Cruz Roja acusa a Israel de violar las leyes de la guerra

Dos menores palestinas lloran la pérdida de sus familiares, muertos en los bombardeos israelíes, en el campo de refugiados de Yabaliya. - mohammed saber / efe Berlín - 09/01/2009>

Asturbulla.- Conviene matizar que no es correcto el tratamiento de "guerra" que, en general, se está dando a la masacre que Israel está comentiendo en Gaza. No hay dos ejércitos en combate, sólo un país ocupante, Israel, y una población ocupada, los palestinos, que se oponen a la ocupación con los medios más rudimentarios (Incluyendo los cohetes kasan) frente a un ejército que dispone de la teconología más sofisticada suministrada graciosamente por EEUU, o ¿es que alguien cree que Israel con una población menos de cinco millones (los árabes no cuentan) puede mantener este nivel y ritmo de violencia?

 

Público

La OMS advierte de que los servicios sanitarios están al borde del colapso.

El Ejército tardó casi cuatro días en permitir el auxilio a civiles heridos en sus bombardeos contra la ciudad de Gaza.

 

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acusó ayer a Israel de violar el derecho humanitario internacional, al poner trabas al auxilio de los heridos civiles causados por sus bombardeos en la franja de Gaza . El CICR denunció que el Ejército israelí tardó varios días en autorizar el paso de los equipos de socorro, "incumpliendo sus obligaciones bajo las leyes" de la Convención de Ginebra que rigen la guerra y que exigen "atender y evacuar a los heridos".

Varios juristas consultados por Público coincidieron en calificar de "absolutamente extraordinario" que un organismo neutral como el CICR lance acusaciones tan graves contra un bando participante en un conflicto armado. Un portavoz del CICR en Ginebra explicó a este diario que el comité no emplea la expresión "crímenes de guerra" por considerar que sólo los tribunales pueden determinar si los hubo.

Llamada de socorro

Vecinos del barrio de Zaytun, en la ciudad de Gaza, hicieron una llamada de socorro a la Media Luna Roja el sábado, pero los militares israelíes no autorizaron el paso de cuatro ambulancias hasta el miércoles por la tarde. "Las leyes humanitarias internacionales dicen que hay que prestar ayuda lo más rápido posible. No dicen si en una hora, un día o dos. Pero en un caso así, más de tres días de negociaciones es claramente demasiado tiempo", explicó a Público Marçal Izard, portavoz del CICR en Ginebra.

A su llegada a Zaytun, que sufrió el bombardeo del Ejército israelí, los médicos encontraron en una vivienda a cuatro niños hambrientos junto a su madre muerta. Los menores no tenían fuerzas ni para levantarse. En la casa había además un herido grave y doce cadáveres dispuestos sobre colchones. En otra vivienda, hallaron a otros 15 supervivientes, algunos con heridas graves. Tres cadáveres más estaban en una tercera casa.

El jefe de la delegación del CICR en Israel, Pierre Wettach,se declaró "conmocionado" por el bloqueo del acceso a Zaytun. "El Ejército israelí tenía que conocer esta situación, pero ni ayudó a los heridos ni permitió a la Media Luna Roja o a nosotros prestar ayuda a los heridos", denunció.

El Ejército israelí replicó que proteger a sus soldados es más importante que coordinar el paso de las ambulancias de la Cruz Roja y afirmó que Hamás utiliza a civiles palestinos como escudos humanos.

"Deber humanitario"

Pero el CICR empleó términos insólitamente duros. "Hay datos suficientes que indican que las autoridades israelíes no cumplieron con su deber humanitario", aseveró Izard. Cuando las ambulancias llegaron a Zaytun, un puesto del ejército israelí situado a 80 metros de la citada casa les conminó a que abandonaran la zona, pero los socorristas se negaron. "Cuando los combates son muy intensos, se puede bloquear el paso de la ayuda, pero no durante tanto tiempo. Ahora, tanto Hamás como Israel deben permitir el acceso a las víctimas", reclama Izard.

El portavoz habla también de restricciones en el sur de Gaza y del caso de una madre que parió a su bebé muerto porque las fuerzas israelíes no permitieron atenderla.

Por su parte, la portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Fadela Chaib, denunció que los servicios de salud en la franja están a punto de colapsarse, mientras que los suministros médicos se acumulan en la frontera sin poder pasar y el personal sanitario está exhausto tras casi dos semanas atendiendo heridos sin descanso.

Top