Los jueces genocidas

Los EEUU siguen dispuestos a ejercer como árbitro del cumplimiento de los derechos humanos en el mundo

 

inSurGente.- Es casi inconcebible como ejercicio de cinismo. El país, los Estados Unidos, responsable de causar cerca de 1 millón de muertos y tres o cuatro millones de desplazados en Iraq –por poner un ejemplo geográfico de su ilimitada barbarie-, ha vuelto a evaluar la “situación de los derechos humanos en el mundo”. La presidencia de Obama –que acaba de solicitar 200.000 millones de dólares al Congreso para gastos de guerra-, no parece dispuesta a realizar un cambio sustancial en la política exterior de Washington que tendría que empezar por un análisis muy crítico de sus intentos de imponer su voluntar y sus intereses por encima del orden internacional, y con desprecio absoluto sobre los efectos genocidas de sus intervenciones militares. El patriotismo estadounidense –del que alardea Barack Obama- sólo se concibe como poder sobre los demás y como voluntad para consolidar el dominio del mundo. El nuevo presidente parece dispuesto a seguir transitando por los caminos cubiertos de cenizas y de despojos humanos. Por el momento traslada tropas, las rearma y aumenta el reclutamiento. (Imagen: preso de Abu Ghraib cubierto por sus carceleros estadounidenses de excremento humano).


EEUU ahora advierte grave corrupción en Venezuela

Agencias / Aporrea.org



Washington 26 de Feb. 2009.- Estados Unidos denunció ayer la corrupción "generalizada" en Venezuela, así como el acoso a la prensa y a la oposición política, y la politización del sistema judicial, en su informe anual sobre derechos humanos en el mundo.

El estudio, elaborado por el Departamento de Estado bajo la batuta de Hillary Clinton, difiere poco del publicado en 2008 por la anterior administración, al detallar numerosas violaciones de los derechos básicos en Venezuela.

Señalan que en 2008 la justicia "fue muy ineficaz, a veces corrupta, y estuvo sujeta a influencia política, particularmente por parte de la oficina del fiscal general, que a su vez estaba presionada por el Ejecutivo". Apunta que 40% de los jueces son temporales, lo que les hace particularmente susceptibles a las presiones.

Buena parte del documento se refiere a la presunta restricción del derecho a la libre expresión llevada a cabo por el presidente Hugo Chávez.

"El Gobierno empleó una variedad de mecanismos -legales, económicos, normativos, judiciales y verbales- para acosar a la prensa privada y generar un clima de intolerancia respecto a la prensa crítica", denuncia.

Un ejemplo, recalca, son las acusaciones por parte de Chávez contra los dueños de los medios de prensa privados por participar en supuestos intentos de golpe de Estado sin aportar ninguna prueba al respecto. Asimismo, el Gobierno venezolano ha negado acceso a actos oficiales a periodistas independientes y ha usado las concesiones de radio de forma discriminatoria.

La corrupción es otro de los grandes problemas del país, a juicio del Departamento de Estado, pues "está extendida a todos los niveles del Gobierno".

EEUU mantiene que no ha habido ninguna investigación de las acusaciones de corrupción realizadas.

El Departamento de Estado denuncia, además, que en 2008 las fuerzas de seguridad ejecutaron a sospechosos de forma extrajudicial y que hubo informes "creíbles" de tortura y abusos. "El Gobierno no autorizó investigaciones independientes de quejas de tortura".

Igualmente, el Departamento de Estado norteamericano decidió eliminar la polémica "lista negra" de países que violan los Derechos Humanos en su informe anual obligatorio al Congreso sobre la materia, cuya edición sobre 2008 fue hecha pública ayer.


Venezuela rechaza categóricamente informe de EEUU sobre derechos humanos

Por: TeleSUR/ Aporrea/ inSurGente.-26 de febrero 2009. -El gobierno de Venezuela rechazó de forma categórica el informe presentado el miércoles por Estados Unidos que "pretende evaluar" la situación de los Derechos Humanos en el país suramericano y aseguró que su contenido no tiene fundamento y es "falso, malintencionado e injerencista" y delata los sentimientos antivenezolanos de sectores que se rehúsan a aceptar que el pueblo venezolano "es dueño de su destino".

En la carta pública, Caracas consideró "inadmisible" este tipo de "práctica recurrente" de la burocrática de Washington que sin legitimidad o mandato alguno aspira convertirse "en jueces de otros Estados".

"El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en defensa de la soberanía del pueblo venezolano, rechaza de la forma más categórica y firme, la publicación por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, de un informe en el cual se pretende evaluar el estado general de los derechos humanos en diversos países del mundo, entre ellos Venezuela", indica el escrito firmado por la cancillería.

Al finalizar, Venezuela insta a La Casa Blanca a cesar este tipo de prácticas que sólo contribuyen a seguir lesionando las relaciones entre ambas naciones, que deben regirse por la igualdad, el respeto y la no injerencia en asuntos internos.

