Cayo Lara tiene ahora la oportunidad de lavar la cara de la corrupta IU de Gaspar Llamazares

Una oportunidad, sin duda, la que tiene ahora esta fuerza política, para volver al esplendor perdido, desde los tiempos en los que Julio Anguita,....

 

Asturbulla

Una oportunidad, sin duda, la que tiene ahora esta fuerza política, para volver al esplendor perdido, desde los tiempos en los que Julio Anguita, desde la indiscutible personalidad con la que ejerció su liderazgo, se ganó un gran respeto que se vio materializado en un indiscutible apoyo eelectoral de la sociedad española, que Gaspar Llamazares dilapidó de manera implacable, obsesionado por cuatro ideas mal ensambladas de un sedicente “progresismo” que le llevó a apoyar las causas más absurdas, con tal de pillar como fuese poder institucional en las comunidades autónomas y en los ayuntamientos.

 

Para Cayo Lara y sus apoyos del PCE, se trataba de quitarse de encima el pesado lastre de los profesionales de la política agrupados alrededor de Gaspar Llamazares, pero finalmente Izquierda Unida ha conseguido romper con la inercia que lanzó a esta coalición al desastre político, electoral, democrático y ético, para apostar por una profunda renovación, al elegir al nuevo coordinador general, con 92 votos, en una amplia victoria sobre su rival, Joan Josep Nuet, de la llamada “tercera vía”, que ha recibido sólo 29. Los 46 votos restantes, en blanco, son un intento a la desesperada de disimular la derrota llamazarista, es decir, la derrota de Gaspar Llamazares, y de su candidato, Eberhard Grooske.

 

No deja de resultar revelador cómo la gran mayoría de los medios de comunicación esconden este trasfondo político que se encuentra detrás de la noticia, y pocos, o casi ninguno, analizan la verdadera clave, que es la derrota sin paliativos de Llamazares y los llamazaristas, que han maniobrado durante todo este período para evitar como fuese esta derrota que marca el principio del fin de su desatinada carrera.

 

Llamazares, tras al tremebundo fracaso electoral al que llevó a la coalición con su política de entreguismo al PSOE y de servilismo hacia los movimientos nacionalistas, con pactos de gobierno tan surrealistas como el que mantiene con el PNV, ha venido buscando esa patética identidad “rojiverde”, que le llevó a ponerse al lado de todos los grupos que se aferran en España al “oportunismo” ecologista como una manera de hacer piruetas en el trapecio de la política.

 

Al final, tanto oportunismo, tanta falta de ideas y de principios -financiándose con negocios como los que se les descubrieron en Asturias a través del Grupo Inmobiliario Progea-, colocó a esta opción política al borde de la desaparición, pese a lo cual, Llamazares aún intenta mantenerse a la desesperada en el negocio de la política, aferrado a su escaño en el Congreso de los Diputados, que aún no tuvo la elemental dignidad de abandonar, en vez de utilizarlo como trampolín para maniobrar dentro de IU, para intentar colocar un propio que defendiese los intereses de él y de sus seguidores, mientras prepara su desembarco en Asturias, en una fuerza política nacionalista que ya tiene preparados todos los papeles para su lanzamiento, a través de una fundación creada antes de la IX Asamblea General y de este Consejo Político, que por fin apostó por una cara nueva que se mantiene sin contaminar por la política más sucia, la que ha venido dominando la gestión de Llamazares al frente de IU durante todos estos años.

 

Nacido en Ciudad Real en 1952, Lara uno de los impulsores del sindicato agrario COAG. Alcalde de Argamasilla de Alba (Ciudad Real) entre 1987 y 1999, desde 2000 ha sido coordinador general de IU de Castilla-La Mancha. En 2007 fue candidato a la Junta de Comunidades, sin obtener escaño. Lara destacó en la región por su lucha contra la especulación urbanística y su respaldo al alcalde de Seseña (Toledo), Manuel Fuente, frente al constructor Francisco Hernando, El Pocero, una lucha que le dio el prestigio del que carecían sus competidores, metidos en todo tipo de negocios sucios, apostando siempre por quedarse con las consejerías de vivienda en todos los gobiernos autonómicos en los que consiguieron formar coalición. En la IX Asamblea Federal de IU del pasado noviembre Cayo Lara fue candidato a coordinador general como cabeza de lista de la corriente liderada por el PCE, y obtuvo el 43% de los votos de los delegados. Lara, según recogen hoy los medios que se hacen eco de su nombramiento, “considera que IU ha abierto un nuevo tiempo en el que ha asegurado que el Partido Comunista no es un lastre”.

 

elcomentario.tv
Top