El valor de los gestos

Sobre cuentas corrientes y decisiones ciudadanas

 

Entrevista a Alfredo Apilánez publicada en El Viejo Topo, noviembre de 2018

 

Sobre el entrevistado, con sus propias palabras: “Soy profesor de ciencias sociales en un centro de estudios y escritor de artículos sobre historia, teoría económica y finanzas en el blog Trampantojos y Embelecos. Allí trato de poner un granito de arena en la crítica del discurso del capital -encarnado en la teoría económica ortodoxa y en el paradigma político neoliberal- y en la defensa de la necesidad de construir nuevos sujetos y prácticas emancipatorias. Soy miembro asimismo de la Asociación 500×20, un humilde pero corajudo colectivo que lucha contra la violencia inmobiliaria, principalmente en el ámbito del alquiler, en el distrito de Nou Barris de Barcelona”.

 

***

 

Recibí el pasado 11 de julio una nota tuya. Decía así:

 

Qué suerte que lo menciones Salvador ya que gracias a ello me he percatado de un despiste imperdonable: se me había pasado adquirir el libro -a pesar de hablar mucho de finanzas, soy un bicho raro que carece de cuenta corriente así que este tipo de trámites resultan un poco arduos-. En cualquier caso, ya está subsanado.

 

El libro al que hacíamos referencia era el último de Paco Fernández Buey: Marx a contracorriente (Vilassar de Mar (Barcelona), El Viejo Topo, 2018)

 

Te comenté en otro e-mail que Sacristán señalaba en una carta de hace ya muchos años una situación similar a la tuya. Tu respuesta fue la siguiente:

 

No sabes cuánta ilusión me hace tener en común con nuestro más brillante pensador al menos un rasgo nimio.

 

La organización es ardua como te digo pero factible cuando uno se abstiene de entrar en la inicua espiral de los créditos y demás productos bancarios. Eso sí, hay que arrostrar el engorro de cobrar la nómina en cheque y dedicar una mañana al paying day de los recibos. La ventaja es el enorme alivio que supone llevar el control de los pagos evitando abusos demasiado comunes en comisiones, pagos indebidos y mordidas de los ‘sacaperras’ de los oligopolios energéticos. En fin, además de tener un cierto descargo moral por abstenerme de tratar con instituciones tan “honorables”, te aseguro que, incluso en términos prácticos, al menos por ahora, no me arrepiento,

 

Disculpa la prolijidad y un abrazo.

 

Déjame preguntarte por estos temas si no te importa. Tienen importancia y más en el caso de un experto en finanzas como tú.

 

Una pregunta previa: cuando hablamos o se habla de sistema financiero, ¿de qué hablamos exactamente?

 

Aunque no lo parezca, no es nada sencilla esta cuestión que me planteas. Quizás sería interesante, desde el punto de vista pedagógico, resaltar el enorme contraste existente entre la respuesta que te daría un economista ortodoxo -desde prácticamente todas las tribunas académicas y mediáticas- y la versión “herética” que, con base en las teorías de Marx y de Keynes, viene considerándose la crítica más importante de la teoría económica apologista del capital.

 

Adelante con el contraste

 

La versión oficial -con la que se lava el cerebro a los sufridos estudiantes de economía en las facultades de todo el mundo- dice que el sistema financiero es el conjunto de instituciones -bancos, fondos de inversión, mercados bursátiles, mercados extrabursátiles, supervisores, etc- cuya función primordial es, en su condición de intermediarios financieros, canalizar el ahorro hacia la inversión empresarial o el crédito al consumo. De este modo, las instituciones financieras fungirían, podríamos decir, de lubricantes de la actividad económica proveyendo financiación y optimizando los flujos de liquidez a través de mecanismos que, en última instancia, redundan en la eficiencia de la asignación de recursos hacia la inversión productiva y el crecimiento económico.

 

Sí, sí, eso es lo que normalmente podemos leer en ensayos y artículos.

