La investigación civil siempre pierde frente a la militar

Hace pocos días el ministro de economía hizo públicos los presupuestos del estado para 2014, de los cuales quisiera mencionar la partida correspondiente a investigación y desarrollo.

Según los mismos, la I+D civil recibirá 5.633 millones de €, 1% más que el año anterior y la I+D militar 507 millones de €, un 40% más que el año anterior. Ahora bien revisando los presupuestos liquidados del 2012, se puede comprobar que toda la partida  del I+D civil no se utilizó, debido a que un 60% del monto se concede en forma de crédito o anticipos que hay que devolver; además para que los grupos de investigación puedan optar a esta financiación tienen que disponer de otros fondos, es decir, sus proyectos han de estar cofinanciados. En cambio la partida de I+D militar el 2012 se utilizó al 100%. La I+D con finalidad militar se divide en dos grupos, un programa  destinado a estudios de las Fuerza Armadas, 163 millones de € y otro programa destinado a la innovación tecnológica en el sector de defensa, 344 millones de €; éste segundo programa no deja de ser una ayuda o subvención encubierta a la industria militar, ya que se concede en forma de créditos a 0% de interés y que con el paso de los años  de puede observar que prácticamente no son retornados.

Los grupos de investigación de las universidades españolas, ante las dificultades económicas que tienen para llevar a cabo sus estudios, han ido creando grupos participados por diversas universidades europeas y buscado fondos en el 7º Programa Marco de la UE. Este 7º Programa Marco finaliza en el 2013 y será sustituido por un programa llamado Horizonte 2020, es el mayor programa público de inversión en investigación, innovación y competitividad.

El programa Horizonte 2020 concede especial relevancia a las investigaciones en vehículos no tripulados, drones, y en especial a los sistemas submarinos no tripulados, sean de vigilancia o armas; es por ello que para incentivar investigaciones en este área pone a disposición los grupos de investigación, generalmente empresas, o empresas con alguna universidad, más de 70.000 millones de €. Ello pone de manifiesto la apuesta de la UE en que la industria militar europea compita con la norteamericana en prototipos de vehículos no tripulados.

Horizonte 2020 con la finalidad fortalecer la posición de la UE en el panorama científico mundial destinará un presupuesto específico de 24.000 millones de €. Finalmente para abordar alguna de las “grandes preocupaciones que comparten los ciudadanos europeos, como el cambio climático, el desarrollo que un transporte y una movilidad sostenible, la obtención de energías renovables más asequibles, garantizar la seguridad alimentaria y hacer frente a los retos derivados de una sociedad envejecida, entre otros”, destinará casi 31.000 millones de €.

Las cifras hablan por sí solas, para generar vehículos no tripulados espías o armas submarinas 71.000 millones para todos los grandes temas preocupan a los ciudadanos 31.000 millones.

Tica Font Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Público.es

Top