Israel y Occidente no tienen medios para contrarrestar la tecnología iraní

 

Introducción de Gilad Atzmon: La siguiente es una traducción del artículo principal publicado en Israel’s News 12 que explora las lecciones aprendidas por el reciente ataque a las instalaciones petroleras sauditas. Aunque yo, como muchos otros comentaristas, no estoy convencido de que el ataque haya tenido algo que ver con Irán, el ataque demostró que el armamento de Irán es probablemente superior a la capacidad de Occidente para montar una defensa efectiva.  

El escritor israelí Nir Dvori señala que en el ataque que tuvo lugar 650 km dentro del territorio saudí" se probó la utilización de energía medida, enviando dos tipos de armas que lograron golpes precisos". También demostró una excelente capacidad de inteligencia "tanto en la identificación y selección de objetivos como en la selección de la ruta de ataque y la defensa". Aparentemente tampoco los misiles de crucero ni los drones fueron detectados y no se hizo ningún intento de interceptarlos antes del ataque. Lo que realmente significa es que a pesar de la inversión multimillonaria de los sauditas en armamento occidental y sistemas de defensa aérea, su cielo está lejos de estar protegido.  

En los últimos años, Israel ha priorizado sus esfuerzos para contrarrestar los proyectos balísticos y de drones de Irán. Parece que Israel sabía lo que tenía que temer. El reciente ataque a la industria petrolera saudita demostró que Occidente no ha desarrollado una respuesta adecuada a la precisión de los misiles iraníes, los misiles de crucero de movimiento lento o la tecnología de drones. Esto solo explica por qué, a pesar de las amenazas persistentes de Israel de atacar a Irán directamente, ha sido reacio a hacerlo. Israel sabe cuán vulnerable es y comprende bien las posibles consecuencias dramáticas de tal ataque. Israel sabe que aunque su sistema antimisiles, que costó a los contribuyentes estadounidenses miles de millones de dólares, puede ser algo efectivo contra la tecnología balística V2 alemana, su sistema es ineficaz contra lo que Irán tiene a su disposición.  

Esto ayuda a explicar por qué Israel quiere que Estados Unidos y la OTAN ataquen Irán en su nombre. Puede explicar por qué Israel podría considerar hacer todo lo posible para provocar tal conflicto, desde presión intensiva al lobby hasta posibles operaciones de bandera falsa.  

Donald Trump parece haber descubierto milagrosamente cuán volátil es la situación. Como consecuencia, se desprendió de su principal halcón, John Bolton. ¿Podría Trump verse expulsado de 1600 Pennsylvania Ave como resultado de su renuencia a pelear la guerra de Israel contra Irán?

***

El carácter, la singularidad y el éxito del ataque iraní preocupan a Israel y al mundo

Nir Dvori

https://www.mako.co.il/

El ataque iraní a las instalaciones petroleras sauditas fue de gran importancia y es de particular preocupación [para Israel]. El ataque fue [el primero de su tipo] y demostró que los iraníes son capaces y poseen tanto el conocimiento como la capacidad de dañar y reducir la producción de petróleo [saudita] en casi un cincuenta por ciento. Al mismo tiempo, los sauditas ya han comenzado a reconstruir los edificios dañados por el bombardeo iraní.

El ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudita ha sido una advertencia para Occidente e Israel, los efectos de este ataque son extremadamente preocupantes. Esta capacidad [tecnológica] que puede usarse contra Israel requiere que [Israel] prepare su sistema de seguridad para responder a tal amenaza. Los funcionarios israelíes analizaron el resultado del ataque y llegaron a varias conclusiones: el ataque demostró un diseño y una ejecución impresionantes, los resultados fueron dolorosos, redujeron la producción de petróleo saudita en un 50% y probablemente también afectaron la producción de gas.

Los ataques se llevaron a cabo con solo dos tipos de armas: los primeros fueron siete misiles de crucero Quds impulsados ​​por un motor a reacción checo, tres de los cuales cayeron antes de alcanzar su objetivo; las segundas armas fueron 18 drones suicidas, una réplica iraní del "Rafi", un dron suicida israelí.

El ataque fue significativo en algunos niveles:

El ataque se llevó a cabo a una distancia relativamente larga, ¿a una distancia de 650 km?

Probó la utilización de energía medida enviando dos tipos de armas que cada uno logró golpes precisos.

Irán también ha demostrado su capacidad de inteligencia, tanto en la identificación y selección de objetivos como en la selección de la ruta de ataque y su ejecución.

Aparentemente, ni los misiles de crucero ni los drones fueron detectados y no se intentó interceptarlos antes del ataque.

La capacidad de Irán para penetrar en el sistema de defensa aérea saudita a pesar de los miles de millones de dólares gastados y desplegados para defender el área, se demostró por su fracaso contra las armas de asalto pequeñas y de movimiento lento.

Impresionante precisión de impacto sin precedentes de menos de tres metros. Los fragmentos de los misiles de crucero iraníes se han identificado como uno de los derivados de los misiles de 55 KH que Ucrania entregó a Irán en 2001.

La naturaleza del ataque iraní ha avergonzado a la comunidad de inteligencia occidental. Resultó que Irán, un país con capacidades tecnológicas promedio, ha desarrollado misiles de mediano y largo alcance precisos y efectivos. Básicamente, esto socava la existencia misma de los organismos reguladores, lo que supone que negar el acceso a la tecnología puede obstaculizar o impedir la obtención de dichas tecnologías.

El ataque es una prueba del potencial operativo de Irán que se basa en capacidades tecnológicas, infraestructura de inteligencia y coordinación, lo que lleva a la conclusión de que el monopolio occidental de armamentos guiados con precisión se ha evaporado. Los países de toda la región e Israel han aprendido una lección: los sistemas de descubrimiento e intercepción no proporcionan una respuesta adecuada a las nuevas amenazas regionales.

Es necesario lidiar con misiles de crucero, drones lentos y aerodeslizadores. Los rangos alcanzados por Irán esta vez, 650 km, permitirían daños a cualquier punto de Israel desde el oeste de Irak.

Fuente: https://gilad.online/writings/2019/10/1/israel-and-the-west-do-not-have-the-means-to-counter-iranian-technology

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=261149

Top