A continuación teleSUR reproduce intacto el comunicado:


República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Comunicado

El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, en defensa de la soberanía del pueblo venezolano, rechaza de la forma más categórica y firme, la publicación por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos, de un informe en el cual se pretende evaluar el estado general de los derechos humanos en diversos países del mundo, entre ellos Venezuela

El gobierno venezolano encuentra inadmisible esta práctica recurrente de la burocracia de los Estados Unidos, según la cual funcionarios al servicio del Estado con el más oscuro record de violaciones y atropellos a la dignidad humana en la historia contemporánea, pretenden erigirse, sin mandato ni legitimidad alguna, en jueces de otros Estados.

El gobierno bolivariano de Venezuela rechaza el contenido falso, malintencionado e injerencista del informe en cuestión, cuyos alegatos carecen de fundamentos y constituyen la expresión de las opiniones antivenezolanas difundidas por sectores que, dentro y fuera de nuestro país, se rehúsan a aceptar que el pueblo venezolano sea dueño de su destino.

El Gobierno del presidente Hugo Chávez exige a las autoridades de los Estados Unidos que pongan fin a estas prácticas que siguen lesionando las relaciones entre nuestros estados , las cuales deben tener como base el respeto, la igualdad y la no injerencia en asuntos internos, principios fundamentales que siempre defenderá, a nombre de nuestro pueblo, el gobierno soberano de la república bolivariana de Venezuela.

Caracas, 25 de febrero de 2009


Le pide a EEUU convicción moral antes de hablar

Bolivia critica informe de EEUU por simplificación grosera de la realidad nacional

25 de febrero 2009. - El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, afirmó que el documento "es una simplificación grosera de la realidad nacional que está políticamente motivado" y que tiene un análisis parcializado.

El informe de EE.UU recoge que el Gobierno de Bolivia respetó en general los derechos humanos, pero cita como problemas más significativos "los abusos por parte de fuerzas de seguridad, las duras condiciones carcelarias, arrestos y detenciones arbitrarias y ataques contra el poder judicial por parte del poder ejecutivo".

El documento constata, además, amenazas a las libertades civiles y a la libertad de prensa, uso excesivo de la fuerza en conflictos internos, corrupción y falta de transparencia en el Gobierno, discriminación sexual y étnica y trabajo infantil, forzado y en "condiciones deplorables".

"Leyendo cada uno de los puntos se ve que hay una tendencia a la hora de realizarlo. Creemos que también es importante tener la suficiente convicción moral para hablar de los temas de los derechos humanos", apuntó Llorenti.

En ese sentido, recordó a Washington que el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, acusado en Bolivia de genocidio por los hechos violentos ocurridos entre septiembre y octubre de 2003, y el que fuera su ministro Carlos Sánchez Berzaín están refugiados en EE.UU. y pidió su "expulsión".

Asimismo, el viceministro denunció que el país norteamericano, en política internacional, no solo mantiene una "guerra de alta intensidad como la de Irak o Afganistán", sino también otra de "baja intensidad" en Latinoamérica.

No obstante, afirmó que el Gobierno de La Paz "todavía está esperando con paciencia que la nueva administración (de Estados Unidos) dé señales claras" de cambio.

Por su parte, el viceministro de Justicia, Wilfredo Chávez, dijo que la información del documento del Departamento de Estado de EE.UU. "está sesgada" y aseguró que el Gobierno de Evo Morales "se ha esmerado en defender los derechos humanos".

En este sentido, apuntó que su equipo elaboró conjuntamente con la sociedad civil un plan de acción de los derechos humanos y recordó que la nueva Constitución que fue aprobada en enero en un referendo y que fue fruto de un consenso político "reconoce nuevos derechos".

Chávez se refirió al punto del informe que se refiere a los sucesos ocurridos el 11 de septiembre pasado, en los que murieron cerca de veinte personas en el departamento amazónico de Pando en medio de una fuerte ola de violencia en todo el país.

"Se habla de un enfrentamiento en Pando cuando todos sabemos que ha sido una masacre de un grupo hacia otro", aseveró.

Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se encuentran en uno de sus peores momentos desde que en septiembre pasado Morales expulsó al embajador de ese país, Philip Goldberg, acusándole de dirigir una conspiración en su contra.

Washington replicó con la misma medida contra el embajador Gustavo Guzmán y canceló a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países de la región andina como compensación en sus esfuerzos contra el narcotráfico.



Pekín pide a Washington que deje de dar lecciones de derechos humanos

25 de febrero 2009. - China instó este jueves a Estados Unidos que deje de considerarse el guardián de los derechos humanos en el mundo, tras la publicación de un informe del Departamento de Estado norteamericano.

"Instamos al lado estadoununidense a reflexionar sobre sus propios problemas de derechos humanos", dijo a la prensa el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Ma Zhaoxu.

El informe anual publicado el miércoles por el departamento de Estado norteamericano, tres días después de la visita a Pekín de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, reprende a China por sus presuntas "violaciones de las libertades civiles".

Top