 

Pues nada más lejos de la realidad, te lo aseguro. En este caso, los herejes nos acercan mucho más a la verdad. La versión herética, valga la un tanto grosera simplificación, expuesta principalmente por economistas marxistas, define el sistema financiero como el conjunto de instituciones capitalistas cuya función esencial es canalizar los flujos de riqueza real extraídos -a través del ‘crédito a muerte’- de la creciente explotación del trabajo hacia la nebulosa del casino global multiplicando el ingreso rentista y los formidables niveles de desigualdad para sostener la tasa de ganancia del capital, bastante maltrecha desde el crack del petróleo de 1973. En él habría pues dos niveles: en un primer nivel -llamémosle “máquina de succión”- estaría la gran banca global -la banca comercial y la banca central independiente de los gobiernos- cuya principal función sería extraer, a través del flujo creciente de intereses de la deuda, pública y privada, colosales cantidades de riqueza real hacia el casino. Y en un segundo nivel tendríamos el casino global, los mercados bursátiles y lo que el experto en finanzas Hernández Vigueras denomina banca en la sombra, donde se vuelca el flujo de liquidez extraído por el sistema bancario para multiplicarlo -el casino financiero decuplica el PIB mundial- y convertirlo en rentas exorbitantes y en un formidable motor de desigualdad. Digamos pues, en resumen, que la banca global extrae los flujos de liquidez del trabajo vivo a través del imperio de la deuda y los llamados “mercados” optimizan al máximo ese flujo, multiplicándolo ad eternum, pugnando por estirar los ciclos de auge del capitalismo hasta el inevitable colapso, y maximizando los ingresos de los rentistas -la clase actualmente hegemónica-.

 

Perdón por extenderme pero quería recalcar el contraste entre la realidad y la versión oficial de la ortodoxia, con la enorme influencia que ello tiene en la colosal ignorancia popular sobre la función real de las finanzas en nuestra sociedad.

 

Gracias por tus aclaraciones, vuelvo a nuestro asunto. ¿Cuándo tomaste la decisión de no tener cuenta corriente? ¿Por qué?

 

Antes que nada he de decirte Salvador que me produce un cierto pudor relatar mi humilde experiencia personal. Lo hago atendiendo a tu generosa invitación y por su posible función pedagógica como ejemplo de la viabilidad de practicar la objeción bancaria o financiera, que considero un cambio necesario y muy poco tenido en cuenta en los hábitos cotidianos de la población

 

Esa es la finalidad de mi pregunta.

 

En fin, todos conocemos mucha gente que raja constantemente de la banca, del rescate con dinero público, etc pero que mantienen incólumes sus relaciones y su uso intensivo de servicios financieros y bancarios como si no existiera otra opción. Pues quizás haya que pasar, aunque sea parcialmente, de las palabras a los hechos, ¿no te parece?

 

De entrada diría que sí, que me parece.

 

Yendo a mi caso concreto, como se deduce de la explicación anterior, mi opinión no es precisamente favorable acerca de la función social de estas instituciones así que llevaba bastante tiempo rumiando la posibilidad de -digámoslo así- romper relaciones con la banca.

 

La oportunidad se presentó cuando me quedé solo en mi casa hace cuatro años. Anteriormente teníamos una cuenta compartida con mi compañero de piso en la que yo figuraba únicamente como autorizado -decisión que tomé para evitar un embargo de escaso importe por multas de tráfico que me parecieron injustas y me negué a pagar- y que usábamos exclusivamente para los gastos ordinarios de la vivienda y algún que otro pago domiciliado. Era un uso limitado ya que la nómina la cobraba ya con un cheque. Así pues, como ya tenía una relación con la banca bastante residual, careciendo además, como te expliqué en el correo que dio origen a esta conversación, de préstamos o cualquier otro producto financiero, el cierre de la cuenta solamente conllevó tener que hacer a partir de ese momento los pagos directamente en efectivo. Entonces me convertí en un bicho raro -España es uno de los países más bancarizados del mundo, con un 94% de personas con cuenta corriente- apegado únicamente al efectivo -que representa un ridículo 3% del circulante- y ajeno al dinero-deuda electrónico -el 97% restante- creado por la banca privada. Digamos que soy de los pocos clientes “exclusivos” que le quedan al BCE y a la fábrica de moneda y timbre.

 

Pues no está mal. ¿Tienes alguna otra relación con los bancos?

 

Una solamente. No me ha quedado más remedio -prácticamente es imposible, a pesar de que tendrían obligación por ley, realizar el pago por transferencia a las compañías telefónicas- que pedirle a una generosa amiga que me ceda su cuenta para domiciliar el pago del teléfono fijo y móvil -un humilde celular, tampoco tengo smartphone: como ves, estoy hecho un adefesio-. Así pues, he de reconocer esa impureza que hace que mi desvinculación bancaria no sea completa.

