión encabezada por el Colegio de Oficiales de la Marina Mercante (COMME), las asociaciones de capitanes, maquinistas y radiotelegrafistas para asistir el lunes día 22 a una reunión con el Subsecretario de Transportes, Sr. Rebollo, del que esperan confirme la decisión de establecer la Oficialidad, en consonancia con las declaraciones que ha efectuado recientemente.

Deciden asimismo enviar una carta abierta al alcalde de Gijón, de UCD, el Sr. Lantero, lamentando su desinterés por la problemática de la Escuela de Náutica de Gijón, a diferencia de lo que había ocurrido en Santander.

Recriminan asimismo la situación del Sr. Joaquín Vázquez miembro de UCD y candidato por Asturias, como figura en su “curriculum”, es ingeniero de Ensidesa y al mismo tiempo profesor de la Escuela de Náutica de Gijón, por su partido homologada.

Este es uno de los personajes que verían peligrar su pluriempleo de ser oficial la Escuela de Gijón.

20 de Febrero de 1979.- Por Real Decreto se establece la Oficialidad de la Escuela de Náutica de Gijón. Habían transcurrido tres meses y 19 días desde que se hubiese promulgado la homologación. Tres meses de conflicto que finalmente desembocaron en un gran logro para Gijón y para toda Asturias. Se había salvado una situación que a punto estuvo de arruinar el futuro de las enseñanzas náuticas en Asturias.

6275 Real decreto 359/1979 de 20 de febrero, por el que se establece una Escuela Oficial de Náutica de Gijón.

Reunión del día veinte de febrero de mil novecientos setenta y nueve.

DISPONGO:

Artículo primero.- Se establece una Escuela Oficial de Náutica en Gijón, que impartirá las enseñanzas de la Carrera de Náutica en sus tres Secciones, de Puente, Máquinas y Radioeléctrica.

Artículo segundo.-Se determina como echa de implantación de las enseñanzas correspondientes a los distintos ciclos y cursos, la de iniciación del próximo curso oficial mil novecientos setenta y nueve/mil novecientos ochenta.

Artículo tercero.-Hasta tanto no sean nombrados los Órganos de gobierno correspondientes, con las finalidades establecidas en la legislación vigente, se crea una Comisión Gestora, que se encargará de las funciones docentes y administrativas precisas en esta nueva Escuela Oficial. Su Presidente habrá de ser un Profesor numerario de Escuela Oficial de Náutica, y será nombrado por el Ministro de Transportes y Comunicaciones, a propuesta de la Subsecretaría de Pesca y Marina Mercante, quien designará además, a propuesta de dicho Presidente, los miembros que hayan de integrarla.

Artículo cuarto.-Por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones se establecerán los acuerdos oportunos con el Instituto Social de la Marina en orden a la cooperación mutua y a la utilización por la Escuela Oficial de Náutica de las instalaciones docentes que dicho Organismo posee en Gijón.

Artículo quinto.-El Ministerio de Transportes y Comunicaciones atenderá los gastos que origine, en el presente ejercicio, el funcionamiento de la nueva Escuela Oficial de Náutica de Gijón, con cargo a los recursos de su presupuesto para mil novecientos setenta y nueve.

Artículo sexto.-Queda autorizado el Ministro de Transportes y Comunicaciones para dictar las disposiciones precisas para la aplicación de este Real Decreto.

Disposición final.

A la fecha de iniciación del curso oficial mil novecientos setenta y nueve/mil novecientos ochenta quedará derogada la Orden del, Ministerio de Transportes y Comunicaciones de fecha tres de noviembre de mil novecientos setenta. y ocho.

Dado en Madrid a veinte de febrero de mil novecientos setenta y nueve.

JUAN CARLOS

El Ministro de Transportes y Comunicaciones.

SALVADOR SANCHEZ-TERAN HERNANDEZ

A partir de aquel momento, se abría una nueva etapa en la larga historia de la Marina Civil. Aún había que conseguir el reconocimiento de las titulaciones náuticas, la integración de las mismas en la Universidad y un plan de Estudios acorde con el nivel superior de las mismas.

Apertura Oficial del curso en la Escuela Oficial de Náutica de Gijón.

1 de noviembre de 1979 se celebró el solemne acto de de la apertura oficial en el salón de actos de la Casa del Mar.

Asistieron al acto, Subsecretario de Transportes, Alejandro Rebollo. El subsecretario de Pesca y Marina Mercante, Miguel Aldasoro, el presidente del ISM, Cienfuegos, el alcalde en funciones, Marcelo Palacios, el Gobernador Civil, Martín Caballero, y las autoridades provinciales y locales, así como el Secretario General del COMME, José Antonio Madiedo.

La Lección inaugural corrió a cargo del Rector de la Universidad de Oviedo.

Integración de las Enseñanzas de Náutica en la Universidad.

Por último, se produce la integración de las Escuelas Superiores de la Marina Civil en la Universidad española; esta fase se inicia con la publicación el 29 de Julio de 1988 de la ley 23/1988, de 28 de Julio, por la que se da al Gobierno un plazo de seis meses para llevar a cabo el proceso de integración, de acuerdo con el artículo 9 de la Ley 11/1983 de reforma Universitaria. El Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones mantiene el control en lo que se refiere a la expedición de las titulaciones profesionales.

Estos son los hechos y el clima en el que se crea la Escuela Oficial de Náutica de Gijón.

http://www.marinacivil.com/index.php/articulo/general/8912-aemc

Top