Perdón, perdón, perdón

Pablo Iglesias, Podemos, saluda en la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, saluda a los asistentes durante primera jornada de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II

 

En recuerdo y homenaje a una inolvidable columna de Eduardo Haro Tecglen en la que, en el año 2000, Felipe González nos pedía perdón por haber arruinado tantas esperanzas de la izquierda española, hoy me imagino a Pablo Iglesias declarando algo parecido.

Perdón, perdón, perdón, por haber dilapidado en cinco años toda la energía política que nos legó el 15M. Perdón por haber arruinado lo que en su momento fue una esperanza no solo para transformar este país, sino para marcar el rumbo que podía seguir la izquierda europea y latinoamericana. Perdón, porque me eligieron para encabezar el proyecto político de Podemos (que iba a asaltar los cielos) y ahora os he devuelto una nueva IU, muy parecida a la más vieja de todas. Perdón por haber impuesto una estrategia suicida que, desde Vistalegre I, fue expulsando, marginando o desilusionando a mis mejores amigos y colaboradores, sustituyéndolos por palmeros, burócratas y lameculos, es decir, como yo les llamé en su momento, por “soldados”.

Perdón por haber fortalecido a mi alrededor una guardia pretoriana importada del Partido Comunista, que ni entendía ni podía entender el proyecto que significaba Podemos. Perdón porque, empecinado en esta estrategia, he logrado perder 860.000 votos en estas últimas elecciones. Perdón por haber perdido, también, 68 diputados autonómicos.

Perdón, porque la estrategia que ideamos nos ha hecho perder todos los diputados de Castilla La Mancha, 9 de los 10 que teníamos en Castilla y León, 2 de los 6 de Extremadura, 5 de los 9 de Asturias, 4 de los 6 de Murcia, 9 de los 14 de Aragón, 4 de los 10 de Baleares, todos los de Cantabria, 4 de los de Canarias, 5 de los 7 de Navarra, 2 de los 4 de la Rioja, 5 de los 9 de Asturias. Y respecto a Madrid, nada menos que 20 de los 27, aunque, al menos ahí, Más Madrid ha sabido conservarlos, cosa que, como es obvia, viendo los resultados en el resto del Estado, jamás habríamos conseguido nosotros. Perdón y perdón, por cierto, por no haberle cerrado la boca a Juan Carlos Monedero, que todavía ha tenido el rostro de echarle a Más Madrid la culpa de nuestra pérdida de diputados, no sé si sólo en Madrid, qué casualidad, o también en Castilla La Mancha, Aragón o Navarra.

Perdón por no haber sabido ganar en Vistalegre II y por no haber sabido atender al grito de “¡unidad!” más que marginando y silenciando toda crítica a mi alrededor. Perdón por haber comenzado la campaña echando un pulso a Manuela Carmena, para ver si así lograba imponerle unos concejales de mi gusto, desplazando a los demasiado errejonistas que habían trabajado con ella.

Perdón porque, con mi prepotencia indignada y mi falta de sensatez y generosidad, no supe hacer de la necesidad virtud con la decisión de Errejón y apoyar con entusiasmo Más Madrid, lo que ahora, sin duda, nos habría hecho ganar las elecciones. Perdón y perdón porque toda esta deriva comenzó muchísimo antes, cuando permití a Juan Manuel del Olmo y a una Comisión de Garantías prevaricadora hacer todo tipo de tropelías para mantener el orden interno de Podemos, llegando incluso a ordenar que se espiara a mis compañeros y amigos, y a fabricar todo tipo de argucias legales para deshacerme de los candidatos de las Comunidades Autónomas que no me placían, tal como ocurrió en La Rioja o Cantabria, donde los sustituí por gestoras de mi conveniencia (y así fue sentenciado por los tribunales de justicia).

Perdón, también, por estar intentando cogobernar con el PSOE, después de tanto haber acusado a Errejón de que era lo que pretendía que hiciera Podemos. Perdón, en fin, porque, para rematar la faena, la semana pasada pedí el voto para Madrid en Pie, haciendo las delicias de todos aquellos (un 2,6%, como se ha comprobado) que decían que dejar que gobernara Carmena era como darle carta blanca al Ibex 35 (ahora ya no va a gobernar Carmena, así es que nos hemos librado del Ibex 35). Perdón por haberos dado ese consejo: resulta que el Ibex 35, ahora me doy cuenta, sigue existiendo y ahora lo van a gestionar Vox, C’s y el PP. Creo que metí la pata en algo.

Foto: . / Chema Moya (Efe)

https://www.cuartopoder.es/ideas/opinion/2019/05/29/fernandez-liria-perdon-vistalegre-podemos/

Top