Socialismo tropical desde hace 60 años

Balance de la Revolución cubana

 

El 1 de enero de 2019 hizo exactamente sesenta años que el pueblo cubano, dirigido por los hermanos Castro y Che Guevara, derrocó al dictador Batista. Fue el inicio de una historia turbulenta y legendaria. Marc Vandepitte, experto en Cuba, hace balance.

Soberanía

 

Hace sesenta años las y los cubanos entraron en la historia al derrotar junto con algunos centenares de rebeldes al ejército mejor adiestrado del continente. Expulsaron a los yanquis de su isla y lograron construir ante las narices de Estados Unidos una sociedad socialista. Contra viento y marea resistieron la agresión militar, económica y diplomática de la mayor superpotencia conocida. La Revolución cubana acabó con la idea pesimista de que era imposible una vía progresista en el patio trasero del Tío Sam.

 

Antiimperialismo  

 

En 1961 infligieron una derrota humillante al imperialismo estadounidense en la Bahía de Cochinos. Ningún país latinoamericano ha humillado tanto a la Casa Blanca. Un cuarto de siglo después los soldados cubanos, a quienes Angola había pedido ayuda, dieron el golpe de gracia, a miles de kilómetros de su país, al ejército del apartheid que, sin embargo, estaba mucho mejor equipado. Así, una isla pequeña e insignificante determinó en parte la libertad de Mandela y la historia de África.

 

Junto con Venezuela Cuba fue pionera de la integración de los países latinoamericanos (ALBA, CELAC, UNASUR) en detrimento de la influencia de Washington en esta región. (1)

 

Economía

La población cubana ha resistido al bloqueo económico más largo de la historia. En treinta años ha perdido en dos ocasiones a sus principales socios económicos, lo que para la mayoría de las economías habría sido un golpe fatal, pero también en esto sobrevivió sin explosiones sociales. Al igual que cualquier país del Tercer Mundo Cuba se enfrenta a graves problemas económicos. Ahora bien, como demuestra el gráfico, los resultados no son demasiado malos comparados con los países de la zona. Sin el bloqueo y sin la caída de la Unión Soviética Cuba tendría a día de hoy un PNB por habitante similar al de Italia.

 

Logros sociales  

 

A consecuencia de su pasado colonial, del bloqueo económico, de la falta de importantes recursos naturales y de la caída de la Unión Soviética, en el ámbito económico el país sigue siendo un país del Tercer Mundo. No obstante, ha logrado alcanzar un nivel social, intelectual y cultural que se sitúa entre los mejores del mundo. Por medio de la prueba y error Cuba ha conseguido edificar un proyecto social diferente cuyo elemento central es el pleno desarrollo de la población y no el beneficio. Si todos los países latinoamericanos proporcionaran la misma atención médica y el mismo apoyo social a sus poblaciones cada año morirían 130.000 niños y niñas menos. Según la UNESCO, el nivel de enseñanza de Cuba supera con mucho el del resto de América Latina. Cuba también desempeña un papel fundamental en el continente en los ámbitos del género, la diversidad y los derechos LGBT.

 

Internacionalismo  

 

Cuba no se ocupa únicamente de sus propios habitantes. "La solidaridad es la ternura de los pueblos", decía Che Guevara. El pueblo cubano lo evidencia de forma impresionante. Actualmente casi 50.000 personas profesionales de la salud cubanas, la mitad de ellas médicos y médicas, operan en más de 60 países y desde 1998 se han formado en Cuba gratuitamente 20.000 médicos y médicas de 123 países. Solo Cuba envía más profesionales de la salud que la Organización Mundial de la Salud. Si Estados Unidos hiciera el mismo esfuerzo que Cuba enviaría dos millones de médicos y médicas al mundo, y habría formado más de un millón de estos profesionales en los últimos 15 años. La escasez de personas trabajadoras de la salud en el Sur se habría arreglado inmediatamente.

 

Una Revolución que tiene el corazón verde  

 

En 1992, en la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro Fidel Castro fue el primer jefe de Estado en advertir sobre el exterminio del género humano. Defendió un cambio radical en el ámbito ecológico. Este cambio también se ha realizado en la isla. Actualmente Cuba es el único país del mundo en el que un “desarrollo social muy alto” (HDI) se combina con una huella ecológica pequeña.

Proceso de toma de decisiones  

 

Nuestra economía y nuestro régimen político están dominados por multinacionales y grandes grupos de capital. En Cuba se ha acabado con este poder y se ha sustituido por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la confederación de las diferentes centrales sindicales. Sin lugar a dudas el proceso de toma de decisiones está muy uniformizado. Sin embargo, se compensa con una forma de democracia directa. Además de celebrar elecciones parlamentarias cada cinco años, existe un sistema de consulta bastante singular. Se consulta ampliamente a la población para todas las decisiones importantes y se busca un consenso. En Cuba no se toma ninguna medida si no tiene un fuerte apoyo. Esto explica, entre otras cosas, por qué el Gobierno cubano puede contar con un gran apoyo de la población a pesar de unas condiciones que a veces son muy difíciles.

 

Con un sistema así en Bélgica se habría establecido un impuesto a las personas millonarias hace tiempo y no se habría retrasado la edad de jubilación a los 67 años.

