Por qué España se pasa a la fibra óptica

- Las líneas de fibra aumentan en un 100% en 2015, mientras las de hilo de cobre han caído en más de un millón

- España es el segundo país de Europa en número de clientes, solo por detrás de Francia, y supera a Alemania y USA
- Hasta septiembre de 2015, los ingresos de Telefónica por servicios de móvil y fijo han caído hasta en un 15% respecto a 2014 La fibra será mayoritaria este año en España
El cable, única vía de las operadoras para aumentar ingresos

Desde que en enero de 2010 se instalaron los primeros cables de fibra óptica en España (directos al hogar) los clientes que eligen esta tecnología no paran de crecer, mientras que los de DSL -cobre tradicional- no paran de caer. España se ha convertido en el segundo mercado de Europa -tras Francia- en 2015. La fibra permite más bando de ancha, básico para que las operadoras den más servicios y aumenten sus ingresos ante la estabilización de fijo y movil.

 

El número de líneas de teléfono de fibra óptica -sumadas las híbridas- superará este año 2016 a las históricas líneas de hilo de cobre -técnicamente, DSL-. Las diferencias se han reducido al mínimo en este 2015, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados de la Competencia (CNMC): las tradicionales líneas de cobre han pasado de 8,9 millones en 2014 a 7,6 millones en diciembre de 2015 -más de un millón menos-, mientras que las líneas de fibra han pasado de 3,6 millones a 5,5 millones en solo un año. A un ritmo similar, incluso menor, este año se producirá el 'sorpasso'.

El crecimiento es espectacular y cada vez mayor. En el último trimestre, de septiembre a diciembre, las líneas de fibra hasta el hogar en España han aumentado en más de 550.000, a las que hay que añadir las híbridas -fibra óptica hasta un nodo central y, desde ahí, cable coaxial hasta el hogar-, que aumentaron en 75.000. Las líneas de cobre tradicional cayeron en más de 400.000. 

Esto ha convertido a España en el segundo mercado europeo por número de clientes. Hasta septiembre de 2015, según datos de Fibra to the Home Council Europe, en España había 2,5 millones de clientes, frente a los 3,1 millones de Francia. En crecimiento, España ha aumentado en un año casi un 65%, frente a un 78% de Francia. España supera en tasa de penetración a países como Estados Unidos, Alemania o Italia, aunque sigue lejos de los países nórdicos.

Oportunidades 

Las consecuencias para la sociedad de un país de un hecho como éste son enormes, en términos de oportunidad de crecimiento para las empresas de España y de cambio de vida para los ciudadanos. "Las posibilidades que genera un cambio como el que se está produciendo en España son ilimitadas para un país", asegura un experto del sector. "Es un avance importantísimo para una sociedad", insiste. 

La banda ancha con cobre -DSL- se comercializó para aprovechar la histórica red de cableado de teléfono en España. Sin embargo, las operadoras empezaron a desplegar la red de fibra óptica ante los problemas técnicos que tenía el cobre. Esta tecnología, que además se encuentra en regular estado, no permitía a las operadoras ofrecer la rapidez de conexión ni la amplitud de banda necesaria para ofrecer nuevos servicios y elevar los ingresos

Telefónica

Porque el avance que se está produciendo en España de la fibra óptica tiene un nombre: Telefónica. La operadora presidida por César Alierta ha invertido ingentes cantidades de dinero en 'cablear' a empresas y hogares para poder ofrecer el 'cuadrupe play': teléfono fijo, móvil, Internet y TV de pago. De hecho, según los datos de la CNMV, Telefónica tiene el 71% de los clientes de banda ancha hasta el hogar en España

Los datos de la CNMC avanzan que Telefónica tendrá en 2016 más clientes de fibra óptica que de cobre

Precisamente, los datos de la CNMC a diciembre de 2015 -Telefónica presenta resultados este viernes-, avanzan que la operadora ha cerrado el año con 2,2 millones de clientes de fibra óptica, frente a los 3,3 millones de hilo de cobre. A este ritmo, en 2016 ya tendrá más clientes de fibra. 

Las razones de esta política de Telefónica -y, en menor medida, del resto de operadoras que están en España-, son principalmente dos. En primer lugar, como única vía para poder dar más servicios al cliente y elevar los ingresos ante la estabilización del negocio fijo y móvil. Baste como ejemplo las cifras de Telefónica de enero a septiembre de este año. Según sus datos, los ingresos de movil han descendido un 6% respecto a 2014 y los ingresos por terminales, un 4,6%. En el caso del negocio fijo, los ingresos por voz y acceso han caído casi un 15%. Lo único que crece son los ingresos por datos y por TV de pago. 

Redes compartidas

Hay un segundo motivo: la red nacional de cableado que heredó Telefónica del Estado cuando se privatizó tiene que compartirla con sus competidores por decisión de Competencia. Esto no ocurre con la fibra ópitca, que además tiene menos coste de mantenimiento que el hilo de cobre -Telefónica ya ha anunciado un plan para cerrar las primeras 36 centrales de cobre-. Esta pendiente que la CNMC haga público su informe definitivo sobre si obliga a Telefónica a compartir su red de fibra. De momento, lo que ha dicho es que en las 66 ciudades más importantes del país -casi el 30% del territorio nacional- no tendrá que hacerlo

Esto tiene una parte negativa. "La competencia entre las operadoras, en vez de ser en función de los contenidos o las ofertas que haga cada uno, se produce en si uno tiene la red extendida o no. Debería ocurrir como en el caso de las televisiones o de la electricidad, donde la red pertenece a una empresa, Abertis o Red Eléctrica, y las empresas compiten con contenidos. Eso no ocurre con las 'telecos'", explica un experto del sector. Lo que decide la CNMC es, por tanto, fundamental puesto que si obliga a Telefónica a compartir la red, Alierta ya ha declarado que frenará las inversiones en fibra, que no llegará a las zonas más rurales. España, a dos velocidades.

 

Foto. La fibra será mayoritaria este año en España.EP

bez.es

Top