El tabaco causó 2.500 muertes en 2008 en Asturias y 55.000 en España

José Manuel Iglesias, Amelia González y José Ramón Hevia.

Un total de 270.000 asturianos fuman a diario, de los que el 63%, de 14 a 16 años, son mujeres. El 63,5% apoya la prohibición en bares y restaurantes y  los neumólogos en todos los espacios públicos

 

Lne

 

El tabaco fue la causa directa de 2.500 muertes en el Principado a lo largo de 2008, según afirmó ayer el coordinador del Grupo de Atención al Tabaquismo de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar (Samfyc), José Manuel Iglesias. El dato fue difundido ayer, en una conferencia de prensa con motivo del «Día mundial sin tabaco», que se celebra mañana. También comparecieron ante los medios de comunicación la directora general de Salud Pública del Principado, Amelia González, y el jefe de la unidad de coordinación del plan sobre drogas de la Consejería de Salud, José Ramón Hevia. 

La mitad de los centros sanitarios de la región ha desarrollado esta semana una campaña para concienciar a los fumadores sobre los peligros de esta adicción, en el marco de una campaña cuyo lema es «La vida sin humo sabe mejor». El objetivo de esta iniciativa se centra en reducir el hábito del tabaco y fomentar que los médicos conciencien a la población de los trastornos que provoca esta adicción, señaló José Manuel Iglesias. 

El tabaquismo es la primera causa de mortalidad evitable en España, y el tabaquismo pasivo la tercera, indicó el representante de la Samfyc. En Asturias, un total de 270.000 personas fuman a diario, una cifra que equivale al 27,8 por ciento de la población. Pese a que la cifra es «alta», como admitió Amelia González, en los últimos seis años se ha apreciado un descenso en el número de fumadores en la región: un dos por ciento de los asturianos dejó el tabaco entre 2002 y 2008. 

Respecto a la edad de iniciación en el consumo de tabaco, las adolescentes comienzan a una edad más temprana que los varones. Un 63 por ciento de los fumadores de edades comprendidas entre 14 y 16 años son mujeres. «Se ha producido una inversión en el patrón de consumo: hace unas décadas ellos fumaban más y ahora es al revés», precisó Hevia. 

Globalmente, la edad de inicio al tabaquismo son los 13 años, la más baja de todas las drogas, y el paso de la fase de experimentación al consumo diario se materializa a los 14, precisó el jefe de la unidad de coordinación del plan sobre droga. 

Entre tanto, el doctor Iglesias puso de relieve que el 63,5 por ciento de los asturianos apoya una reformar la ley antitabaco que prohíba fumar en todos los lugares públicos cerrados, incluidos bares y restaurantes. El dato procede de una encuesta realizada a 541 personas que han pasado por centros de salud asturianos durante abril y mayo. Esta postura coincide con la expresada por la Consejería de Salud, que ha solicitado al Ministerio de Sanidad una legislación más restrictiva. 

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc) ha demandado que las comunidades autónomas financien los tratamientos para dejar de fumar. Esta organización profesional reconoce que la hostelería es el punto más débil de la ley vigente, una normativa que -según Semfyc- debe ser reformada a pesar de llevar vigente sólo tres años y medio. «Una de cada tres personas reconoce que debería estar prohibido fumar en lugares públicos y esto es razón suficiente para reformar y endurecer la ley Antitabaco», enfatizó Iglesias.

 

Los neumólogos también piden que se prohíba fumar en los espacios públicos

«Las cifras son contundentes»: más de 55.000 muertes en España, por consumo directo (en el año 2006) y un total de 442.000 en los ocho últimos años, a las que hay que añadir «al menos otras 6.000 por exposición al humo ambiental del tabaco». La neumóloga Teresa González Budiño, presidenta de la Sociedad Asturiana de Patología Respiratoria (Asturpar), sostiene que la actual ley Antitabaco «no ha sido suficientemente ambiciosa». «Si la restricción hubiese sido radical, como en otros países de nuestro entorno, nuestra salud estaría más preservada», considera Asturpar. 

 

En consecuencia, los neumólogos y cirujanos torácicos de la región «apostamos por una regulación más restrictiva del humo del tabaco en espacios cerrados y por el cumplimiento de la ley Antitabaco», indica la doctora Budiño, una petición en la que Asturpar coincide con la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (Samfyc). 

Top