Los acuerdos sociales se congelan

El Diálogo Social y la negociación colectiva entraron en hibernación hace un mes Público

La interlocución social o lo que es el mismo, el diálogo que los agentes sociales mantienen entre ellos y con el Gobierno, entró en punto muerto hace casi un mes. La Asamblea de CEOE y el 9º Congreso de Comisiones Obreras descoordinaron las agendas de sindicatos, patronal y Ejecutivo a principios de diciembre, lo que ha dejado en dique seco lo que desde el Gobierno consideran el pilar para salir de la crisis.

La reorganización de Comisiones Obreras, que nombrará los cargos de su nueva Ejecutiva previsiblemente el próximo 20 de enero, ha dejado en stand by la negociación colectiva. Precisamente, es el Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC) uno de los puntos pendientes más urgentes a resolver por parte de sindicatos y patronal ya que el 1 de enero expiró el pacto anterior.

El papel de la inflación

El texto deberá tener carácter retroactivo a 1 de enero y ni siquiera la disponibilidad de Comisiones Obreras garantiza que se firme a finales de mes. Cuanto más avanza la crisis, los sindicatos temen que más trabas planteen los empresarios a acordar un modelo salarial que contemple una revalorización automática de la previsión oficial de inflación (que sigue en el 2%) más la productividad, escenario que plantean los sindicatos.

La baja inflación registrada en el mes de diciembre (1,5%) puede alimentar los deseos de la patronal de no aceptar una revalorización del 2%, en línea con la previsión oficial del Gobierno. El hecho de que el dato de diciembre esté por debajo del 2% previsto (y ya incorporado) por los convenios de negociación colectiva para revalorizar los salarios en 2008, da margen a los empresarios para pedir una menor subida en 2009. Por así decirlo, podrían querer guardarse ese aumento extra de 0,5 puntos para el próximo ejercicio.

Sin embargo, las cuentas no son realmente así y en 2008 muchos trabajadores habrán perdido poder adquisitivo o se habrá quedado congelado.

Los convenios de negociación colectiva que tienen cláusula de salvaguarda (que se activa por encima de un umbral de inflación para compensar los salarios) tienen la costumbre de tomar como referencia la variación de los precios en diciembre sobre diciembre. Esta práctica desdibuja el dato real de subida de los precios, que en el conjunto de 2008 fue de un 4,1%. Es decir, que los convenios que hubieran pactado una subida del 2% más la cláusula de salvaguarda referenciada a diciembre habrían perdido poder adquisitivo.

Las previsiones de los expertos para este año contemplan una inflación media por debajo del 2%. Sin embargo, será en diciembre cuando los precios se recuperen y, de forma puntual, en el último mes de 2009 se alcanzará o superará el 2%, por lo que fijar ahora un modelo salarial que contemple una posible desviación es clave.

En cualquier caso, una subida salarial igual a la de la inflación es en la práctica una congelación salarial. Los últimos ocho años se saldan con este estancamiento en las percepciones (ver apoyo), a excepción del año 2007 (cuando precisamente la inflación se disparó en diciembre) y por ahora 2008, aunque falta por calcular el último trimestre del año, en el que se moderó la inflación.

Sin fluidez

Pero no son sólo los salarios los únicos congelados por la falta de diálogo. Los sindicatos recuerdan que la crisis (traducida en la subida del paro) exige que se dé un impulso definitivo al Diálogo Social y que las conversaciones con el Gobierno adquieran una velocidad constante. Hasta ahora, las reuniones sólo han fructificado en propuestas gubernamentales que se han debatido a trompicones.

Los sindicatos reclaman una reforma seria y urgente del Sistema Público de Empleo, que no se ha podido solventar por falta de diálogo. La pelota está en el tejado del Gobierno, responsable de coordinar el proceso.

La diferencia de tomar el IPC de diciembre en los convenios

Aunque en el mes de diciembre el IPC marcara un 1,5%, en el año se ha acumulado una inflación media del 4,1%, ya que durante el verano se vieron tasas superiores al 5%.

Si el convenio fija que la cláusula de salvaguarda se active cuando la inflación anual en diciembre supere el 2%, en 2008 no habrá compensación porque acabó en 1,5%. Es decir, que habrá una pérdida de poder adquisitivo de casi dos puntos si se compara con la inflación media (4,1%).

Si el convenio hubiera marcado que la salvaguarda se debe activar cuando la inflación media rebase el 2%, un salario medio (1.692 euros en el tercer trimestre de 2008) se incrementaría en 70 euros mensuales para 2009 (un 2,1% más por la diferencia en la inflación de 2008 y otro 2% por el IPC previsto para 2009). Empezaría este año con 1.762 euros brutos mensuales. Pero como se suele tomar el IPC diciembre sobre diciembre, lo normal es que suba sólo el IPC previsto para 2009 por lo que aumentaría 33,84 euros al mes.

Si el convenio tiene cláusula inversa (muy raro) en la subida para el nuevo año se restaría la diferencia entre la subida salarial realizada con el IPC previsto (2%) y el IPC de diciembre (1,5%). El sueldo medio sólo subiría 25,38 euros al mes en 2009 (el 1,5%).

Top