 

Muy poca impureza. ¿Obrarías del mismo modo si en España hubiera un banco público con perspectiva de servir a la ciudadanía?

 

Se me hace muy difícil situarme en una hipótesis tan inverosímil como la que planteas en el actual entorno furibundamente privatizador en el que el control de la planificación económica a través de la banca central y privada es el eje fundamental de la economía política neoliberal. Digámoslo un poco brutalmente: el banco público ni está ni se le espera. Fíjate que las cajas de ahorro eran entidades semipúblicas con obra social y ya viste cómo fueron fulminadas -con enorme complacencia por parte de las autoridades monetarias europeas- tras la brutal crisis financiera que todavía arrastramos, dejando todo el pastel a la banca comercial. Por cierto, actualmente Bankia sigue siendo una entidad nacionalizada tras el colosal rescate público recibido. Pero es una perversión horrible y un ejemplo paradigmático de la servidumbre del poder político a los intereses de las finanzas ya que se están utilizando ingentes recursos fiscales a través del Frob y la Sareb para sanearla y poder ofrecerla a continuación en bandeja de plata a alguna gran corporación bancaria. Incluso en la Cuba comunista el sistema bancario es mixto.

 

Lo ignoraba, no lo sabía.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, y yendo, si me permites la ensoñación,un poco más allá de la cruda realidad, sí que te daría una respuesta, tan inverosímil o más quizás que tu pregunta, remitiéndome al utópico Marx de los manuscritos del 44 y a sus vitriólicas pero bellísimas diatribas contra el dinero: “el dinero es el alcahuete entre la necesidad y el objeto, entre la vida y los medios de vida del hombre”. Creo que un planteamiento realmente comunista debe tender a la desaparición del dinero y de la banca y a una organización social basada en el clásico principio marxista: de cada cual según su capacidad y a cada cual según sus necesidades, que yo entiendo también como descripción de la esencia del apoyo mutuo y del comunismo libertario. Si me permites copiar la frase, es de la crítica al programa de Gotha de 1875 y a mí me parece bellísima: “En una fase superior de la sociedad comunista, cuando la esclavizadora subordinación del individuo a la división del trabajo y con ello a la antítesis entre trabajo mental y físico haya desaparecido; cuando el trabajo se haya convertido no sólo en medio de vida, sino en la primera necesidad vital; cuando a la par con el desarrollo global del individuo hayan aumentado las fuerzas productivas y los manantiales de la riqueza colectiva fluyan más abundantemente, sólo entonces podrá rebasarse en su totalidad el estrecho horizonte del derecho burgués y podrá la sociedad inscribir en su estandarte: «¡De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades!». Mil perdones por la ensoñación. Pongamos de nuevo los pies en la tierra.

 

De acuerdo, así sea, pero la frase-reflexión de Marx es bellísima. ¿Y si no te quisieran pagar tu nómina con un cheque?

 

Eso sería ilegal. Según el Estatuto de los Trabajadores la nómina se puede cobrar en moneda de curso legal, mediante talón o domiciliación bancaria.

 

¿Qué haces con el cheque? ¿Cómo obtienes tu efectivo para pagar tus cosas? Entiendo que tampoco tienes tarjeta de crédito o de débito.

 

Correcto, sin cuenta corriente no hay plástico. Dicho sea de paso, si me permites otro pequeño inciso Salvador, el plástico -me refiero al tarjeteo, obviamente- representa un enorme flujo de ingresos para la banca a través de comisiones cobradas a los comercios y demás establecimientos por su uso. Y, a pesar de que no seamos conscientes de ello, esas comisiones y demás costes de intereses ocultos suponen un importante recargo de costes para los comercios y las empresas que redunda en precios elevados y en inflación y desposesión para las clases populares.

 

Sin duda, sin duda, algo que solemos olvidar.

 

Volviendo a mí caso particular, el cheque se cobra en el banco del empleador. Hay que salir ojo avizor de la sucursal ante el riesgo de ser cazado por algún amante de lo ajeno hasta que llega a su destino final aunque efímero en un humilde cajón -espero que esto no implique un riesgo para la seguridad de mi domicilio; aunque, bien pensado, el botín sería tan escaso que creo que incluso el hipotético raterillo tendría compasión y lo dejaría intacto jeje-.

