Por la senda del Pacifismo (97)

Fuente Viñeta: http://cgt.org.es/

 

"El gasto militar mundial es hoy en día 180 veces superior al presupuesto anual de Naciones Unidas. Mientras la ONU destina en el mejor de los casos 10.000 millones de dólares anuales a todas sus actividades, incluidas las operaciones de mantenimiento de la paz, la militarización mundial consume 1,8 billones de dólares anuales. La todavía tristemente de actualidad cita de la época romana “si vis pacem para bellum” no puede estar más equivocada. La realidad demuestra que siglos de preparación para la guerra no han conseguido la paz. Sino más bien al contrario, son los países que han acumulado mayores cotas de militarización quienes han promovido y protagonizado las principales guerras de todos los tiempos, y son los pueblos más militarizados los que persisten en optar por las soluciones militares y la guerra"

Jordi Calvo Rufanges

 

Nos quedamos explicando en la última entrega de esta serie la idea y repercusiones que se esconden detrás del concepto de Objeción Fiscal Militar. El primer gran objetivo, hemos afirmado, es dejar de financiar con nuestros impuestos los fondos que se dedican al armamentismo y a nuestra participación en los conflictos bélicos. Pero hay más. Porque además de recortar el presupuesto de guerra se pretende también, con estas acciones de desobediencia, suscitar un debate sobre el grado de militarización social, cultural y económica que padecemos, sus orígenes, sus causas y consecuencias, y rescatar el protagonismo social en todas las decisiones que puedan afectar a estos temas. En última instancia, recuperar la voz del pueblo, su capacidad de decisión, para que no sean otros (que se hacen llamar nuestros representantes pero que no lo son) los que decidan sobre los graves asuntos que tienen que ver con los Ejércitos, el militarismo y el complejo militar-industrial. La OFM es por tanto un gesto de civismo, un gesto comprometido por la paz, un gesto que apuesta decididamente por un mundo sin violencias, sin armas, sin conflictos, sin guerras, sin ejércitos. Lógicamente, se trata de una práctica de desobediencia civil no reconocida legalmente, pero precisamente por ello tenemos que apoyarla y difundirla. ¿Cómo la llevamos a la práctica? Como no existe ninguna casilla oficial en los impresos y formularios previstos para la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), hemos de crearla nosotros mismos, y hemos de explicarla y razonarla en el mismo documento. 

 

¿Existen consecuencias de esta acción para el conjunto de la ciudadanía que la practique? Pues hoy por hoy, la peor consecuencia que puede tener es que Hacienda (lo ha hecho en unos pocos casos) nos reclame (o se niegue a devolvernos) el dinero que hemos dejado de pagar, o que hemos desviado. En nuestro país, las primeras campañas sobre Objeción Fiscal al Gasto Militar nacieron en 1983, a raíz de nuestra incorporación en la OTAN un año antes. Al igual que se objeta por conciencia nuestra oposición a cualquier otro asunto, la OFM objeta el negarse a participar y a contribuir a los gastos militares de tu nación. Arcadi Oliveres, uno de los fundadores del Centre Dèlas y veterano activista por la paz, en esta entrevista de Santiago Canales para el medio El Salto Diario, explica la dinámica de la OFM en los siguientes términos: "Si el gasto militar es el 2% de los presupuestos y a mi me toca pagar 100, pagaré 98 porque tampoco quiero dejar de abonar esta cantidad al Estado. De manera que lo que se hace es elegir una ONG o alguna acción social, entregar esos dos euros restantes y decirle a Hacienda: "A mí me tocaría pagar 100 pero como dos se los van a gastar muy mal, ahí tienen los otros 98". Ese recibo de abono a la ONG en cuestión se lleva también a Hacienda, por lo cual se demuestra que no existe ningún tipo de engaño por parte del contribuyente (de cara a una posible multa o sanción por parte de la administración tributaria). Pero en verdad la OFM no es el único medio cívico de oponerse a los gastos armamentistas de un país, desde un punto de vista responsable y ciudadano. Arcadi Oliveres señala en la entrevista de referencia otros mecanismos de objeción que se pueden practicar, tales como la objeción laboral (no prestar nuestro trabajo como profesionales para cuestiones militares), la objeción científica (negarse a que nuestras investigaciones sean utilizadas con fines militares), o la objeción financiera (no ingresar nuestros ahorros en entidades financieras que inviertan en armamento). 

