El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, aseguró que a la Corte Suprema de su país le va a costar "mucha lidia " llevarlo ante el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ), de La Haya, por obstruir las investigaciones contra sus partidarios y allegados

Telesur

El mandatario habló un día después de que el titular de la Corte Suprema, Francisco Javier Ricaurte, entregara al fiscal jefe del TIJ, el argentino Luis Moreno Ocampo, un informe con la denuncia contra Uribe y su Gobierno por obstrucción de la Justicia.

"Hay muchos que mantienen mucha gana de tenerme preso aquí o destituido o preso en la Corte Penal Internacional. Les va dar mucha lidia, porque aquí hemos procedido con toda la honradez, con el más riguroso ceñimiento a la Constitución colombiana", dijo Uribe a la prensa en Bogotá en horas de la mañana.

El mandatario habló un día después de que el titular de la Corte Suprema, Francisco Javier Ricaurte, entregara al fiscal jefe del TIJ, el argentino Luis Moreno Ocampo, un informe con la denuncia contra Uribe y su Gobierno por obstrucción de la Justicia.

Ricaurte señaló que, en la reunión con Ocampo, celebrada en el Palacio de Justicia en Bogotá, "se examinaron todas las dificultades que se han tenido en los procesos de justicia y paz para que haya verdad, justicia y reparación".

El magistrado acusó a Uribe de nepotismo y de obstaculizar las investigaciones del máximo tribunal contra decenas de políticos y parlamentarios vinculados al Gobierno o aliados de él, en el más reciente capítulo del enfrentamiento entre poderes que se abrió en Colombia a raíz de las investigaciones por la "parapolítica".

Unos setenta congresistas, 28 de los cuales están detenidos, han sido o son investigados por la Corte Suprema por sus nexos con las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización que se disolvió a mediados de 2006 tras un rápido acuerdo con el Gobierno de Uribe, proceso hondamente cuestionado por organismos internacionales y defensores de los derechos humanos.

El lunes, Uribe salió en defensa a sus secretarios jurídico, Edmundo del Castillo, y de Prensa, César Mauricio Velásquez, quienes admitieron haberse reunido en la Casa de Nariño con emisarios de los jefes paramilitares, en el marco del proceso de desmovilización.

Moreno Ocampo, quien se encuentra de visita en Bogotá para recoger informes sobre los procesos contra los paramilitares, advirtió este lunes que Colombia debe lograr llevarlos a a la justicia para que paguen por sus delitos atroces.

El Tribunal Internacional actuará si justicia colombiana no lo hace en casos de crímenes masivos, aseveró.

"La responsabilidad primaria es del gobierno nacional. En la medida en que ellos actúen la Corte Internacional no interviene, cuando no actúan, nosotros intervenimos", dijo Luis Moreno Ocampo.

Uribe acusa al Partido Liberal

Uribe insinuó que quien está detrás de esa acusación es el ex presidente César Gaviria (1990-1994), director del Partido Liberal, a cuya administración acusó de aliarse con delincuentes para abatir al entonces capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar, en 1992.

"Me amenazan con la Corte Penal Internacional los que en su momento dejaron que el narcotráfico se impusiera en la Constituyente del 91 para eliminar la extradición", señaló Uribe.

El mandatario también culpó al senador liberal Juan Fernando Cristo de haber entregado dinero "proveniente del narcotráfico" para financiar campañas para las elecciones parlamentarias de 1991.

"Lo que sí no vamos a permitir es que nos maltraten con testigos falsos (...) se obstruye la justicia cuando un cuerpo cierra filas, genera temor e impide que alguno de sus miembros sea investigado, como ha ocurrido en el caso de la Corte Suprema con algunos investigadores", concluyó Uribe.

"Uribe quiere acallar al partido"

Entre tanto, el Partido Liberal rechazó, a través de un comunicado, las acusaciones de Uribe contra su bancada y contra su "único jefe, el ex presidente César Gaviria Trujillo".

En el texto, el liberalismo reitera que las declaraciones del presidente "constituyen un mecanismo de distracción más que un asunto relevante para el examen de los problemas colombianos de hoy".

Rechaza también los "calumniosos señalamientos" contra el senador Juan Fernando Cristo, y expresa que esa actitud es "un intento de callar un partido y una bancada de congresistas que por los caminos democráticos está en la oposición".

La bancada liberal expresa su preocupación por los "vergonzosos hechos" conocidos el lunes con la visita "de reconocidos delincuentes" a la Casa de Nariño, en referencia a la reunión que sostuvieron emisarios de jefes paramilitares con funcionarios de la Presidencia de Colombia.

"Este episodio, sumado a anteriores actuaciones de funcionarios del gobierno contra la Corte Suprema de Justicia, confirma que desde la propia Presidencia de la República, y desde hace varios meses, se teje un siniestro complot contra la Corte", denunciaron los liberales.

"La intervención del Presidente Uribe sobre este tema, lejos de aclarar estos hechos, como es su costumbre, demuestra su intemperancia, agresividad y habilidad para distraer la opinión pública (...)", concluyen.

Top