 

¿Cómo pagas entonces tus recibos de agua, luz, gas o teléfono por ejemplo? ¿Vas a las compañías a pagar cada mes o cada dos meses? Deben mirarte como un bicho raro.

 

Si, jaja, incluso me ha ocurrido con la eléctrica, de cuyo nombre no queremos acordarnos, que no me facilitó el pago a través de transferencia hasta que fue un caso de fuerza mayor al cerrar la cuenta donde estaba domiciliado y verse por tanto obligados a aceptarlo. No les entra en la cabeza que pueda haber, como dices, ‘bichos raros’ que no estén bancarizados. Tampoco les interesa en absoluto perder sus suculentos negocios con la banca -sus principales accionistas- así que hacen todo lo posible para impedirlo hasta que no les queda más remedio.

 

Decirte que, para evitar “contaminarme” pisando sucursales, los suministros los suelo pagar en una institución mucho más honorable como Correos y la renta de la vivienda al administrador. Lo cual, por cierto, permite formular quejas o solicitudes acerca del mantenimiento de la vivienda cara a cara. Son las ventajas del pago en mano, que le ves la cara al rentista que te observa con conmiseración mientras cuenta los billetes jeje.

 

Y si yo te dijera: aunque quiera no puedo, no tengo tiempo para pagar en efectivo…

 

En este caso no sabría decir exactamente a qué te refieres pero sin duda me parecería abusivo. Trataría de disuadirte haciéndote entrar en razón con argumentos de este tenor: Pero hombre de Dios, no hagas eso, ¡Si el efectivo es el único dinero real! Si el dinero electrónico no es dinero, aunque creamos lo contrario: es una deuda del banco con el cliente pero puede desvanecerse como el humo, como por cierto ocurrió en Chipre no hace mucho. Seguro que te convenzo. Si me apuras, en un caso extremo, que no hubiera otro remedio, podría recurrir a alguna cuenta putativa, como en el caso de la generosa amiga que te comentaba anteriormente, para solventar la dificultad. En otros casos -algún pago esporádico por conferencias por ejemplo- les he puesto como condición recibir un talón En fin, que cualquier persona física o jurídica con cuenta corriente -yo lo tendría más difícil- puede emitir un cheque al portador.

 

Hablas de abusos demasiado comunes en comisiones, pagos indebidos, etc. ¿Nos das algunos ejemplos?

 

Uff, esto daría para una charla monográfica para la cual tampoco estaría demasiado cualificado. Te daría sólo algún ejemplo personal partiendo de que, al carecer de créditos y de otros sofisticados productos financieros, dejamos de lado el grueso de los abusos, condenados reiteradamente en tribunales europeos, que comete la banca patria al calor de la depredadora legislación hipotecaria y crediticia española. Las comisiones por descubierto, por ejemplo, de las que sí hablo por propia experiencia, son escandalosas. La entidad cobra por comisiones de mantenimiento una cantidad desorbitada que, en caso de volver tu cuenta de color rojo por falta de saldo, comienzan a generar unos intereses totalmente abusivos que cuando te das cuenta del agujero se han disparado enormemente. Todo ello sin ninguna notificación por parte de la entidad cuando, bien al contrario, no les duelen prendas en llenarte el buzón de toneladas de propaganda no reciclable para ofrecerte sus “irresistibles” productos, seguros y planes de pensiones.

 

En fin, no soy mucho de embarcarme en reclamaciones o litigios -como buen antisistema, desconfío bastante de la ecuanimidad de los tribunales, y excuso decir de los de la piel de toro- pero, como creo que cualquier ciudadano sufre cotidianamente, estas instituciones tienen la sartén por el mango y los abusos flagrantes que cometen son dificilísimos de revertir a través de los trámites legales ordinarios.

 

En cuanto a las mordidas de los sacaperras de los oligopolios energéticos. ¿No las sufres igualmente aunque pagues en efectivo?

