El drone «invisible» ruso S-70 Okhotnik ‎podrá operar en coordinación con el ‎avión «invisible» Su-57‎

Está concebido para ser ‎utilizado de manera diferente a como lo hace el Pentágono, no trata de identificar ‎y vigilar objetivos ni de proceder a asesinatos selectivos sino de penetrar las defensas ‎antiaéreas del enemigo y destruirlas 

JPEG - 28.8 KB
El drone S-70 Okhotnik (en ruso, el «Perseguidor»)‎

 

 

Los medios especializados internacionales elogiaron recientemente el drone «invisible» ruso S-‎‎70 Okhotnik, una creación conjunta de las empresas Sukhoi y MiG, cuyas características son ‎similares a las del drone experimental X-47B, sometido a ensayos por [la firma estadounidense] ‎Northrop Grumman.‎

El drone ruso S-70 Okhotnik pesa 20 toneladas, su velocidad máxima es de 1 000 km/h, su ‎autonomía es de 3 000 kilómetros y cuenta con un motor de reacción. Puede volar ‎ininterrumpidamente hasta 7 horas. ‎

Pero lo más importante es el uso para el cual fue concebido. Este avión ruso sin piloto no será ‎utilizado en las misiones de reconocimiento. Rusia dispone ya de un drone especializado para esas ‎misiones: el Orion, capaz de volar ininterrumpidamente durante 24 horas y similar a los drones ‎estadounidenses MQ-1 y MQ-9 Reaper.‎

Otro dato interesante es que Rusia iniciará la producción del avión de combate Su-57 en 2020, ‎lo cual corresponde al final del periodo de pruebas en vuelo del drone S-70 Okhotnik. Ambas ‎aeronaves comenzarán a fabricarse en serie al mismo tiempo. ‎

Fuentes del ministerio de Defensa de la Federación Rusa han indicado que el drone S-‎‎70 Okhotnik y el avión de combate Sukhoi-57 serán utilizados en la primera oleada de ataques ‎en la principal dirección estratégica de defensa de las tropas terrestres rusas. Veinte o 30 drones ‎‎S-70 Okhotnik y entre 2 y 4 aviones Su-57 garantizarán la supremacía aérea en un sector ‎restringido creando un corredor de seguridad dentro del espacio supuestamente protegido por la ‎defensa antiaérea del enemigo. La misión de estos drones y aviones rusos consistirá en golpear la ‎red enemiga de radares terrestres y los barcos enemigos, así como sus baterías de misiles ‎antiaéreos y las pistas de los aeródromos enemigos. ‎

El drone S-70 Okhotnik cuenta con 2 compartimientos internos en los que puede transportar ‎‎2 toneladas de armamento. Este drone «invisible» se hace visible a los radares durante los 5 o ‎‎10 segundos en los que abre sus compuertas para utilizar ese armamento. Es por esa razón que ‎un Su-57 en misión de intercepción acompañaría el grupo de drones S-70 Okhotnik, ‎garantizando la cobertura aérea durante el cumplimiento de la misión de estas aeronaves ‎sin piloto. ‎

Numerosas soluciones y equipos para el radar «invisible» utilizado en el drone S-70 Okhotnik ‎provienen del Su-57. De hecho, esta avión de combate ha servido de banco de pruebas para el ‎armamento adaptado al drone S-70. ‎

Para garantizar la aniquilación de los radares y misiles antiaéreos enemigos, el drone S-‎‎70 Okhotnik hereda del avión de combate Su-57 los misiles supersónicos Kh-58UShK cuyo ‎alcance es de 260 kilómetros. El drone S-70 Okhotnik también puede utilizar 4 mini misiles ‎crucero X-74M2, capaces de volar a Mach 4 y cuyo alcance ese 245 kilómetros. Este drone ruso ‎lleva 8 bombas BetAB-150C, para inutilizar las pistas de la aviación enemiga. También puede ‎llevar 8 bombas «inteligentes» KAB-250 para destruir búnkeres y otros blancos terrestres. ‎

https://www.voltairenet.org/article205058.html

Top