 

En el tríptico que se puede descargar desde esta página (https://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/triptico_of2013.pdf), colgado en la web de Ecologistas en Acción, se dan algunas cifras y datos interesantes, para que el conjunto de la ciudadanía las tome como referencia a la hora de contribuir a la campaña de Objeción Fiscal Militar. Las más interesantes son las siguientes: el gasto militar diario supera los 79 millones de euros, el gasto militar por persona al año es de algo más de 600 euros, 7,61 de cada 10 euros de gasto militar están ocultos, nueve Ministerios de los 13 existentes participan del gasto militar, se conceden préstamos no contemplados en los PGE por valor de casi 1.500 millones de euros (referencia del año 2012), la escalada armamentista ha generado una burbuja de deuda militar impagable de 32.000 millones de euros, y mientras entre los años 2002 y 2011 el gasto final en Defensa real aumentó un 16% respecto al presupuestado, los recortes durante los años de crisis han sido de un 35% en Fomento del Empleo, de un 20% en Cultura, de un 14% en Educación, de un 14% en Servicios Sociales, y de un 12% en Cooperación Internacional y Ayuda al Desarrollo. Absolutamente inaceptable bajo una sociedad democrática, justa, pacífica y avanzada. El debate sobre la OFM es un debate sobre prioridades presupuestarias públicas, es un debate sobre las verdaderas amenazas que nos acechan, es un debate que pone en cuestión cómo es posible que en los tiempos que corren, cuando las principales agresiones que sufre la población son la insuficiencia de cobertura de servicios públicos, el desempleo, la carencia de viviendas de alquiler social, etc., puedan ser desviados miles de millones de las arcas públicas a la compra de armas, al mantenimiento de Ejércitos o a nuestra participación en conflictos bélicos. 

 

Hay que promover el debate sobre la fuerza civil de la desobediencia, sobre la clara y firme negativa a participar con nuestros impuestos en la industria de la guerra, y sobre todo, hacer una defensa del derecho fundamental a la libertad ideológica, que no sólo ampara el derecho a pensar de otra forma, sino también el derecho a promover acciones en coherencia con tales pensamientos, ideas y actitudes. Mediante la OFM queremos que la iniciativa sea conocida por el conjunto de la población, para así poder alterar las prioridades económicas del Estado, y fomentar un modelo de defensa basado en el pacifismo, en el antimilitarismo y en la no violencia, renunciando a las estructuras, jerarquías, decisiones, actitudes e ideologías militares. La senda del Pacifismo rechaza los bandos, las soluciones violentas, aboga por la negociación, por la diplomacia, por la presión de los acuerdos, y persigue la paulatina desarticulación de los bloques militares y de la contemplación de la guerra como solución a los conflictos. En este sentido, la OFM es una herramienta básica de la mayoría social para hacer cambiar los criterios de nuestros gobernantes, e instalar poco a poco en nuestro imaginario colectivo que existen otros enfoques, otros planteamientos y otras soluciones a los conflictos mundiales que puedan surgir. La Objeción Fiscal al Gasto Militar resulta, por tanto, una buena decisión para encarminarnos en este sentido, ya que es una herramienta humilde, pero eficaz, que permite evitar que parte de nuestra riqueza colectiva se dedique a fines militaristas, a fines criminales, a fines violentos, y a la vez, denunciar la excesiva financiación del militarismo, poner el foco de atención en su sobredimensionamiento, y dedicar de forma activa una pequeña parte de nuestro dinero a fines socialmente útiles y transformadores. 

 

Y es que bajo el mantra de la "Política de Estado" y de los "llamamientos a la responsabilidad", las fuerzas políticas que nos han gobernado hasta ahora (el famoso bipartidismo) ha hecho de su capa un sayo en la cuestión militarista, y han cedido a las presiones de la OTAN, del complejo militar-industrial y de los países aliados que han participado en proyectos similares a los nuestros. A ello se une la criminal política de los bancos, que como ya hemos detallado en el bloque temático anterior, financian de forma ingente los proyectos de empresas de armamento por todas partes del mundo. En este sentido, la OFM puede resultar útil como un grito conjunto del pueblo que dice "¡Basta!" a la ocultación de datos, a la opacidad de los gastos militares, y sobre todo, se niega a seguir siendo cómplice pasivo de las incursiones militares a las que nos conducen nuestros serviles gobiernos. No podemos seguir hurtando a la sociedad el debate sobre el militarismo, debemos respetar la soberanía popular especialmente en este grave asunto, y ello se consigue concienciando a las masas de que los gastos en Defensa, además de ser desorbitados, son absolutamente inútiles y peligrosos para contribuir a un mundo mejor. Los conceptos de la defensa y del militarismo han de ser replanteados bajo un nuevo enfoque pacifista, y las nuevas amenazas deben ser analizadas desde puntos de vista más humanos y reales, sin tener el foco permanentemente puesto en los oscuros intereses de las industrias y empresas del ramo. Una profunda auditoría económica de los gastos militares es absolutamente precisa, así como un progresivo recorte real de los gastos en defensa, y un alejamiento de las intervenciones militares y de la escalada militarista. A partir de la siguiente entrega comenzaremos un nuevo bloque temático, esta vez dedicado al desarme nuclear. 

Fuente Viñeta: http://cgt.org.es/

http://rafaelsilva.over-blog.es/2018/04/por-la-senda-del-pacifismo-97.html?utm_source=_ob_email&utm_medium=_ob_notification&utm_campaign=_ob_pushmail

Top