 

Medios de comunicación  

 

En los países capitalistas el debate político se lleva a cabo sobre todo en los medios de comunicación o, para ser más exactos, por los medios de comunicación. Los mass media fijan el marco del debate político. La mayor parte de estos medios está en manos de grandes grupos de capital cuya primera motivación es comercial. En Cuba se ha acabado con la influencia mediática y los medios de comunicación de masas están en manos de organizaciones sociales o de las autoridades. Esto no impide, por ejemplo, que la Iglesia católica edite varias revistas y publicaciones, ni que tenga sus propias páginas web en las que publica opiniones muy diferentes de las posturas oficiales.

 

No obstante, podríamos preguntarnos si Cuba no debería organizar más debates con opiniones contrarias en la televisión o en los periódicos. Con todo, hay que saber que el debate social no tiene lugar en los medios, sino en los barrios, los centros de trabajo, los sindicatos, las asociaciones de mujeres y de jóvenes. En todo caso, la manipulación mediática occidental tiene poca o ninguna influencia en Cuba lo que hace, por ejemplo, que las mujeres cubanas no tengan complejos físicos.

 

Prestigio internacional

 

Los dirigentes cubanos gozan de un gran prestigio en los países del Sur debido a sus logros sociales en su propio país y por el papel desempeñado por Cuba en el extranjero. En dos ocasiones, de 1979 a 1983 y de 2006 a 2009, la pequeña Cuba presidió a los Países No Alineados, un movimiento que reúne a dos terceras partes de los países que existen en el mundo. En 2014 Raúl Castro presidió la segunda cumbre de la CELAC. Para esa reunión acudieron a La Habana 30 de los 33 jefes de Estado de América Latina y el Caribe.

 

Errores  

 

Es evidente que se han cometido errores en el curso de estos sesenta años: el trato humillante dado al principio de la Revolución a las personas creyentes y homosexuales, la debacle económica de la década de 1970, el fracaso a la hora de diversificar la economía, el relevo tardío de la vieja guardia por una generación más joven, etc. El propio pueblo cubano es el último en suponer que su trayectoria haya carecido de problemas. Quizá Cuba es el único país que menciona explícitamente un periodo en su reciente historia de errores cometidos: "Periodo de rectificación de errores y tendencias negativas”: 1986-1989.

 

Nos falta espacio en este artículo para abordar los clichés que se repiten contra Cuba: dictadura, violación de los derechos humanos, asesinatos masivos, caos económico…

Los retos  

 

Quedan muchos puntos débiles y problemas que tratar. El principal reto es sin duda que el alto desarrollo social e intelectual crea grandes expectativas a la población. Pero falta la base económica, lo que provoca frustraciones. El turismo refuerza aún más esta situación. Parece que un turista se puede permitir todo, aunque no esté necesariamente más cualificado. Este problema va unido a otro fenómeno. Tras el desmoronamiento de la moneda después de 1991 el salario ya no representa gran cosa. Por consiguiente, ya no hay una verdadera relación entre el trabajo, el salario y el poder adquisitivo, lo que es muy negativo para la motivación laboral y la productividad, y genera mucha corrupción y descontento.

 

Un crecimiento económico acelerado es la única respuesta a estos retos, pero eso es más fácil de decir que de hacer. También aquí el contexto exterior desempeña un papel muy determinante. ¿Trump se va a desatar o se va a limitar a los tuits? ¿Cómo va a evaluar la situación en Venezuela y América Latina? ¿Cómo van a evolucionar las relaciones económicas con China, Rusia y Europa? También será decisivo que el nuevo gran puerto de La Habana sea un éxito o no. ¿Qué impacto tendrán las sequías y huracanes devastadores que cada vez se manifiestan con más frecuencia?

 

Por otra parte, también hay evoluciones positivas. Las relaciones con Rusia, China y la Unión Europea nunca han sido tan buenas.

 

La solidaridad  

 

El futuro dirá si Cuba logra superar estos retos. En estos tiempos de giro hacia la derecha y de endurecimiento de las costumbres es más necesaria que nunca la solidaridad con un país que desde hace ya sesenta años demuestra lo que representa la fraternidad de los pueblos y en el que se sitúa a las personas y no el beneficio en el centro de la vida. ¡Hasta la victoria!

 

Nota:

 

(1) ALBA es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América. Este marco de cooperación, creado en 2004, debe constituir una contrapartida al ALCA, el acuerdo de libre comercio que Estados Unidos quería imponer a América Latina. Sus primeros miembros fueron Cuba y Venezuela, seguidos de Bolivia, Nicaragua, República Dominicana y otros países.

 

En diciembre de 2011, a iniciativa de Hugo Chávez, se creó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Por primera vez en la historia se constituyó un órgano regional de toda la región latinoamericana (incluido el Caribe) sin Estados Unidos ni Canadá.

 

En 2007 se creó UNASUR, la Unión de Naciones Suramericanas, a ejemplo de la Unión Europea. Además de un parlamento incluye un banco, el Banco del Sur, que debe ser una alternativa al FMI.

 

Traducción del neerlandés al francés E. Carpentier.

Fuente: https://www.investigaction.net/fr/socialisme-tropical-depuis-60-ans-bilan-de-la-revolution-cubaine/

Marc Vandepitte, Investig’Action

Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=251173

Top