El Tribunal Superior da a Israel poderes aún más amplios para usar la tortura

Casi 20 años después de que prohibiera la tortura, el Tribunal Superior de Israel está encontrando nuevas formas de justificar el uso de la fuerza física en el interrogatorio de los sospechosos de seguridad

 

Activistas israelíes participan en una acción de protesta por el uso de la tortura, 2011

 

La Corte Suprema de Justicia de Israel dictaminó la semana pasada que la tortura aplicada por las autoridades israelíes a un sospechoso de Hamás no era ilegal y que los interrogadores del Shin Bet no deben ser procesados. La sentencia también amplió y eliminó de manera efectiva las estrictas limitaciones impuestas por una decisión histórica del mismo Tribunal hace casi dos décadas, generando así una excepción a la prohibición de la tortura.

 

"El fallo muestra que a los ojos del Tribunal Superior el abuso físico es una forma legítima y quizás incluso preferible de llevar a cabo un interrogatorio en casos de seguridad nacional", dijo Itamar Mann, profesor de derecho en la Universidad de Haifa.

 

Los agentes del Shin Bet han usado durante décadas la tortura, incluido el abuso físico y psicológico moderado y severo, para extraer información de los sospechosos palestinos. Los métodos abarcan desde sacudidas violentas, palizas, privación del sueño, exposición prolongada a la música a todo volumen, exposición a los elementos, colocar a los sospechosos en posiciones dolorosas durante largos períodos de tiempo hasta cubrir la cabeza con en sacos malolientes.

 

Israel ratificó la Convención de la ONU contra la Tortura en 1986, pero nunca dio el siguiente paso en la ley israelí para prohibir la práctica.

 

Sin embargo, en septiembre de 1999, el Tribunal Superior prohibió por unanimidad el uso de tácticas de interrogación físicamente abusivas. El fallo fue considerado una valiente prohibición de la tortura y ha sido alabado y enseñado en todo el mundo. Pero en su decisión histórica los jueces también crearon un agujero de bucle significativo en la prohibición: en el caso de amenaza inminente, los interrogadores podrían evitar el enjuiciamiento invocando la defensa necesaria.

 

Veinte años después, queda claro cuánto ha estirado el Shin Bet ese bucle. "El fallo podría verse como un intento de ocultamiento de lo que realmente está haciendo el Shin Bet", agregó Mann.

 

Desde 2001, cuando el ministerio de Justicia designó a un investigador especial de denuncias de tortura contra el Shin Bet, el PCATI (el Comité Público contra la Tortura en Israel, nota del T.) y otras organizaciones presentaron más de 1.100 quejas de tortura. De ellos, solo uno terminó en una investigación criminal y no estaba directamente relacionado con un interrogatorio.

 

El fallo también amplió las situaciones y circunstancias en las que el Shin Bet puede usar la tortura.

 

"La decisión permite el interrogatorio forzado de cualquier persona que esté relacionada con un brazo armado de una organización terrorista, que tenga información sobre un ataque que podría tener lugar en cualquier momento y que no esté dispuesta a entregar esa información", dijo Mann. "Esto es diferente de un escenario amenaza inminente, por lo tanto, alcanza a una amplia red que cubre a casi todas las personas que Israel considera combatientes enemigos", agregó.

 

El demandante en el caso de la semana pasada, Fares Tbeish, miembro de Hamás, había esperado que el Tribunal ordenara al ministerio de Justicia que revocara su decisión de no abrir una investigación criminal sobre los interrogadores que según él lo torturaron.

 

Tbeish, quien está siendo representado por PCATI y fue arrestado por primera vez y puesto en detención administrativa en 2011, dice que las tácticas que los interrogadores de Shin Bet utilizaron contra él incluían palizas, sacudidas violentas, humillación, atarlo a una silla en posiciones dolorosas y moverlo repetidamente de una posición de interrogación a otra. Más tarde fue juzgado y condenado a tres años de prisión.

 

Se afirma que Tbeish admitió que había recibido armas de un miembro de alto rango de Hamás, que luego transfirió a un escondite secreto, pero nunca se estableció si Tbeish sabía si esas armas serían utilizadas en un ataque inminente.

 

Como resultado de los interrogatorios, Tbeish dijo que había sufrido hematomas en la pierna y el ojo, así como un diente roto. Efrat Bergman-Sapir, quien encabeza el departamento legal del Comité Público contra la Tortura en Israel y argumentó el caso, dice que el uso de la tortura fue suficiente para merecer la apertura de una investigación criminal contra los interrogadores del acusado y que la ausencia de amenaza inminente en el escenario significaba que no tendrían necesidad de invocar una necesidad de defensa.

 

Además de pedir a la Corte que enjuicie a los infractores del Shin Bet, Tbeish y PCATI también querían que la Corte cerrara el vacío que permite el uso de la tortura en primera instancia. La existencia misma de las directrices internas de Shin Bet -en relación con las formas adecuadas de extraer información de los sospechosos y cómo y cuándo invocar una defensa por necesidad- en realidad sienta las bases para el uso de la tortura.

 

La convención sobre la tortura define la práctica como "cualquier acto infligido intencionalmente en una persona ya sea físico o mental”. En un fallo de la semana pasada, los jueces concluyeron que las tácticas empleadas contra Tbeish no cumplían con esa definición, sino que fueron "proporcionales y razonables en relación con el peligro que determinó la inteligencia".

 

"La decisión del Tribunal puede interpretarse como una retirada significativa de la posición ética y legal establecida en la decisión histórica sobre la tortura en 1999", dijo Bergman-Sapir en una declaración escrita. "Igualmente preocupante es el límite del umbral establecido por el Tribunal contra el fiscal para demostrar que fue torturado en la sala de interrogatorios y experimentó dolor y sufrimiento severos".

 

El Tribunal Superior tuvo la oportunidad de reiterar que la tortura o cualquier violación de la ley internacional es ilegal, dijo el abogado Bana Shoughry, quien dirigió el departamento legal de PCATI entre 2008 y 2015 y estuvo involucrado en el caso de Tbeish desde el principio. Pero en vez de eso amplió las posibles exenciones para los interrogadores de Shin Bet que violan la ley, no solo de un proceso judicial, sino incluso de una investigación. "La decisión pone fin a la idea de que los interrogadores de Shin Bet serán responsables de sus acciones".

 

El Shin Bet ha utilizado principalmente la tortura en palestinos sospechosos de participación en la resistencia armada o el terrorismo. "Este tipo de resoluciones facilita que el Shin Bet use estas prácticas contra otros grupos", concluyó Mann. "Ya se han utilizado contra los colonos radicales y es probable que continúen impregnando otras partes del sistema legal, más allá de lo que podamos imaginar".

 

Fuente: https://972mag.com/top-court-gives-israel-even-broader-powers-to-use-torture/138946/

Foto: (Foto: Oren Ziv / Activestills.org)

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=250046