¿Desunidas Podemos?

Imprimir

La división o desunión en Unidas Podemos no es una causa, sino consecuencia de que ha sido infectado por el virus del «ser igual a los demás»

Lo que menos debería inquietar es la unidad, Podemos ha contraído la enfermedad del convencionalismo, el virus del sistema, contrario a la vocación transformadora con que fue fecundado el 15M

 

Lo que menos debería inquietar a Podemos es la unidad. Desafortunadamente en eso, como en otras cuestiones más o menos evidentes, Podemos ha contraído la enfermedad del convencionalismo, el virus del sistema, que es contrario a la vocación transformadora con que Podemos fue fecundado el 15M. Contemplado el asunto desapasionadamente, incluso las apelaciones constantes a la unidad son en Podemos una suerte de traición a sus esencias, una especie de vasallaje a la tradición partidista de formaciones políticas basadas en la tiranía de acuerdo monolítico y la disciplina de partido, y en laminar cualquier crítica o divergencia. Podemos en tanto un partido como los demás. De ahí el desafecto expresado en sangría de votos, de ahí la desilusión en masa de quienes subieron a un barco que se prometía capaz de navegar la revolución.

Lo único saludable del -por otro lado patológico- mantra de la unidad en Podemos ha sido la feminización de su nombre: Unidas Podemos. El resto es todo desnaturalización y merma ontológica, por expresarlo con la lírica de José Luis Cuerda.

Afirmémoslo sin complejos: cuando la unidad se plantea como condición necesaria, es un síntoma fascistoide. La unidad debería una resultante y no una génesis; una derivada de la adhesión a las ideas y a la práctica un proyecto, no una condición para su viabilidad. De nuevo la centralidad que se está poniendo en la desunión y fragmentación como origen de los males de Podemos es una perversión, desinformación inoculada por el virus del sistema que Podemos pretende transformar pero que se ha infiltrado, infeccioso, bajo su piel.

Por tanto el supuesto demonio de la división en Podemos no es fruto de la desunión, sino de la desnaturalización. Hasta que no se asuma esto, el paciente no dejará la respiración asistida con que ahora se le mantiene como un zombi que no se percata de que está poseído, que es presa de inercias parásitas que lo que quieren es dirigirlo hacia algo más parecido orgánicamente al Partido Popular que al 15M.

No es estrictamente una cuestión de liderazgo, de imputar o no errores a Pablo Iglesias; como tampoco de debilidad o fortaleza en la organización territorial del partido. Izquierda Unida o el PCE han tenido ambos -liderazgo y estructura- y nunca, al menos en los últimos veinte años, han logrado ser la fuerza transformadora que Podemos parecía llamada a ser desde su propia concepción. Las fuerzas que ahora parasitan Unidas Podemos la llevan hacia ser otra eternamente prometedora, pero irrelevante, Izquierda Unida, refugio de votos nostálgicos y bienintencionados pero inútil como fuerza transformadora. Quienes se ilusionaron con Podemos no querían ese pago, ese refrito, ese cambiarlo todo para que todo siga igual: pedían cambiarlo todo para que nada sea igual.

¿Soluciones? Serán difíciles porque son numerosos los retos. Desde luego no pasan por la cosmética de renovar cargos orgánicos o proyectarse en una estructura federal que exorcice el fantasma de las «mareas». Eso es lo que habría hecho cualquier partido y sólo funcionará para que Podemos sea cualquier partido. Lo único que salvará Podemos es lo que pase por acercarse a ser Podemos. Lo genuino, lo que hizo que debutara con cinco millones de confianzas. Retornar a las esencias sin desperdiciar la experiencia acumulada. Algunas sugerencias podría ser:

1. Prestar atención a las infecciones narrativas internas. A Podemos sobre todo le hace daño que quienes le critican desde dentro utilicen los mismos argumentos que quienes le atacan desde fuera. Una manera de conservar la crítica propia del librepensamiento sin convertirnos en sicarios inconscientes del pensamiento único es criticar a Podemos desde Podemos, no contra Podemos.

2. Primar la política sobre la organización. Sin descuidar ésta, poner recursos en ser un movimiento de influencia más que un partido de poder. La relación con el PSOE se muestra clarividente en este sentido. Durante los nueve meses del mandato de Pedro Sánchez post-moción de censura a Rajoy Podemos mostró su verdadero ADN: capacidad de transformación desde la negociación y la influencia, no específicamente desde ningún sillón orgánico.

3. Atención a la semántica. Podemos no tiene, no debería tener vocación de gobierno: su vocación es la transformación social, y el gobierno un medio para impulsar y desarrollar esa transformación. El gobierno es un medio entre otros, pero no nos equivoquemos: el poder no puede ser la vocación de Podemos, sino empoderarse para trasladar ese empoderamiento a quienes han sido privados, robados, por las desigualdades del sistema.

4. Desde la crítica constructiva, apoyar el liderazgo de Pablo Iglesias, al menos hasta que Podemos recupere sus esencias. Si todas las evidencias han demostrado que la intención, la obsesión, de los anticuerpos del sistema era excretar a Pablo Iglesias, ellas son motivación suficiente para no apoyar ese movimiento de defenestración de Iglesias.

5. Diagnosticar los factores de la pérdida de apoyos populares en Podemos, que es equivalente a diagnosticar porqué ha decaído la ilusión que millones de personas le confiaron. ¿De verdad ha sido el chalet de Galapagar o la gestión posterior, el desastre de comunicación en torno al asunto del chalet? ¿De verdad es la división interna o intentar parecerse a cualquier otro partido político? ¿De verdad es el hiperliderazgo o la multiplicación de egocentrismos en núcleos de poder? ¿De verdad es la disolución de Podemos en confluencias regionales y locales o la falta de materialización de políticas transformadoras, esas políticas que claramente Podemos tradujo en gobernabilidad real durante los nueve meses de Pedro Sánchez?

6. Resetear la configuración de Podemos. La que tiene ahora está infectada y hay que ir a la configuración de fábrica de Podemos, a su configuración política por defecto, a la que salió del 15M, la que se materializó con claridad en el apoyo a Pedro Sánchez en sus nueve meses post-Rajoy.

Repitámoslo: la unidad es una consecuencia y no una causa. Llegó espontáneamente, sin que nadie la llamara o convocara como si fuera sagrada, cuando un proyecto ilusionante hizo converger millones de voluntades; manténgase ese proyecto, y la unidad decantará por sí sola como propiedad emergente de la capacidad transformadora. La unidad, por sí misma, no transforma nada, más bien suele imponer como una apisonadora, ser reaccionaria como una dictadura.

https://kaosenlared.net/desunidas-podemos/

http://asturbulla.org/index.php/territorios/espana-sp-854371532/39066-desunidas-podemos