Organismos diminutos gobiernan los mares

organismoS diminutos gobiernan los mares

El 90% de la biomasa oceánica está compuesta por microbios, según los últimos datos del Censo de Vida Marina. Se trata de un proyecto de 2.000 científicos de 80 países

 

 

La vida en el mar no sólo la protagonizan ballenas, tiburones, medusas o rayas. La fauna acuática se compone de miles de minúsculas especies, vitales para los ecosistemas oceánicos, y hasta para la vida sobre la Tierra. Son los microorganismos marinos, que, aunque pasan desapercibidos a simple vista debido a su tamaño, desempeñan un papel fundamental en aspectos clave de la vida como el ciclo del carbono y la cadena alimenticia, según revelan los últimos datos del proyecto Censo de Vida Marina, que se han publicado esta semana.

 

Una parte de la comunidad de estos organismos diminutos está integrada por los microbios, cuya esencia se dispone generalmente en una sola célula. Estas sencillas estructuras constituyen entre el 50% y el 90% de toda la biomasa submarina, según datos del Censo Marino Internacional de Microbios (ICoMM). Su presencia en el océano alcanza el quintillón de individuos (o lo que es lo mismo, un millón de millones de millones de millones de millones de células). En masa, esta comunidad equivale al peso de 240.000 millones de elefantes africanos.

 

Los microbios viven en áreas hasta 1.626 metros bajo el suelo oceánico

El ICoMM constituye una de las 14 áreas de estudio sobre las que se está desarrollando el Censo de Vida Marina. Este proyecto internacional se inició hace una década y cuenta con la participación de más de 2.000 científicos de 80 países, lo que lo ha convertido en una de las colaboraciones científicas internacionales más extensas del mundo. Los resultados finales del Censo de Vida Marina se presentarán en Londres el próximo 4 de octubre.

 

Millones de ADN

Después de haber tomado muestras de agua en más de 1.200 áreas de estudio de todo el planeta, los científicos del ICoMM han encontrado más de 18 millones de secuencias de ADN microbiano. Sin embargo, durante 11 meses de trabajo, los investigadores sólo han llegado a secuenciar el 0,01% de estos

"Aún nos encontramos en la era del descubrimiento cuando hablamos de diversidad microbiana", explicó a Público una de las investigadoras jefe del ICoMM, Linda Amaral-Zettler.

La necesidad de conocer la magnitud y la diversidad de los organismos microscópicos del océano no sólo se justifica por el valor del conocimiento en sí, también lo hace por su papel fundamental sobre la vida. Los microbios ejecutan el 95% de la respiración en los océanos mediante la transformación del CO2 atmosférico, que es absorbido por el agua, en carbono orgánico que se sumerge hasta las profundidades.

Según explica Amaral-Zettler, "los microbios controlan el uso global del nitrógeno y dirigen la mayor parte del ciclo del azufre, el hierro y el manganeso del planeta". Además, dominan cada rincón de nuestra biosfera, especialmente en el océano. Se ha llegado a encontrar vida en la muestra de lodo más profunda jamás registrada, recogida en las costas de Terranova (Canadá), a 1.626 metros bajo el suelo marino y a 4.560 metros bajo el nivel del mar. Por ello, es muy importante conocer lo máximo posible sobre estas formas de vida, ya que han estado presentes en el 80% de la historia de la Tierra. "No sabemos qué sucedería sidesaparecieran los microbios, lo único que está claro es que las consecuencias serían indudablemente negativas", añade la investigadora.

 

Comunidad kilométrica

A pesar de la importancia para la vida de los microbios, su presencia pasa desapercibida debido a su tamaño. No obstante, estas pequeñas células son capaces de aliarse para formar estructuras asombrosas, como lo demuestra uno de los últimos descubrimientos del proyecto. Un equipo de investigadores ha localizado una comunidad microbiana frente a las costas de Chile y Perú cuya extensión alcanza en tamaño a la superficie de Grecia.

"Las consecuencias de su desaparición serían sin duda muy negativas"

Esta manta, como la describen sus descubridores, está formada por microbios de entre dos y siete centímetros de largo. Es un ecosistema lleno de vida, ya que se ha medido hasta un kilo de biomasa por metro cuadrado y su peso total podría alcanzar los 100 millones de toneladas. Esta inmensa formación, recién descubierta, compite ahora con la Gran Barrera de Coral australiana por convertirse en el organismo vivo más grande del mundo.

Pero los microbios no son los únicos señores del mar a escala diminuta. El área del proyecto para el Censo de Zoo-plancton Marino (CMarZ) ha descubierto 7.000 especies dentro del zooplancton desde 2004. Según la responsable del CMarZ, Ann Bucklin, "esta cifra podría aumentar hasta las 20.000". El zooplanctonsirve de alimento a especies más pequeñas, que a su vez son presa de otras mayores, hasta llegar a los humanos. Por ello, "es fundamental conocer cómo se distribuyen y cuál es el papel que cumplen en la cadena alimenticia", enfatiza Bucklin.

Uno de los aspectos más característicos del océano estriba en su inmensidad. No obstante, dentro de su complejidad, el tamaño parece no importar. Los investigadores oceánicos coinciden en que aún falta mucho por descubrir, ya que, "según aumenta su profundidad, disminuye nuestro conocimiento", concluye Amaral-Zettler.

Público.es

 

Top