 

Desde luego que los abusivos precios, provocados en parte por la especulación financiera a la que las eléctricas -que forman por cierto un cártel de libro que falsea la sacrosanta libertad de mercado- se suman gustosas en la subasta de fijación del precio del kW, los sufro exactamente igual. Sin embargo, hay un matiz importante. Como yo controlo los pagos, puedo evitar abusos, como recargos injustificados por supuestos retrasos mal registrados por la compañía. Resulta, como botón de muestra, que el registro del abono de la factura se demora un par de días en el caso de la eficientísima empresa de aguas de Barcelona y así -incluso habiendo pagado en tiempo y forma- te cobran “por la patilla” 10 euros más en el siguiente recibo. Otro ejemplillo: hasta hace poco, debido a un problema en la instalación de los contadores telemáticos, algunos recibos de luz incluían consumo real y otros consumo estimado por la compañía eléctrica. El caso es que, cuando el estimado era inferior al real, la “dadivosa” compañía, cuando lo compensaba, cargaba el importe sin avisar y a traición -fuera de la fecha habitual de pago- dejándote -como fue mi caso- en descubierto. Y a reclamar al maestro armero. Desde que me borré del banco, esto ya no ocurre porque controlo yo los pagos y la cosa -te lo puedo asegurar- cambia cuando la reclamación precede al pago y no a la inversa. Asimismo, en caso de algún mes estar “apretadillo”, puedo ir gestionando los pagos a conveniencia ya que la eléctrica no cobra -algo le tendremos que agradecer a la paupérrima normativa de la “pobreza energética”- recargo por retraso. En fin, ejerciendo la tan española picaresca, con magros ingresos como los míos no es baladí un ahorro de 50 euros, pongamos por caso, al aplazar el pago de un recibo un mes para poder adquirir, sin ir más lejos, alguno de los magníficos libros que editáis en El Viejo Topo.

 

Gracias por tus elogiosas palabras. Hablas de “tener un cierto descargo moral por abstenerme de tratar con instituciones tan “honorables”. ¿Qué descargo moral es ese?

 

Bueno Salvador, todos sabemos que las acciones individuales, desde la tradición anarquista de la propaganda por el hecho hasta la máxima bíblica de predicar con el ejemplo, tienen una relevancia puramente simbólica y, sin otro tipo de actuaciones y de cambios más estructurales y masivos, son totalmente insuficientes para alterar el statu quo. Incluso existe el peligro, como en el caso de la caridad cristiana, de poder quedarse solamente en lenitivo para la mala conciencia al servir de vehículo expiatorio de las culpas. Lo cual no quita que tengan, estas acciones simbólicas, un efecto pedagógico, podríamos decir que asintótico, orientando hacia donde debería tender una praxis vital socialista. Aunque sólo sea por ahorrarme algunos actos que uno hace “con la nariz tapada”, y más conociendo un poco las entrañas de la bestia, doy por bien empleado practicar la objeción bancario-financiera. Y, si no estoy abusando de tu paciencia con mis cuitas y escrúpulos, te pondría un último ejemplo de repulsión moral, llamémosle así, que uno se ahorra rompiendo relaciones con la banca.

 

No abusas de mi paciencia. Todo lo contrario.

 

Vamos allá pues, sujétate bien la pinza de la nariz, te lo ruego. CaixaBank -cito el nombre comercial, excepcionalmente, aunque se la traerá al pairo, como forma de denuncia y oprobio- patrocina una campaña “solidaria” que me voy a abstener de calificar: ‘cap nen sense bigoti’, ‘ningún niño sin bigote’. Se trata de una especie de cuestación para repartir leche entre los niños que sufren pobreza severa en Cataluña. Realmente me pareció repulsivo que una institución -dentro del cariz absolutamente vomitivo de la publicidad bancaria- que obtiene una parte de sus suculentos beneficios con la especulación con alimentos en el casino global, una dinámica generadora de miseria en el tercer mundo, trate de lavar su sucia conciencia con una campaña de esa catadura moral. En fin, creo que sobran los comentarios.

 

Sobran pero está bien que recordemos estas infamias. Un inconveniente: además de los cargos de corporaciones desalmadas, las cuentas pueden servir para domiciliar suscripciones a revistas alternativas o a organizaciones de izquierdas. ¿Cómo lo haces en tu caso?

