Venezuela: Un atentado que niegan

atentado_a_maduro_dos_custom.jpg

El momento del atentado contra Maduro

 

Trivializar el atentado que sufrió el sábado 4 el presidente venezolano Nicolás Maduro hasta negar su existencia sobre la base de dichos de “la oposición” –como si ésta no se encontrara fragmentada hasta el punto que despareció la Mesa de la Unidad Democrática, opositores gobiernan cinco de los 23 estados y una parte minoritaria alienta el discurso de la confrontación violenta–, está llegando a niveles de lo grotesco en el México del oligopolio mediático que se subordina a las visiones ideológicas e intereses geopolíticos que impulsan en forma militante los consorcios trasnacionales de la información.

 

Están en su pleno derecho y en las alineaciones geopolíticas que mejor convengan a los consorcios aztecas, mas no a caricaturizar la desinformación como Ciro Gómez Leyva quien sin mayor argumentó que su propia palabra, concluyó el miércoles 8, a las 8:50 horas, en Radio Fórmula, que la “nula solidaridad” con Maduro Moros obedece a que es “una farsa” el atentado y que “nadie peló a Maduro, ni el señor Putin”. El periodista acostumbra poner los micrófonos al servicio de Leopoldo López y Lilian Tintori, de Voluntad Popular, sólo que no sea reduccionista e ideologizado hasta negar otras verdades.

 

Cualquier revisión de los medios arroja pronunciamientos de categórica condena a los sucesos de la tarde del sábado en Caracas, por los gobiernos de Bolivia, China, Cuba, El Salvador, España, Francia, Irán, Nicaragua, Rusia, Siria y Turquía, entre muchos otros.

 

También de organismos multilaterales como el vocero del secretario general la Organización de las Naciones Unidas, António Guterres, Farhan Haq que rechazó “cualquier acto de violencia en Venezuela”; la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Unión de Naciones Suramericanas, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. En tanto que el Movimiento de Países No Alineados que agrupa a 120 naciones expresará su solidaridad al gobierno de Venezuela cuando sus pares de Perú, Colombia, Chile, Guatemala y Panamá, todos del Grupo de Lima, dejen de bloquear el comunicado que los otros 115 miembros del Mnoal desean emitir, pues todo lo hacen por consenso.

 

Por otra parte, si se tratara de un montaje como afirman voces obsesionadas con el reduccionismo para leer la compleja y contradictoria realidad de la patria de Bolívar, pues no darían tanto crédito y cobertura a la “Operación Fénix” y sus autodenominados Soldados de Franela. Y el entonces presidente de Colombia Juan Manuel Santos –el autor intelectual del asesinato de cuatro estudiantes mexicanos en Sucumbíos, Ecuador, cuando fungía como ministro de la Defensa del indiciado Álvaro Uribe–, no se apresuraría a declarar que al momento del atentado: “Yo estaba muy ocupado en cosas más importantes, el bautizo de mi nieto”.

 

“Cosas más importantes” cuando desde la Casa Blanca no recibía directrices contra Venezuela, porque ambos ocuparon 16 años de sus gobiernos en obstruir y provocar a Hugo Chávez y Nicolás Maduro, como los mejores aliados que fueron de Washington en la región.

 

Con independencia de la opinión que se mantenga sobre Maduro y su partido, el Socialista Unido de Venezuela, sobre el chavismo, es preocupante que se minimice hasta negar el atentado contra la vida de un jefe de Estado sólo porque no es del agrado de los esquemas políticos e ideológicos que cada quien profesa y que aún son hegemónicos en la aldea global, pero en menor medida que el espacio mediático que ocupan. Más preocupante aún es el silencio del gobierno mexicano, activo promotor del Grupo de Lima.

 

http://forumenlinea.com/forum/

https://www.facebook.com/forumenlinea

@IbarraAguirreEd

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

https://www.alainet.org/es/articulo/194613
Top