Jugar con fuego

Tras el accidente aéreo militar en Albacete




Ayer 20 de enero, un choque entre dos aviones militares Mirage F-1 de la base militar de Los Llanos en Albacete se saldó con la muerte de sus tres ocupantes. Y eso que no ha empezado a funcionar la Escuela de Pilotos de la OTAN en esa base militar. Para entonces, según denunció Izquierda Unida, se realizarán 15 misiones aéreas durante las cuatro semanas de duración de cada curso y cada misión comprenderá vuelos de escuadrones de 24 o más cazas de guerra, pudiendo incluir vuelos rasantes y repostaje en el aire. En total, se estima que se sucederán más de 2.000 vuelos anuales, lo que evidentemente supone un peligro para las áreas pobladas sobre las que pasarán. A ello se le añadirá el campo de tiro de Chinchilla, ya en funcionamiento, que servirá para los ejercicios de disparo aire-tierra.

 

Casualmente hace muy pocos días se denunciaba que la Escuela de Pilotos de la OTAN (programa TLP) reconocía a través de su página web que el alboroto nocturno provocado por las tripulaciones de sus cazabombarderos en las cantinas de las bases aéreas había provocado la anulación de maniobras de vuelo programadas con antelación de meses. No deja de resultar preocupante la existencia de esas juergas nocturnas en cantinas de bases militares por parte de jóvenes que a las pocas horas sobrevolarán ciudades en un caza con el que harán prácticas de tiro.

 

La Escuela de Pilotos de la OTAN se trasladó a Albacete ante las protestas sucedidas en su primer destino, en la ciudad belga de Florennes. Aunque gran parte de la sociedad albaceteña, agrupada en torno a la Plataforma contra la Militarización de Albacete, ha expresado su protesta, ni las autoridades municipales ni autonómicas les han prestado atención. Es curioso pero mientras que el gobierno Zapatero estableció la obligación de una autorización del Parlamento para enviar tropas al exterior, fue una decisión del Consejo de Ministros de 27 de diciembre de 2006, sin que fuera informado el Congreso de los Diputados, la que aprobó formar a pilotos de guerra de la OTAN en Albacete. Puesto que muchos de los cuales no serán españoles ni tendremos idea de en qué conflicto combatirán, podemos retirar nuestras tropas de Iraq, pero seguir formando a los pilotos británicos que sigan bombardeando ese país. Por cierto, existe un acuerdo de cooperación militar entre la OTAN e Israel, firmado en octubre de 2006, quizás hasta tengamos pronto a los pilotos israelíes formándose en Albacete.

www.pascualserrano.net

Top