Gran Bretaña, una crisis internacional frente a Irán que no podría enfrentar

La entidad sionista israelí, la dinastía saudí y EEUU quieren la guerra, pero esta aventura bélica conduciría a una guerra abierta con consecuencias catastróficas en la región y el mundo.

iran.jpg

 

La nación islámica había prometido tomar represalias por la "piratería" británica de Gibraltar, y no demoró en cumplir sus advertencias y la incautación de Gracia I condujo directamente a la captura el viernes pasado por parte de la Guardia Revolucionaria de Irán de un petrolero británico, el Stena Impero, en el Estrecho de Hormuz.

 

Jhon Bolton, el asesor de seguridad de la Casa Blanca, escuchó que los marines reales británicos habían capturado a un petrolero iraní frente a Gibraltar en el Día de la Independencia de Estados Unidos, su alegría se hizo notoria al afirmar que eran "excelentes noticias: el Reino Unido ha detenido al superpetrolero Grace I cargado de petróleo iraní con destino a Siria”, dijo desbocadamente.

 

Impulsando abiertamente la confrontación de Estados Unidos con Irán, en un irracional intento de domesticar a Teherán, a Bolton, acostumbrado a los juegos de halcón que ya ha realizado durante su desastrosa estrategia de intervención en Irak, le importa poco que un movimiento en falso genere un daño colateral que incluya a un aliado cercano como Gran Bretaña, encendiendo un alarma de la política de "máxima presión" que comparte con Trump, que involucra sanciones punitivas y embargo de petróleo contra el gobierno persa como lo confirma el periódico español, El País , que citando fuentes oficiales, confirma que La Gracia 1, había estado bajo vigilancia por los satélites estadounidenses desde abril, cuando se encontraba anclada frente a Irán. El superpetrolero, repleto de petróleo crudo, era demasiado grande para el Canal de Suez, por lo que navegó por el Cabo de Buena Esperanza antes de dirigirse hacia el Mediterráneo.

 

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos, informaron de los movimientos del supertanker a Gran Bretaña, y el 4 de julio, después de que Grace I entrara en las aguas territoriales de Gran Bretaña y Gibraltar, se emitió la orden en Londres -que de momento nadie asumió ni se conoce responsable-, y 30 infantes de marina subieron a bordo.

 

Irán pareció vincular sus acciones del viernes como respuesta clara y evidente a la incautación de la Gracia 1, que Teherán había denunciado como piratería llevada a cabo por orden de Washington, como lo confirmara Josep Borrell, ministro socialista de Relaciones Exteriores de España, el petrolero iraní había sido incautado "a raíz de una solicitud de los Estados Unidos al Reino Unido”.

 

Por su parte Abbas Ali Kadkhodaei, portavoz del Consejo de Guardianes de Irán sostuvo que "la regla de la acción recíproca es bien conocida en el derecho internacional", avalando la captura del petrolero inglés y sus 23 miembros de la tripulación como respuesta dos semanas después de que Royal Marines se apoderaran del petrolero iraní frente a Gibraltar, bajo sospecha de haber enviado petróleo a Siria, algo que la República Islámica ha desmentido.

 

Sin embargo, vale la pena examinar lo sucedido en los últimos días como parte de las políticas sostenidas irresponsablemente por la administración Trump, fue a principio del 2015 que Irán acordó limitar su programa nuclear, sometiéndose a las duras sanciones impuestas por países preocupados por el desarrollo y producción de uranio que venía sosteniendo soberanamente la nación persa, durante todo el pasado año el gobierno islámico respetó las restricciones que le fueron impuestas a pesar de la decisión del presidente norteamericano, de retirarse del acuerdo, imponiendo desde Washington arbitrarias sanciones contra Teherán.

 

Por lo que una vez más la República Islámica de Irán no responde pasivamente ante las presiones, al infringir la administración estadounidense el acuerdo, considera que es justo, de hecho, imperativo a nivel nacional, responder de la misma manera, por lo que la respuesta iraní frente al rompimiento , no fue inmediata, dio una advertencia durante más de un año antes de retomar la producción de uranio enriquecido, y no fue excesivo, deliberadamente solo una cantidad pequeña y no amenazadora en la parte superior, por lo que no ofrece una excusa para una acción significativa contra ella.

 

De manera soberana Irán responde a las diversas presiones internacionales, en lo económico, particularmente a la prohibición de las ventas de petróleo, recordando al mundo la vulnerabilidad del Golfo, con una demostración táctica filmada y reproducida por los medios internacionales que muestra a la Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica descendiendo a la cubierta del Stema Impero desde un helicóptero Mi-17, incautando la embarcación con apoyo de unidades marítimas.

 

El poder militar de Irán, como debiera garantizarlo toda nación, sirve para la defensa soberana de sus intereses y la disuasión de cualquier intento de agresión extranjera, ya en septiembre del año pasado su Fuerza Naval del Cuerpo de Guardianes en el estrecho de Ormuz y las islas Abu Musa izó la bandera iraní en un destructor francés, y hoy muestra a los ojos del mundo como observa ‘desde tierra y aire’ a EEUU en el Golfo Pérsico, luego de haber derribado uno de sus drones que había violado el espacio aéreo, mientras se suceden las amenazas desde la administración Trump.

 

Hay riesgos muy reales de un error de cálculo o de alguna acción temeraria por parte de los norteamericanos que conduzca fatalmente a una nueva aventura guerrerista en la región. Y, a pesar de lo que algunas personas piensan, en caso de que comience la guerra, no hay manera de que el Reino Unido pueda evitar estar completamente involucrado en el lado estadounidense, evidenciando una vez más su anexión a los designios de los halcones del frágil imperio norteamericano.

 

Algunos grupos poderosos de la entidad sionista israelí, la dinastía saudí y los Estados Unidos quieren la guerra, asumiendo que un ataque de precisión contra partes claves de la capacidad militar iraní llevaría al cambio de régimen, contrariamente, todo indicaría que la nueva aventura bélica puede mostrarles de forma trágica lo equivocados que están, porque una acción de este tipo conduciría a una guerra abierta, con consecuencias catastróficas en toda la región y el mundo.

 

-Alí Eric Peralta es director de la Academia del Pensamiento Estratégico, referente de la OLA (Organización para la Liberación Argentina).

https://www.alainet.org/es/articulo/201132
Top