La cumbre del G-7 concluye con un desencuentro entre EEUU y Canadá

El presidente de EEUU retira la firma del comunicado final de la cumbre y califica al primer ministro canadiense Trudeau como deshonesto por sus declaraciones finales sobre las políticas arancelarias.

 
Esta instantánea proporcionada por la oficina de la canciller Angela Merkel ha sido utilizada para evidenciar el tono conflictivo en el cual se ha desarrollado la cumbre

El último episodio de la Cumbre del G-7 tras su cierre ha hecho aún más patente el ambiente de desencuentro entre los países integrantes del grupo. Apenas concluida la reunión entre las principales potencias industriales del mundo, los Estados Unidos han retirado su firma del documento de conclusiones consensuado entre todos los países participantes, según ha manifestado su presidente Donald Trump, por las declaraciones del primer ministro Justin Trudeau en la rueda de prensa final.

El motivo de desencuentro ha continuado siendo la política arancelaria que ha sido calificada como una guerra comercial abierta entre los EEUU, Canadá y la Unión Europea. Desde el mismo inicio de la cumbre este conflicto había sido el principal motivo de desencuentro entre los países miembros del grupo.

Las declaraciones de Trudeau se produjeron cuando el mandatario estadounidense ya se había retirado de la sede de la cumbre en Quebec que no esperó a bajar del avión para ordenar la retirada del apoyo al comunicado. “Dadas las afirmaciones falsas de Justin en su rueda de prensa y el hecho de que Canadá está cobrando inmensos aranceles a nuestros agricultores, trabajadores y compañías de EE.UU., he dado orden a nuestros representantes de EE.UU. de no firmar el comunicado”, twitteaba Trump desde el avión presidencial Air Force One que le trasladaba a Singapur para otro encuentro internacional.

El premier canadiense había restado importancia, en su rueda de prensa de fin de cumbre, a las declaraciones hechas por Trump antes de embarcar, amenazando con represalias si se adoptaban medidas recíprocas frente a los recientes aranceles estadounidenses al aluminio y el acero. Trudeau, sin embargo, ha dicho que “con absoluta certeza” responderá a los impuestos aduaneros de su vecino.

El documento consensuado por el G7 —Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido— y del que después EE.UU. se ha retirado proclama que el grupo “reconoce que el comercio libre, justo y mutuamente beneficioso es un motor fundamental para el crecimiento y el empleo”. 

La declaración señala también el compromiso del G7 para “modernizar” la Organización Mundial del Comercio (OMC) y promete que los países promoverán barreras arancelarias bajas para fomentar el comercio, pese a las recientes medidas proteccionistas de Trump y las amenazas de una guerra comercial entre potencias.

En el texto se mencionan como motivos de preocupación los excesos de producción de acero, el peligro de excesos en el desarrollo de aluminio y de productos de alta tecnología, por lo que se manifiesta una necesidad de evaluar las reglas del comercio internacional y la posibilidad de que haya que modificarlas para garantizar la igualdad de condiciones.

Según la agencia de noticias francesa AFP, la oficina de Trudeau ha emitido tras la retirada de la firma de EE.UU. una declaración por Twitter en la que asegura que “el primer ministro no ha dicho nada (en la rueda de prensa de cierre de la cumbre) que no hubiera dicho antes, tanto en público como en conversaciones privadas con el presidente (de EE.UU.)”.

 

Foto: Oficina Bundeskanzler

http://www.tercerainformacion.es/articulo/internacional/2018/06/10/la-cumbre-del-g-7-concluye-con-un-desencuentro-entre-eeuu-y-canada

Top