El Juez Marlaska archivó la causa de Air Madrid. Más de 55.00 afectados siguen sin indemnización

Dos años después del mayor escándalo de la aviación española, apenas se recuerda qué ha sido de los viajeros y trabajadores afectados, ni de los tres procesos judiciales abiertos.
JPG - 7.5 ko
Latinoamérica recibía la mayoría de los vuelos que fletaba Air Madrid.

Llegar con el tiempo ajustado a facturar y que te quedes sin poder llegar a tu asiento en el avión no es nada extraño. Ni ilegal. El overbooking es una práctica que las aerolíneas realizan habitualmente al vender más billetes de los asientos existentes. Eso sí, los afectados tienen derecho a una compensación económica según la distancia de su viaje. Lo que nunca había ocurrido hasta diciembre de 2006 era la suspensión de la actividad de una aerolínea.

Air Madrid, previamente a que el Ministerio de Fomento le quitara la licencia, canceló todos sus vuelos, dejando en tierra a unas 300.000 personas. Un cese de actividad debido tanto a la situación económica de la compañía como al mal estado de los aviones que volaban con motores “no aptos para servicios” o toboganes de emergencia cuyos sistemas de despliegue estaban caducados, según denunciaban informes de técnicos de la Subdirección General de Control del Transporte Aéreo días antes de su clausura.

De todos los afectados, más de 55.000 no consiguieron ser recolocados en vuelos de otras compañías. Éstos todavía esperan la devolución En el mejor de los casos los afectados no podrán recuperar el dinero de los billetes hasta el año 2009 del coste de sus billetes, “ya que recibirán ninguna compensación más”, según reconoce Dora Aguirre, presidenta de la asociación hispanoecuatoriana Rumiñahui. En el mejor de los casos, hasta 2009 no recuperarán su dinero. Aunque en un informe que los técnicos judiciales presentaron ante el Juzgado número 5 Mercantil de Madrid a finales de mayo, éstos dudan que José Carrillo, presidente de Air Madrid, sea capaz de hacer frente a los millones que adeuda.

Absueltos por estafa

Carrillo y el resto de dirigentes fueron denunciados por estafa fueron absueltos el año pasado por juez de la Audiencia Nacional Grande Marlaska. Marlaska decidió archivar el caso al no encontrar “indicio alguno de criminalidad”. A pesar de vender billetes, incluso después de la autosuspensión de actividad, el juez consideró que el cese fue algo totalmente inesperado, ya que días antes la compañía había presentado al Ministerio de Fomento plan de reestructuración, para hacer frente a sus problemas. Tras la sentencia, las asociaciones de consumidores, liderados por la OCU, recurrieron la sentencia.

Pero los únicos afectados fueron los viajeros. Unos 1.300 trabajadores se vieron en la calle, de cuales 578, tras un acuerdo entre Fomento y Air Comet, pasarían a filas de la aerolínea de Viajes Marsans. Pero ni el 50% fue recolocado. Además, muchos de los pasajeros que debían ser reflotados en los siguientes meses por Comet tampoco pudieron llegar a su destino.

Top