"Los estadounidenses sólo van a poder conmigo muerto"

Conversación con Izzat al Duri, el segundo hombre del régimen de Saddam y el hombre más buscado en Iraq

 


 
Al Nahar al Yadida


En primer lugar quiero tranquilizaros y deciros que me encuentro en territorio iraquí, entre su gente y los patriotas libres y fieles al partido Baaz y a su líder el mártir Saddam Huseín, y que los estadounidenses y los safávidas [iraníes], traidores y colaboracionistas que han simpatizado con ellos sólo podrán conmigo muerto sobre este territorio de Iraq que los valerosos caballeros de Al Qadisiya y La Madre de Todas las Batallas han convertido en cementerio de los estadounidenses. La resistencia iraquí con su mando de baacistas ha infligido a los ejércitos de los aliados pérdidas materiales y humanas que han espantado a la administración estadounidense, que saldrá de Iraq derrotada y arrastrando el fracaso de sus derrotas.

El proceso político que se ha vivido y se está viviendo en Iraq es un proyecto estadounidense ejecutado con manos iraquíes que dirige un gobierno falto de legitimidad al que nombró la administración estadounidense, con una Asamblea Nacional que sólo representa a espectros políticos que se contradicen, pero no al pueblo de Iraq, que carece de legitimidad y que se mueve al dictado del ocupante estadounidense que no ha logrado hacer realidad su proyecto de eliminar al partido Baaz del proceso político. Esta aventura ha resultado un verdadero suicidio para la administración estadounidense y para su ficticio gobierno iraquí. El partido Baaz, más unido y más fuerte que nunca volverá al poder un año después de que la ocupación salga de Iraq, según lo decidido por la nueva administración estadounidense para superar la situación crítica en Iraq.

Nuestro pueblo es asesinado en el sur a manos de la perfidia y la traición de las milicias chiíes que han liquidado a un millón de iraquíes sunníes en Basora, Kufa y Al Anbar antes de que el ejército iraquí se hiciera con el control de la seguridad. Las ciudades kurdas en Mosul y Kirkuk están bajo el control del Mosad israelí y de las empresas estadounidenses y británicas que roban las riquezas petrolíferas de Iraq. La actividad de la denominada Al Qaeda o terrorismo islámico no está presente en el norte del país a pesar de su proximidad geográfica con Turquía y Afganistán. Al Qaeda, después de ser cercada en Afganistán y una vez sean aniquilados sus símbolos y su estructura logística en Pakistán, trasladará su actividad central a Iraq y dirigirá una campaña de exterminio total contra nuestro pueblo. Tenemos pruebas documentadas de la presencia de medio millón de extranjeros en territorio iraquí bajo el mando del terrorismo internacional que ejecutan planes colonialistas que pretenden dividir el país y matar a sus ciudadanos. El terrorismo internacional que ha apoyado EEUU para liquidar a los baazistas y a los patriotas libres se volverá en su contra en los próximos años superando los atentados del 11 de septiembre. Entonces EEUU se verá obligado a salir contrariado del honrado territorio iraquí.

Nos duelen esas posturas tímidas de algunos regímenes árabes derrotados y subordinados en su tratamiento de la crisis iraquí que apoyan, de forma abierta o soterrada, a las fuerzas colonizadoras estadounidenses y a sus aliados en su pretensión por recuperar su influencia hegemónica sobre los pueblos árabes derrotados y por someterles a su control y a su tiranía para robarles sus riquezas exactamente igual que ha sucedido en Iraq.

El mundo entero tiene que saber que los servicios secretos estadounidenses e israelíes han liquidado a 50.000 científicos iraquíes, entre ellos expertos en energía atómica, en un intento por anular la mente árabe y abrir el camino a la maquinaria militar y a sus arsenales para divertirse con los árabes, y si no, mirad lo que ha pasado en el sur de Líbano y Gaza ¿no son una señal del tamaño de la conspiración?

Nosotros, desde las filas de la resistencia, invitamos a los estadounidenses y al gobierno de Al Maliki a unas negociaciones verdaderas, alejadas de maniobras y regateos, con la mayor de las fuerzas activas en Iraq que representa Al Baaz, crecido después de la ocupación.

Nuestra condición esencial es la salida de los estadounidenses del sagrado territorio de Iraq, el establecimiento de una Constitución que una a los iraquíes, elecciones democráticas a la Asamblea Nacional para reconstruir el mapa político de acuerdo con los más elevados intereses de la patria, lejos del racismo y el sectarismo.

Los gobernantes árabes deben apoyar al pueblo iraquí, ayudarle en su desgracia y presionar a la ocupación para que salga de los territorios de un Estado soberano. Cualquier movimiento árabe que anule el papel iraquí en la región y su verdadera representatividad sólo conducirá al fracaso y servirá a los objetivos colonialistas y al terrorismo internacional. Nosotros insistimos en que la resistencia continúe, en hacer frente a cualquier conspiración y en trabajar por la liberación de Iraq y para que recupere su fuerza modélica en la unificación de los árabes.

Izzat Ibrahim al Duri. Secretario general del Partido Árabe Socialista Al Baaz, comandante en jefe del Mando de la Yihad y la Liberación y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.


http://www.ennaharonline.com/ar/

Artículo traducido por Al Fanar Traductores en www.boletin.org
Top