Las cláusulas secretas del acuerdo de ‎gasoducto entre Chipre, Grecia, Italia e ‎Israel

 

Chipre, Grecia, Italia e Israel han llegado a un acuerdo para construir un gasoducto en el ‎Mediterráneo. Será la obra de construcción marítima más larga del mundo y la realizada a ‎mayor profundidad. Su capacidad será modesta (12 000 millones de metros cúbicos al año), ‎su costo está estimado en 8 000 millones de dólares y entraría en servicio dentro de 5 años, ‎pero la fecha de inicio de su construcción no se ha anunciado aún. ‎

 

Aunque también tienen que ver con el yacimiento de gas de natural descubierto en 2011 en el ‎Mediterráneo, Egipto, Palestina, Líbano, Siria y Turquía no están incluidos en ese acuerdo… ‎al menos no oficialmente. ‎

 

En realidad, Turquía no tendría nada que ver con ese yacimiento de gas natural sino fuera porque ‎ocupa militarmente el norte de Chipre. En febrero de 2018, la marina de guerra turca impidió que ‎un barco de prospección italiano sondeara los fondos marinos en las aguas territoriales del norte ‎de Chipre y en junio pasado el presidente turco Recep Tayyip Erdogan amenazó a todo el que ‎trate de realizar trabajos de prospección en esa zona sin autorización de Turquía. ‎

 

Sin embargo, parece que el Hamas palestino y Egipto sí son partícipes del acuerdo.
- La autorización que Israel extendió a principios de este mes a Qatar para que se encargara de ‎pagar a los funcionarios en la franja de Gaza sería una concesión a cambio de que el Hamas ‎reconozca la frontera marítima trazada unilateralmente por Israel. El gas de los palestinos sería ‎explotado por Israel y Qatar se encargaría de pagarle al Hamas.
- Israel firmó también un acuerdo con Egipto para entregarle parte del gas extraído. Ese acuerdo ‎paralelo se concluyó a través de la empresa egipcia East Gas, que tiene como accionista ‎mayoritario a los servicios secretos egipcios. En este caso también será Israel el encargado de la ‎extracción del gas, que será enviado después a Egipto, donde se realizará el proceso necesario ‎para convertirlo en gas licuado antes de exportarlo. ‎

 

El objetivo de todo lo anterior no es otro que esconder las contradicciones entre la retórica oficial ‎de los dirigentes y lo que realmente hacen. ‎

Todo este conjunto de acuerdos tiene como padrinos a la Unión Europea y Qatar.

http://www.voltairenet.org/article204087.html

Top