Israel, nacido e impuesto con violencia, solo se puede mantener con más violencia

 

Israel es un país artificial creado en 1948 con fines geoestratégicos, en un zona no menos estratégica, por intereses políticos y económicos en mitad del mundo árabe y, desde su creación, no ha dejado de masacrar a la población palestina.

Su creación fue absolutamente artificial y, desde entonces, ha sido mantenido de modo artificial.

Creado con violencia solo puede mantenerse con más violencia, no de otra manera. Israel, de hecho, no deja de ser una base militar más de Estados Unidos.

Sin la cuantiosísima ayuda estadounidense, más los privilegios políticos y comerciales de la Unión Europea, Israel dejaría de existir.

Han convenido en llamar "conflicto" lo que no es más que una violenta ocupación militar en tierra palestina a costa de los palestinos, de sus tierras y de su población, mitad encarcelada de hecho en su propio territorio y mitad en el exilio y en campos de refugiados en los países árabes limítrofes.

La violencia es necesaria para mantener la ocupación y el expolio de territorio y bienes de la población ocupada. No hay otro modo.

 

 

 

 

Top