“Corralito para los científicos y 600.000 euros para los amigotes”

Un grupo de investigadores afea al presidente del CSIC el reparto de supuestas “bonificaciones” mientras el organismo se somete a los investigadores a un “corralito”

 

Un grupo de investigadores ha protestado el lunes ante el presidente del CSIC por la falta de fondos y la actual situación presupuestaria del mayor organismo de investigación público del país. Unos 50 investigadores sorprendieron al presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Emilio Lora-Tamayo, cuando este se disponía a participar en un cóctel tras inaugurar el nuevo animalario del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), en Madrid. Los investigadores recibieron al presidente con pancartas que decían: “Corralito para los científicos, y 600.000 euros para los amigotes del central”.

Uno de los investigadores ha preguntado a Lora-Tamayo por  supuestas bonificaciones que reciben los altos cargos del consejo mientras “se hace sufrir a los becarios” por las restricciones presupuestarias impuestas a los más de 100 centros que componen el CSIC. “Los gestores no producen”, ha espetado uno de los investigadores a Lora-Tamayo. El presidente ha contestado, algo violento, “yo también soy investigador” y ha reconocido que las bonificaciones existen, aunque se trata de una cantidad de unos 500.000 euros repartidos entre más de 100 personas, y no unos 20, como aseguran los investigadores. Lora-Tamayo ha vuelto a decir que espera que la situación de emergencia presupuestaria se solucione “en septiembre” con una nueva inyección de dinero por parte del Gobierno.

Los investigadores también han afeado que se inaugure un nuevo edificio en medio de la crisis presupuestaria actual, cuyo coste no ha sido hecho público. El presidente ha dicho que hubo obras que se intentaron parar cuando tomó posesión a principios de 2012, pero que esta no pudo detenerse.

Miles de euros desaparecidos

La situación en el CIB refleja la de muchos otros centros del CSIC, cuyos científicos han visto cómo, de un día para otro, han desaparecido decenas de miles de euros que tenían ahorrados de proyectos de investigación concedidos por el Gobierno o la Unión Europea. Otros grupos han perdido el dinero que habían conseguido a través de convenios con empresas.

La seguridad del centro no ha permitido a los manifestantes entrar en el nuevo animalario. Estos han acabado bajando a otra entrada y han esperado a Lora-Tamayo junto a las mesas del catering con vino español y patatas fritas que había preparadas para después de la inauguración. “Todos los sueldos están asegurados”, ha dicho Lora-Tamayo cuando le han preguntado por los becarios. Después, la directora del centro, María Jesús Martín Hernández, y la jefa de comunicación del CSIC han invitado a los investigadores y los periodistas a abandonar el lugar.

Foto. Un grupo de científicos protesta frente al presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo (a la izquierda) / Nuño Domínguez

eldiario.es

Top