 

Tienes razón, he tenido alguna suscripción y, como en el caso de la adquisición telemática de libros, puede ser un inconveniente. Sin embargo, resulta fácil de subsanar recurriendo -como en el caso del teléfono que explicaba antes- a otra cuenta “putativa”. Pero, volviendo a lo de predicar con el ejemplo y la necesidad de la pedagogía insurgente, creo que esas publicaciones alternativas deberían practicar también algo la objeción financiera facilitando los pagos a través de canales no bancarios.

 

Pongámonos en términos kantianos: si tú obras así, todo el mundo podría obrar así. ¿No colapsaría el sistema? ¿Qué haríamos sin sistema financiero?

 

Bueno, eso del colapso me recuerda a la acción que, lo comento también en el artículo, propuso el futbolista -por otro lado, probablemente multimillonario- francés Eric Cantona de provocar un corralito convocando a la población a cancelar sus cuentas y a retirar el dinero simultáneamente de los bancos como forma de “acabar con el sistema”. En fin, más allá de la humorada, creo, como te decía, que igual que en otros aspectos relacionados por ejemplo con la ecología, la recogida de basuras o el ahorro de agua, deberíamos adoptar conductas que, dentro de las inevitables contradicciones que todos tenemos que sobrellevar al vernos obligados a lidiar, en mayor o menor medida, con una realidad horrible, tendieran a minimizar las acciones que realizamos con la nariz tapada. Y en ésto, como dices, el imperativo categórico kantiano sigue siendo una excelente guía de la conducta racional: obrar de tal modo que podamos desear que nuestra conducta devenga ley universal. Si me permites abundar un poco sobre el particular, el magnífico filósofo alemán Günther Anders describe el “analfabetismo emocional” del tipo ideal de ciudadano occidental como su casi absoluta incapacidad, dada la enorme complejidad de los procesos socioeconómicos y los aparatos productivo-destructivos en los que se halla imbricado, de representarse o percibir lo que está en juego en ellos y su propio papel en el engranaje. Esa oscuridad causal, que desacopla nuestras acciones al servicio de la producción mercantil de sus efectos mediatos y lejanos, atrofia nuestra capacidad de percibir las implicaciones de nuestros actos y nos blinda de paso contra la mala conciencia al anestesiar nuestra capacidad de “sentir” sus efectos. Así pues, creo que reducir ese analfabetismo emocional haciendo a las clases populares más conscientes de las consecuencias y la relevancia de actos cotidianos aparentemente triviales como, por ejemplo, pedir un crédito hipotecario o comprar participaciones preferentes, tendría un efecto al menos pedagógico al facilitar un mayor conocimiento de los perversos mecanismos inconscientes en los que estamos insertos. Obviamente, no se trata de hacerse ilusiones. El sistema nunca colapsaría por esta vía. Lo cierto, como bien nos enseñó el viejo Marx, es que tampoco nos necesita a nosotros para colapsar. Se basta y se sobra para hacerlo él solito. Es intrínsecamente inestable, como explica el economista poskeynesiano Hyman Minsky, en gran parte por causa de la formidable inestabilidad financiera provocada por la banca global y su crédito a muerte. Así que quizás sería bueno ayudarle poniendo un granito de arena y haciendo un poco de labor de zapa desde dentro.

 

Todo ciudadano anticapitalista o contrario al poder financiero, ¿debería obrar tal como tú lo haces en tu opinión?

 

En este punto que mencionas, y para no reiterar lo anteriormente expuesto, voy a recurrir a las bellísimas palabras de nuestro admirado maestro Manuel Sacristán. En una extraordinaria conferencia, recogida en un libro que tú primorosamente editaste, Sacristán habla de la necesidad de transformar la vida cotidiana para poner los mimbres de una transformación de la sociedad en un sentido socialista. Le cedo pues muy gustosamente la palabra: “Todos estos problemas tienen un denominador común que es la transformación de la vida cotidiana y de la consciencia de la vida cotidiana. Un sujeto que no sea ni opresor de la mujer, ni violento culturalmente, ni destructor de la naturaleza, no nos engañemos, es un individuo que tiene que haber sufrido un cambio importante. Si les parece, para llamarles la atención, aunque sea un poco provocador, tiene que ser un individuo que haya experimentado lo que en las tradiciones religiosas se llamaba una conversión. Es un terreno en el que no hay más remedio que expresarse en términos que les pueden parecer un poco utópicos, pero hay que tener la decisión de no ponerse colorado por ello”. Continuaba Sacristán poniendo el ejemplo del automóvil como un bien no comunista y destructivo, medioambientalmente hablando, del que también habría que prescindir. No se me ocurre mejor exposición práctica del imperativo categórico al que te referías antes. En mi humilde opinión, y sí somos realmente sinceros con nuestra ideología y nuestro disgusto hacia la realidad circundante, deberíamos extender esa ‘conversión’ de la que habla Sacristán también en nuestra relación con el sistema financiero y sus inicuos productos. Quizás en estos tiempos de derrota y de desconcierto de las fuerzas disconformes con dejarse llevar por la resignación o el cinismo ante el decurso del -como decía Gramsci- ‘mundo grande y terrible’, el activismo simbólico y la coherencia personal en los actos más nimios y prácticos tengan incluso más importancia que en tiempos de activismo masivo y de efervescencia revolucionaria.

