La ruina económica del sistema universitario británico

El ejemplo que siguen España y la UE La palabra "deuda" en inglés, con la "e" reemplazada por un símbolo de libra

Tasas elevadas y préstamos hacen que los graduados británicos sean los más endeudados del mundo desarrollado

Reino Unido, en 2012, triplicó el precio las matrículas universitarias, hasta las 9.000 libras esterlinas

Tras la supresión de las becas, un 96% de la financiación del Gobierno a estudiantes llega en forma de créditos

 

El Plan Bolonia acabó con las licenciaturas de 5 años, llevando los grados a 4 años y preparando el terreno para hacerlos de 3, obligando prácticamente a quien quiera hacerse un huevo en el mercado el trabajo a afrontar un máster (más caro que el grado) de uno o dos años. Esto se acerca a la modalidad anglosajona, con universidades privadas y estudiantes que deben endeudarse, lo que lleva a un aumento de la desigualdad y las dificultades económicas para tener estudios superiores.

 

Así lo pone de manifiesto un informe del Institute for Fiscal Studies (IFS) británico, que da cuenta de las consecuencias que han tenido el aumento de las tasas y el recorte de las becas, justamente dos políticas que se han llevado a cabo en España, donde las becas disminuyen y las tasas se han encarecido en regiones como Madrid o Cataluña. De hecho, la Universidad española está entre las más caras de Europa.

 

Tras un aumento en las tasas, se incrementaron las aportaciones de los graduados pero se redujeron los reembolsos de créditos de los graduados que ganan menos dinero

 

La educación superior en Reino Unido pasó por varias reformas en los últimos 20 años, siendo la más notable el aumento por triplicado del precio de las matrículas, hasta las 9.000 libras esterlinas. El IFS reconoce que la educación superior inglesa es puntera y tiene a varias universidades entre las principales posiciones de los ránkings internacionales, pero advierte de que esa posición peligra debido al incremento de la competencia en todo el mundo.

 

Las tasas universitarias fueron introducidas en Reino Unido en 1998 e incrementadas en 2006 y 2012. Esto aumentó la cantidad necesaria para financiar, pero las becas han disminuido, tanto de matrícula como de manutención. Así, un 96% de la financiación del Gobierno llega en forma de créditos.

 

La combinación de tasas elevadas y elevado préstamos para manutención contribuye a que los graduados británicos tengan las mayores deudas estudiantiles del mundo desarrollado.

 

Adiós a las becas para aliviar el déficit público

 

Un factor clave para los recortes es que los créditos no lastran el déficit, mientras que las becas sí. Desde 2011, el peso de la educación superior en el déficit británico se redujo en 5.700 millones de libras, un 10% del déficit actual, mientras que la financiación para universidades creció. La aportación a largo plazo de los contribuyentes bajó en unos 3.100 millones porque las aportaciones de los propios graduados crecieron, pero menos que el incremento de los créditos concedidos.

 

La aportación del sistema a largo plazo es en estos momentos muy dependiente de los beneficios de los graduados, de los reembolsos anticipados y del coste de los préstamos gubernamentales. Por ejemplo: si los ingresos de un graduado son dos puntos porcentuales menos que lo esperado, la aportación a largo plazo del gobierno se incrementa en un 50%, según los cácluos de IFS. Una anterior investigación de IFS evaluó la reforma de 2012 y reveló que se incrementaron las aportaciones de los graduados pero que se redujeron los reembolsos de créditos a lo largo de la vida de los graduados que ganan menos dinero en su carrera (el tercio de menores ingresos).

 

Créditos también para manutención

 

Una normativa de 2015 que reemplazó las becas de manutención por créditos implicó que los estudiantes de entornos más desfavorecidos acumulen deudas de 57.000 libras (incluyendo intereses) de media por un grado de tres años.

 

Una normativa de 2015 que reemplazó las becas de manutención por créditos implicó que los estudiantes más pobres acumulen deudas de 57.000 libras (incluyendo intereses) de media por un grado de tres años

 

Por lo tanto, hay una variación significativa en las aportaciones de los graduados, los que más ganan pagando considerablemente más que los que menos ganan. Sin embargo, los cambios de 2012 incrementaron los reembolsos de casi todos los graduados, aumentando la carga que los préstamos para estudios representan para quienes ganen sueldos más bajos debido a la congelación del umbral de reembolso.

 

La reforma de 2012 incrementó la financiación universitaria en un 25%. También cambió considerablemente los ingresos relativos por estudiante de diferentes cursos: la financiación para lso cursos más caros se incrementó un 6% entre 2011 y 2017, mientras que la de los cursos más económicos aumentó en un 47%. 

 

Según IFS, a diferencia del actual sistema -en el cual la cobertura de préstamos impagos de los que menos ganan se lleva la mayor la aportación de los contribuyentes-, la concesión de becas permitiría al gobierno dirigirse a los sujetos más prioritarios, como los que estudian STEM -siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas-, o los estudiantes de hogares más desfavorecidos, y evitaría el riesgo de soportar impagos.

 

No sólo en Reino Unido el coste de la educación superior está afectando a los hogares de menores ingresos. También sucede en otro país con un sistema universitario similar, Estados Unidos, donde el método anglosajón de financiación de las universidad está haciendo estragos entre la población estudiante.

 

Foto. La palabra "deuda" en inglés, con la "e" reemplazada por un símbolo de libra. Pixabay

http://www.bez.es/593745684/reino-unido-universidad-cara.html#posicion_3

Top