Así no vamos a ninguna parte, la medida inmediata: cárcel para los ladrones y especuladores

Cárcel para ladrones y especuladores, ésa es la medida inmediata que hay que tomar para luchar contra la crisis, y, consecuentemente, la regulación de los mercados financieros y otros pervertidos, donde los engaños, estafas o robos sean penalizados ejemplarmente.

Entonces, ¿por qué, aunque todos sabemos qué hay que hacer, no se hace?

El Parlamento debería actuar con celeridad ¿Por qué no lo hace? Quizá sea porque el Gobierno no tiene mayoría, pero... ¿lo haría si la tuviera? Quizá sea porque los partidos de la oposición a su izquierda no tienen suficiente número de parlamentarios o éstos no quieran. Quizá sea porque la oposición mayoritaria se opone a todo por norma, sistemáticamente. Rajoy es incapaz de llegar a acuerdos con el ministro de Educación, con el presidente de Cataluña, y con el presidente del Gobierno, pero... ¿y la derecha autonómica? ¿Estaría dispuesta, dado que la nacional no lo está?

La solución pasa por la legalidad, o sea, que nadie haga ninguna tropelía ni en la banca ni en los mercados financieros y otros como la construcción. ¿Es tan difícil ser mayoritariamente honrados?

Parece ser que estas sinrazones se imponen, supongo que porque la oligarquía acumula tanta presión sobre los partidos que aun conociendo la solución no la ponen en práctica. Esto únicamente reduciría los beneficios de la repetida oligarquía mundial, a costa de que familias enteras no tengan trabajo y se reparta miseria en abundancia. ¿A quién votamos? ¿Para qué votamos? ¿No queda nada de sentido común en el Parlamento?

Parece evidente que las ilegalidades cometidas en diferentes mercados y globalizadamente se van a costear aumentando los impuestos al pueblo, bajando las pensiones ridículas ya de por sí y despidiendo, cuando no rebajando salarios. Esta situación mantenida devendrá en revuelta social, por decirlo suavemente, y todo porque esa minoría sea más poderosa y rica. Así no vamos a ninguna parte.

Lne.es (cartas)
Top