 

Por cierto, saliéndome del tema. Te recuerdo el título de uno de tus últimos trabajos: “El fascismo financiero y la irreformabilidad del sistema”. ¿No es un poco fuerte-excesivo eso de “fascismo financiero”? ¿El sistema financiero español sería un ejemplo de ese sistema fascista?

 

Con tu permiso, antes de contestarte, querría mencionar, antes de que se me olvide, que el texto sirvió de base de una charla impartida en el marco del interesantísimo foro denominado ‘El derecho a la vivienda frente al capitalismo financiero’, organizado por la asociación 500×20, del distrito de Nou Barris de Barcelona, que arrima el hombro en la durísima e ingrata lucha cotidiana contra la violencia inmobiliaria y a la que me honro de pertenecer.

 

Recordaba el origen de tu escrito.

 

Yendo a tu pregunta, disculpa la digresión. El concepto ‘fascismo financiero’ proviene del conocido sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos. Santos define el fascismo financiero como una forma, quizás la más importante, de fascismo social. “Todas las formas de fascismo social son formas infra-políticas, no son parte del sistema político, que es formalmente democrático, pero condicionan las formas de vida de los que están abajo a través de desigualdades de poder que no son democráticas, pero son inmensas y permiten que los grupos que tienen poder obtengan un derecho de veto sobre las oportunidades de vida de quienes están más abajo. Hasta ahora, políticamente, las sociedades son democráticas. Hay libertad de expresión, relativa pero existe. Hay elecciones libres, por así decirlo, con toda la manipulación. Pero los asuntos de los que depende la vida de la gente están cada vez más sustraídos al juego democrático. El mejor ejemplo es el fascismo financiero”.

 

En mi opinión, esta es la clave que permite hablar de fascismo financiero: que los asuntos de los que depende la vida de la gente están cada vez más sustraídos del juego formalmente democrático.

 

Digan lo que digan, real como la vida misma.

 

En el texto al que te refieres trato de argumentar que la hegemonía del capital financiero ha impuesto la agenda dura neoliberal de sobreexplotación del trabajo y rentismo a muerte y ha vaciado completamente de soberanía los estados democráticos al eliminar los instrumentos fiscales redistributivos que les podrían permitir hacer políticas keynesianas. Menciono varios ejemplos -Zapatero en 2010 anunciando recortes y reformando el año siguiente vergonzantemente la Constitución bajo el diktat del BCE; o Tsipras rindiéndose al chantaje de la troika y violentando la voluntad de su pueblo expresada en referendum- de cómo incluso la teórica izquierda tiene las manos completamente atadas para desarrollar políticas mínimamente reformistas. Otro ejemplo paradigmático de fascismo financiero son las agencias de rating o de calificación de riesgos.

 

Nos lo explicas por favor.

 

Se trata de un oligopolio de tres firmas de Wall Street que señalan con sus calificaciones negativas -lo hicieron con Grecia y con España en la crisis de la prima de riesgo- a quienes van a sufrir el ataque de los bazokas de las finanzas globales. Provocaron, con estas malas artes y sus flagrantes conflictos de intereses con la gran banca y los tiburones de las finanzas globales -Mister Soros et al-, el hundimiento de la solvencia crediticia de los “parásitos” del Sur de Europa y, con la complicidad absoluta de la banca central, que utiliza sus “objetivas” calificaciones como requisito para adquirir deuda pública de los Estados parias, les obligaron a cumplir la agenda dura neoliberal que condena a los pueblos a la precariedad y la miseria. Así pues, como prueba este ejemplo y muchos otros, si entendemos el fascismo, más allá de su origen y de los ejemplos históricos, como la forma en la que el gran capital aplica las políticas que afectan cada vez más a la vida de la gente a través de procedimientos coercitivos y en absoluto transparentes o democráticos, tenemos un buen ejemplo en la hegemonía de las finanzas modernas en el capitalismo neoliberal. El ultra Hayek, sin ir más lejos, padrino junto con Friedman del neoliberalismo de posguerra y de su desembarco político durante el thatcherismo, quien tenía al menos el don de la franqueza, declaró en 1981 a un periódico chileno, en plena dictadura pinochetista: “Mi preferencia personal va a una dictadura liberal y no a un gobierno democrático donde el liberalismo está ausente”. Como dicen los leguleyos: “a confesión de parte, relevo de pruebas”.

 

Recojo un comentario tuyo: ¿qué sistema es ese que es irreformable? ¿En qué sentido lo es?

 

En este caso, como creo que la cuestión a la que te refieres está implícita en la anterior, voy a remitirme, y perdón por la autocita, a un fragmento del texto al que nos estamos refiriendo que creo contesta a tu pregunta: “La gran novedad respecto a épocas anteriores de la historia del capitalismo es la amputación de la posibilidad de intervención, al menos en la sala de máquinas del sistema, por parte de los poderes públicos, teóricos representantes de la soberanía popular. Sobran los ejemplos ilustrativos de cómo las palancas “técnicas” a través de las que el estado burgués podía atenuar el embate del capital (destacadamente, la política fiscal redistributiva de tipo keynesiano financiada a través del banco central público) han sido cercenadas por la ofensiva neoliberal. La conclusión lógica de cara a las vías de acción político-social de las clases populares es contundente: si el sistema es irreformable por la vía legal-institucional, la insistencia en esta vía por parte de las llamadas fuerzas del cambio y los movimientos sociales reformistas sólo puede producir desánimo y frustración, ante la imposibilidad de realizar transformaciones de calado respetando las reglas del juego. El viejo reformismo, mil veces fracasado, con su utópica ilusión de alcanzar un capitalismo con rostro humano, para paliar con microavances el desastre en ciernes, no sería pues más que un freno a las auténticas aspiraciones emancipatorias”.

 

Como decía nuestro admirado Fernández Buey, en un artículo que aparece en el magnífico libro que mencionaste al principio de esta charla: “Lo característico del capitalismo actual es la degradación de la política, su trivialización, su conversión en politiquería que beneficia a una minoría y que tiende a hacer apolíticos a los demás”. Quizás, por tanto, como reza el título del libro de John Hollaway que comenta Fernández Buey, haya que pensar en cambiar el mundo sin tomar el poder y sin hacerse vanas ilusiones en cuanto al uso de las romas herramientas de la democracia formal. Pero eso es harina de otro costal y nos llevaría por otros derroteros, más propositivos, en los que obviamente no vamos a entrar.

 

¿Quieres añadir algo más?

 

Simplemente agradecerte enormemente la oportunidad que me has dado de explicar mis planteamientos sobre cuestiones tan neurálgicas como poco conocidas y pedir disculpas nuevamente por la impudicia de hablar quizás en exceso de mi propia experiencia. Espero que haya servido al menos para resaltar algunos rasgos, tan relevantes como desconocidos, de la cruda realidad que vivimos. Porque, como digo en el texto, y ahora sí, te prometo que ya no abuso más de tu paciencia y concluyo: ”Quizás no haya ámbito de la realidad social donde sea mayor el desconocimiento existente sobre los procesos que inciden en la vida de la gente que en todo lo relacionado con las finanzas modernas. Podríamos decir que hay una relación inversamente proporcional entre la relevancia de los formidables efectos que producen sobre la vida cotidiana de las personas y el conocimiento que se tiene del funcionamiento de esos mecanismos: no entendemos las fuerzas que mueven el mundo en el que vivimos”.

 

Mil gracias por tus palabras, tu tiempo y tus excelentes reflexiones… y por la llamada que haces a nuestro compromiso.

 

https://trampantojosyembelecos.wordpress.com/2019/01/12/el-valor-de-los-gestos/#more-2309

Top